Señales y síntomas de la carencia de magnesio

Los signos y síntomas de la deficiencia de magnesio son enormes. Algunos son sutiles, pero otros pueden causar serios problemas de salud. Muchas personas que la padecen ni siquiera lo saben y existen miles de problemas de salud, los cuales son culpados por otras cosas o siguen siendo inexplicables si se pasa por alto una posible deficiencia de magnesio.

Puede padecer una deficiencia de magnesio si no consume suficiente cantidad de dicho nutriente en su dieta o si su cuerpo no absorbe los niveles necesarios cuando pasa a través de su sistema. Otras cosas, como consumir demasiado alcohol y ciertos medicamentos también pueden agotar el magnesio del cuerpo. Este mineral desempeña un papel integral en la capacidad del cuerpo para mantener a los riñones, al corazón y a los músculos saludables. También regula los niveles de nutrientes y mantiene los huesos fuertes. Dado que este mineral es tan importante, lo mejor es estar al tanto de estos ocho signos de advertencia de deficiencia de magnesio.

¿Crees que tienes una deficiencia de magnesio? Pruebe Doctor ’s Best High Absorption Magnesium Supplements– Un producto de Amazon con más de 4 estrellas y más de 5,500 opiniones de consumidores.

1. Fatiga

Estar cansado y sentirse aletargado no es raro, y puede ser fácil culpar de la fatiga a diversos factores, desde el estrés en el trabajo, o una agenda apretada, hasta no dormir bien, o estar ajetreado con los niños. Pero, de todos modos, uno de los síntomas más comunes y tempranos de una deficiencia de magnesio es la fatiga. Dado que casi todo el mundo se siente cansado en algún momento (y que la causa puede deberse a muchas cosas diferentes), es difícil arribar a un diagnóstico correcto. Una deficiencia de magnesio probablemente no es lo primero que su médico verificará y, por desgracia, la fatiga no desaparecerá hasta que su cuerpo reciba la cantidad adecuada de magnesio.

Dado que el magnesio ayuda a producir y transportar energía, un nivel insuficiente puede provocar fácilmente una sensación de cansancio y debilidad. Para mantener sus niveles de energía donde deben estar, necesita consumir suficiente magnesio. Si una persona no tiene un nivel bajo de magnesio, pero, aún así, experimenta fatiga a menudo, a veces es posible utilizar suplementos de magnesio para aliviar la fatiga. Consulte a su médico antes de empezar a tomar cualquier suplemento nuevo.

2. Espasmos y calambres musculares

Los espasmos y calambres musculares no sólo son incómodos, sino también bastante dolorosos. Son incontrolables e imprevisibles y no son algo que, simplemente, se pueda ignorar y seguir con la rutina diaria. Aunque los atletas suelen sufrir calambres musculares -debido a un estiramiento inadecuado, la deshidratación, el sobreesfuerzo y la falta de una dieta adecuada-, muchas otras personas también los padecen. Por ello, puede ser difícil averiguar por qué y cómo prevenirlos. Cuando una carencia de magnesio se agrava, los espasmos musculares y los calambres pueden ser un signo de esa carencia. Por lo tanto, si sufre regularmente calambres y espasmos, esto podría ser una señal de advertencia de niveles bajos de magnesio.

Aunque conseguir que sus niveles de magnesio estén donde deben estar, probablemente aliviará sus síntomas, también puede intentar conseguir un alivio a corto plazo estirando y masajeando los músculos afectados. Las vitaminas D, E y el complejo B también desempeñan un papel en la prevención de los calambres musculares, así que asegúrese de tomar la dosis diaria recomendada de estas vitaminas para evitar los calambres.

3. Arritmia

El magnesio desempeña un papel fundamental en la salud general del corazón. Es vital para una correcta contracción muscular, y un nivel bajo puede afectar al músculo más importante de su cuerpo: el corazón. La “arritmia” es un latido irregular del corazón y el magnesio ayuda directamente a mantener un ritmo cardíaco normal. Algunos estudios han demostrado que mantener un nivel regular de magnesio puede, incluso, prevenir algunos problemas y enfermedades del corazón, incluida la arritmia. De hecho, el magnesio se utiliza a menudo en el ámbito médico cuando se trata a pacientes con arritmias.

Se ha realizado muchos estudios centrados en la incidencia del magnesio sobre el corazón, concretamente: para ver si puede prevenir las enfermedades cardíacas o reducir el riesgo de infarto. Aunque nada está garantizado y ningún corazón es igual, algunos de estos estudios han demostrado que un mayor consumo de magnesio tiene un efecto positivo en la salud del corazón y en la prevención de las enfermedades cardíacas. Algunos médicos incluso recetan magnesio a los pacientes con riesgo de arritmia cardíaca.

4. Mareo

A veces, el mareo puede sobrevenir cuando se levanta demasiado rápido, y puede desaparecer rápidamente. Pero, también, podría deberse a una carencia de magnesio. Si este es el caso, lamentablemente no desaparecerá por sí solo y puede durar todo el día sin alivio. Al igual que con la fatiga, este síntoma puede ser difícil de diagnosticar para el médico, ya que hay muchos factores que pueden causar mareos. Como resultado, la deficiencia de magnesio a menudo se pasa por alto cuando se trata de diagnosticar y solucionar el problema. Los niveles bajos de magnesio pueden provocar otras sensaciones similares, tales como el vértigo, haciendo que se sienta no sólo mareado sino también completamente desequilibrado. Si está experimentando mareos, podría ser una señal de advertencia de la deficiencia de magnesio.

A medida que la carencia de magnesio empeora, también lo hacen los síntomas. Al principio puede experimentar un mareo leve y manejable, pero puede transformarse completamente en vértigo si sus niveles siguen disminuyendo. El vértigo puede alterar completamente su vida. Puede hacer que no pueda realizar las actividades cotidianas habituales y que necesite faltar al trabajo, cuando esté en sus peores momentos. Si tienes vértigo, merece la pena que visite a su médico.

5. Náuseas

Al igual que con el vértigo, si tiene un nivel bajo de magnesio, puede experimentar náuseas. Aunque estos síntomas se consideran una señal de alerta temprana, no son necesariamente un síntoma grave de la deficiencia de magnesio. Sentir náuseas constantemente es sencillamente desagradable, aunque no se considere un síntoma grave, y puede afectar en gran medida su rutina.

Para quienes sufren náuseas con regularidad, merece la pena preguntar a su médico sobre otras posibles causas, como la carencia de magnesio. Como muchos otros síntomas, puede haber una variedad de causas y su nivel de magnesio puede pasarse por alto.

6. Vómitos

Las personas que padecen una deficiencia de magnesio a menudo experimentan ataques de náuseas que, en ocasiones, pueden llevar a los vómitos. Si se encuentra con náuseas y vómitos sin saber la causa, sin duda vale la pena consultar a un profesional y mencionar una posible deficiencia de magnesio, especialmente si tiene este síntoma junto a algún otro.

Otra posible causa de las náuseas y los vómitos -que está asociada al magnesio-, es tener niveles demasiado altos de magnesio. Si está tomando un suplemento de magnesio, otros suplementos y/o ciertos tipos de medicamentos, estos podrían hacer que sus niveles de magnesio se disparen.

7. Entumecimiento

El magnesio es uno de los minerales más abundantes e importantes del cuerpo. Es responsable de más de 300 reacciones bioquímicas, por lo que no es difícil comprender que tener una deficiencia de este elemento puede afectar en gran medida su salud en general. Dado que el magnesio influye en el sistema nervioso, el hormigueo y el entumecimiento pueden ser una señal de advertencia de una deficiencia, sobre todo cuando ésta empeora. La falta de suficiente magnesio en el cuerpo puede impedir que el tejido nervioso y muscular actúe y reaccione correctamente. La falta de magnesio también puede impedir que el cuerpo envíe las señales adecuadas, lo que provoca entumecimiento y hormigueo. Es habitual sentir estos síntomas en la cara, los pies y las manos.

Aunque los síntomas graves como el entumecimiento son poco frecuentes, experimentarlos puede ser bastante aterrador. El entumecimiento no es algo que deba tomarse a la ligera, y hay una serie de razones por las que podría estar ocurriendo, todas las cuales van mucho más allá de una simple deficiencia de magnesio. Es importante que acuda a su médico y averigüe la causa del entumecimiento y/o el hormigueo.

8. Cambios de personalidad

Puede parecer extraño -y definitivamente no es la primera causa en la que usted pensaría- pero, lo crea o no, los cambios de personalidad son una señal de advertencia de una deficiencia de magnesio. Los cambios significativos de personalidad, incluyendo cantidades anormales de confusión e irritabilidad, pueden parecer surgir de la nada. Las cosas sencillas pueden parecer abrumadoras y hacer que se sienta malhumorado. Es probable que note el cambio, pero no esté seguro de cómo solucionarlo. Dado que muchas cosas pueden causar síntomas como éste, cuando se intenta diagnosticar los cambios de personalidad, a menudo no se tiene en cuenta una posible deficiencia de magnesio.

Además de estos cambios de personalidad y de los cambios de humor periódicos, la falta de sueño de la que hablábamos antes podría provocar un cambio de humor, si se produce con frecuencia, lo que podría acabar afectando sus relaciones personales y profesionales. El sueño es vital para su salud mental, física y emocional. Así que, si una deficiencia de magnesio es lo que lo mantiene despierto por la noche, es importante que consiga llevar su magnesio a un nivel suficiente y saludable.

9. Ansiedad

Todo el mundo experimenta un ataque de ansiedad o pánico de vez en cuando. Pero si lo experimenta con regularidad, podría deberse a una deficiencia de magnesio. Puede que se apresure a culpar al estrés cotidiano, pero también debería considerar el papel que juega una deficiencia de magnesio en el desarrollo de ansiedad, especialmente si usted no es propenso al pánico y a la ansiedad.

Por desgracia, si sufre de ansiedad, el estrés puede mermar sus niveles de magnesio, llevándolo a un círculo vicioso. Un nivel bajo de magnesio provoca ansiedad y agota sus reservas de magnesio mientras la padece.

10. Ataques de pánico

Si la ansiedad se agrava debido a una deficiencia de magnesio, puede, incluso, provocar un ataque de pánico. Los síntomas de un ataque de pánico son muy variados, incluyendo: dificultad para respirar, aceleración del corazón, dolor en el pecho, una intensa sensación de miedo o temor, hormigueo en las extremidades y temblores -entre otras sensaciones incómodas y terribles-.

Aunque normalmente sólo duran unos minutos, cada segundo puede parecer una vida entera y puede acabar sintiéndose completamente agotado emocionalmente. Si experimenta estos síntomas hable con su médico (sobre todo si se producen con frecuencia).

11. Insomnio

Tener una deficiencia de magnesio puede causar insomnio de varias maneras diferentes. Como hemos mencionado anteriormente en este artículo, los niveles bajos de magnesio pueden provocar espasmos musculares. Esto se debe a que el cuerpo necesita una cantidad suficiente de magnesio para controlar la conducción eléctrica en las neuronas de los músculos, lo que llevará a una apertura prolongada de los canales de calcio y al aumento de la actividad muscular. Esto provoca el síndrome de las piernas inquietas, una condición que hace que las piernas se muevan involuntariamente durante la noche.

Esta forma de insomnio causada por una deficiencia de magnesio es una relación indirecta, pero también se sabe que la falta de magnesio tiene una relación directa con el insomnio.

12. Presión arterial alta

En un estudio publicado en la Revista Americana de Hipertensión (American Journal of Hypertension), se realizó un experimento para establecer la correlación entre los niveles de presión arterial y los niveles de ingesta de magnesio. Los resultados mostraron que los individuos con las presiones sanguíneas más saludables tenían los niveles más altos de magnesio. Por el contrario, los individuos que tenían niveles bajos de magnesio presentaban una presión arterial alta.

Un estudio publicado en la Revista Americana de Nutrición Clínica (American Journal of Clinical Nutrition) concluyó que el consumo de alimentos ricos en magnesio (aproximadamente 100 mg al día) reduciría en un 8 por ciento el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

13. Diabetes de tipo 2

Este síntoma puede sonar extraño, pero cuando se explica, en realidad tiene mucho sentido. Un estudio publicado en la Revista de Medicina Interna (Journal of Internal Medicine) descubrió que el magnesio desempeña un papel importante en el metabolismo de la glucosa (azúcar). Dado que la diabetes de tipo 2 es una enfermedad que obedece a la dieta del individuo, la falta de magnesio podría desempeñar un papel importante en su desarrollo.

Hay que tener en cuenta que, si bien se encuentran niveles bajos de magnesio en los diabéticos preexistentes, los niveles bajos de magnesio son 10 veces más altos en los individuos a los que se les ha diagnosticado diabetes de tipo 2 en forma reciente. Una dieta rica en magnesio, compuesta por frutos secos, cereales integrales, verduras de hoja y legumbres, podría prevenir cualquier riesgo potencial de diabetes de tipo 2.

14. Osteoporosis

Una deficiencia de magnesio también puede aumentar el riesgo de desarrollar problemas óseos como la osteoporosis, “una enfermedad caracterizada por una baja masa ósea y el deterioro del tejido óseo, que puede conducir a un mayor riesgo de fractura”, define Osteoporosis Canada.

Hay un par de razones para esta observación. La primera es que los huesos almacenan grandes cantidades de magnesio. Por eso, cuando los niveles de este mineral son bajos durante un periodo prolongado, puede producirse una pérdida de masa ósea. Otra razón es que una deficiencia de magnesio puede reducir el nivel de calcio en la sangre, y el calcio es esencial para el mantenimiento de unos huesos fuertes.

15. Migrañas

Es normal que la mayoría de las personas tengan dolores de cabeza de vez en cuando. Pero si los padece con regularidad, considere la posibilidad de prescindir de los analgésicos y visitar a su médico por una posible carencia de magnesio.

LiveStrong explica que una deficiencia de magnesio puede causar dolores de cabeza “debido a la dilatación de los vasos sanguíneo” y que “casi la mitad de las personas que sufren migrañas han demostrado tener una baja cantidad de magnesio ionizado en la sangre”. Usualmente, se le realizará un análisis de sangre para confirmar la causa y recomendarle las opciones de tratamiento adecuadas.

16. Estreñimiento

Hay una gran variedad de razones por las que usted puede sufrir estreñimiento, desde el estrés hasta la ingesta inadecuada de fibra o el consumo de demasiados lácteos. Ciertamente, la deficiencia de magnesio no es la primera causa que viene a la mente, pero puede muy bien ser la razón por la que tiene problemas para defecar.

El magnesio tiene un efecto relajante en muchas partes del cuerpo, incluido el tracto digestivo. Por eso, si no recibe suficiente cantidad de este mineral, estos músculos se contraen más, lo que dificulta el movimiento de los residuos por el sistema y provoca estreñimiento.

17. Reflujo ácido

Como se ha mencionado anteriormente, el magnesio desempeña un papel fundamental en la relajación muscular de todo el cuerpo. Esto incluye las válvulas de la parte superior e inferior del estómago, las que permiten que los alimentos se muevan por el cuerpo.

Sin embargo, si tiene una deficiencia de magnesio, NaturalLife.org dice que estos esfínteres “no pueden contener adecuadamente la comida”, permitiendo así que los alimentos y el ácido del estómago fluyan hacia el esófago. Esto da lugar a una sensación de ardor, que se conoce clínicamente como reflujo ácido o acidez. Por desgracia, si la causa de su reflujo ácido es una deficiencia de magnesio, la fuente indica que la mayoría de los medicamentos de venta libre pueden en realidad empeorar estos síntomas. Así que asegúrese de hablar con su médico antes de automedicarse para remediar el problema.

18. Disminución del apetito

La pérdida de apetito es a veces un signo temprano de falta de magnesio. Esta disminución del apetito suele ir acompañada de fatiga y náuseas.

Una disminución del apetito también puede contribuir aún más a una deficiencia de magnesio si no se pueden comer suficientes alimentos que lo contengan. Entre los alimentos ricos en magnesio que podría ser bueno incorporar a su dieta se encuentran: las espinacas, las legumbres, los frutos secos, los cereales integrales y los cereales fortificados para el desayuno.

19. Debilidad

Las personas a las que se les ha diagnosticado una carencia de magnesio suelen tener una sensación general de debilidad. Esta sensación suele ir acompañada, también, de calambres musculares, fatiga y rigidez.

Si siente una sensación de debilidad generalizada en el cuerpo, podría ser un signo temprano de una deficiencia de magnesio. Si los síntomas no desaparecen en unos días, sería una buena idea consultar a un médico.

20. Convulsiones

Uno de los síntomas más graves de la carencia de magnesio son las convulsiones. Los niveles bajos de magnesio pueden alterar la actividad eléctrica de las células cerebrales y provocar convulsiones. Aunque éste no suele ser un síntoma temprano -o muy común- de una deficiencia de magnesio, es posible que se presente, si no se toman medidas.

Si nota alguno de los síntomas más leves de una deficiencia de magnesio, es importante que considere la posibilidad de incorporar un suplemento, o de consultar a su médico.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X