Posibles signos del síndrome de fatiga suprarrenal

Si se siente constantemente agotado/a y parece que no puede hacer ese esfuerzo adicional, puede tener lo que algunos expertos llaman “síndrome de fatiga suprarrenal”. No hay que confundirlo con el síndrome de “deficiencia suprarrenal” -que es una condición médicamente comprobada-. El síndrome de fatiga puede ser provocado por el estrés prolongado y otros factores.

Sin embargo, aunque los profesionales de la medicina siguen debatiendo la existencia de la fatiga suprarrenal, ésta tiene un nombre que quizá ya le haga pensar que tiene algunos de los síntomas asociados. Por suerte, existen ciertas formas de tratar esos síntomas. Aquí hay 12 señales de que sus glándulas suprarrenales (las cuales se encuentran encima de los riñones) pueden necesitar algo de ayuda…

1. Sensación de cansancio excesivo

Según AdrenalFatigue.org, todos tenemos nuestras rachas de agotamiento, pero el síndrome de fatiga suprarrenal (lo llamaremos ‘SFS’ a los efectos de este artículo) puede hacer que sienta cansancio incluso cuando no ha hecho nada que requiera energía.

Estar en un estado de cansancio constante puede hacer que una persona se sienta agotada y necesite desesperadamente una siesta. Puede tener problemas para levantarse por la mañana, incluso después de haber dormido lo suficiente. Este cansancio excesivo también hará que las tareas pequeñas o mundanas se sientan abrumadoramente grandes porque, simplemente, parece que no tiene energía.

2. Antojo de sal

Según LiveStrong, los antojos de aperitivos salados podrían ser una señal de advertencia de agotamiento de las glándulas suprarrenales. Sin embargo – según la fuente-, la sal puede ser útil para curar las glándulas sobrecargadas y frenar los síntomas.

Según LiveStrong, la razón de los antojos de sal son los bajos niveles de sodio y aldosterona (una hormona esteroidea) en su cuerpo. La fuente recomienda añadir hasta una cucharadita de sal de agua filtrada por la mañana para dar un empujón a su sistema.

3. Energía nocturna

La Asociación de Mujeres para el Avance de la Investigación y la Educación (Association of Women for the Advancement of Research and Education, o AWARE por sus siglas en inglés) explica que el síndrome de fatiga suprarrenal exhibe un patrón regular en lo que respecta a la energía, esto es: mucha fatiga por la mañana, más alerta alrededor del almuerzo y respiro por la tarde.

Esto se debe a que, las personas con SFS, experimentan una pausa en la producción de cortisol (la hormona del estrés). Suele haber una recuperación gradual por la noche, seguida de un nuevo “muro” de fatiga alrededor de las 9 p.m. El sitio web señala que las personas con esta condición tienden a rendir mejor por la noche.

4. Mareo al pararse

Este es un síntoma menor del SFS, pero quienes padecen el síndrome pueden sentirse mareados con sólo ponerse de pie demasiado rápido. También pueden experimentar una pérdida de equilibrio al estar de pie o al caminar.

Según los expertos, esto podría atribuirse a una presión arterial baja al volver a la posición de pie. Se supone que la presión arterial debe aumentar cuando se está de pie; si esto no sucede, podría significar que las glándulas suprarrenales están sobrecargadas.

5. Falta de tolerancia al estrés

Dado que una de las causas del síndrome de fatiga crónica es el estrés prolongado, tiene sentido que más estrés pueda resultar en un desborde de las glándulas suprarrenales (las cuales regulan las respuestas de lucha o huida ante las situaciones). Esto podría resultar en mayor dificultad para enfrentarse a las tensiones diarias (como las que surgen en el lugar de trabajo).

AdrenalFatigue.org sugiere que los largos periodos de cortisol elevado debidos al estrés pueden ir seguidos de un descenso del cortisol debido a la sobreestimulación (lo que hace que su cuerpo esté menos preparado para afrontar el estrés). Esto puede conducir a un “agotamiento” que disminuya su tolerancia general a los acontecimientos de la vida, lo que lo/la puede llevar a ser retraído/a socialmente. Según la fuente, los ajustes en el estilo de vida pueden ayudarlo/a a recuperarse.

6. Enfermedad frecuente

Según AdrenalFatigueSolution.com, dado que la “hormona del estrés”, el cortisol, es también un antiinflamatorio natural, si una persona tiene un sistema suprarrenal que trabaja a toda máquina, puede ocurrir que sus niveles de cortisol se eleven demasiado y sus respuestas inmunes resulten bloqueadas.

Por el contrario, si los niveles de cortisol bajan demasiado, también se puede ser propenso a reaccionar de forma exagerada a los patógenos y acabar con inflamación o incluso con enfermedades autoinmunes, dice la fuente. Los niveles de cortisol tienden a ser demasiado altos en los primeros estadios de SFS, y más bajos a medida que la enfermedad avanza.

7. Niebla cerebral

No debería sorprender que alguien que se siente excesivamente cansado, que no duerme bien o que está increíblemente estresado, probablemente tampoco esté rindiendo al máximo en términos de capacidad mental. El síndrome de fatiga suprarrenal crea una sensación que se describe como “niebla cerebral”, la cual afecta, principalmente, la memoria de la persona. Este síntoma hace que a esa persona le resulte difícil retener y recordar información. Puede afectar el trabajo, el rendimiento en la escuela o, incluso, la vida cotidiana.

MindBodyGreen.com dice que alguien que experimenta niebla cerebral debido al síndrome de fatiga suprarrenal comenzará a olvidar, incluso, las cosas más básicas, y estará constantemente en un estado de confusión que conducirá a una disminución de su productividad o, incluso, a un accidente potencialmente grave.

8. Baja libido

El deseo sexual de una persona puede verse afectado por muchas cosas diferentes: la falta de sueño, el estrés, las hormonas, etc. Estos factores pueden aumentar o disminuir la libido, y es normal que alguien pase por diferentes fases o cambios con bastante frecuencia. Uno de los síntomas del síndrome de fatiga suprarrenal es la disminución del deseo sexual. Según MindBodyGreen.com, esto se debe a que el cuerpo carece de la nutrición adecuada que necesita para estar sano y no puede descansar y recuperarse. Esto es probablemente debido a algunos de los otros síntomas del síndrome de fatiga suprarrenal (como la falta de sueño. la intolerancia al estrés, y el uso excesivo de estimulantes como la cafeína). “Los estimulantes eliminan los minerales vitales necesarios para la libido, y, para reemplazarlos, deberá adoptar una dieta rica en nutrientes”, dice la fuente.

9. Ojeras

A todos nos ha pasado alguna vez: salir de la cama muy temprano por la mañana, sentirse todavía medio dormido/a y no poder sacarse de encima esas ojeras -sin importar la cantidad de maquillaje que se ponga o del café que tome-. Las ojeras, tras la falta de sueño, son normales, pero las personas con síndrome de fatiga suprarrenal pueden desarrollarlas debido a que “factores estresantes como la fatiga, el estrés emocional o la deshidratación (que es dura para el cuerpo), interrumpen la circulación saludable, y eso se nota en la fina piel de debajo de los ojos”, escribe Well + Good, en charla con Sandra Chiu, acupunturista de Brooklyn, experta en piel y fundadora de Treatment by Lanshin.

Vigile de cerca esas ojeras. Chiu señala que si parecen estar hundidas o ahuecadas podría significar que hay un problema mayor. Unas ojeras así podrían indicar un problema renal que requiere una visita al médico. ¿Su consejo para mejorar y tratar estas ojeras? “Hacer menos y estar más quieto”, dice Chiu a Well + Good.

10. Desequilibrio menstrual

Este síntoma está más dirigido a las damas, pero también puede ocurrir en los hombres (en lo tocante a la tiroides). Después de hablar con Alisa Vitti -fundadora de la práctica de regulación hormonal Flo Living y autora de WomanCode-, Well + Good explica que el síndrome de fatiga suprarrenal puede afectar la tiroides y al ciclo menstrual de una persona. Todo se debe al sistema endocrino, que es el que contiene a las glándulas suprarrenales. Vitti afirma que, el sistema endocrino de una persona con síndrome de fatiga suprarrenal se enfrenta a una “exposición sin precedentes a sustancias químicas que alteran dicho sistema.” Para respaldar esta afirmación, Vitti cita un estudio reciente que “demostró que las mujeres ponen 515 productos químicos en su cuerpo todos los días.”

Vitti aconseja tratar un desequilibrio hormonal con cambios en el estilo de vida, tales como: alimentación más sana, tácticas para aliviar el estrés y más horas de sueño. “No se puede tratar selectivamente las hormonas. Estamos tan acostumbrados a eso en la medicina occidental: penicilina para una infección, ibuprofeno para un dolor de cabeza”. Puede cambiar el equilibrio hormonal reevaluando su vida y observando con detenimiento qué sustancias químicas está introduciendo en su cuerpo a diario.

11. Insomnio

Anteriormente en este artículo hablamos de cómo alguien con el síndrome de fatiga suprarrenal experimenta un aumento de energía al anochecer. También tendrá problemas para conciliar el sueño. Básicamente, todo su horario de sueño estará fuera de control. Well + Good habló con la acupunturista californiana Neka Pasquale, fundadora de Urban Remedy, quien dijo: “En un mundo perfecto, dormiríamos bien todas las noches, nos despertaríamos sintiéndonos renovados y nos moveríamos durante el día con toneladas de energía”. La dificultad para conciliar el sueño se debe, probablemente, al hecho de que la mayoría de las personas con este síndrome tienen niveles hormonales que están fuera de control. Pasan la mayor parte del día rebotando de una cosa a otra, sin descansar nunca y viviendo en un estado de estrés constante. Esto es lo que hace que les resulte difícil conciliar -o mantener- el sueño.

La solución que aporta Pasquale es ir a dormir antes de las 10 de la noche. Sí, entendemos que probablemente le parecerá ineficaz ya que le cuesta conciliar el sueño, pero, aunque no se duerma enseguida, o no esté cansado/a- “estar tumbado/a en la cama, en una habitación oscura, pondrá en marcha la producción de melatonina, la que puede ayudarle a coger un ritmo de sueño saludable.”

12. Problemas digestivos

Le sorprenderá saber que nuestro intestino está en sintonía con nuestra salud general. Se puede saber mucho sobre el estado de salud de una persona en base a lo que hace su sistema digestivo. “Si su cuerpo no recibe lo que necesita, o si usted está comiendo de una manera que crea fluctuaciones drásticas de azúcar en la sangre, sepa que está ‘castigando a las suprarrenales’“, escribe Well + Good después de hablar con Sandra Chiu. El sistema digestivo se ve muy afectado por los alimentos que elegimos para comer, por lo que una persona con síndrome de fatiga suprarrenal tendrá más antojos de alimentos salados. Además, el estrés puede crear problemas estomacales que conducen a la hinchazón, la inflamación y la mala digestión en general.

Chiu dice a Well + Good que los pacientes con fatiga suprarrenal deben “eliminar los alimentos procesados, el azúcar refinado, el trigo refinado y los productos con gluten”. Reemplace todos estos alimentos con productos más nutritivos y completos como frutas, verduras y grasas buenas.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X