Los síntomas comunes de la rosácea

La National Rosacea Society dice que aproximadamente 16 millones de personas en los EE. UU. (Eso es aproximadamente 1 de cada 20) sufren de rosácea, una afección inflamatoria crónica de la piel que se manifiesta más comúnmente como un tipo de sensibilidad cutánea, enrojecimiento y protuberancias inflamatorias.

La rosácea a menudo se diagnostica erróneamente como eccema y, desafortunadamente, cuanto más tiempo se tarda en diagnosticar y tratar, peor puede llegar a ser. Por eso es vital reconocer la rosácea y sus siete síntomas más claros…

1. Pequeñas protuberancias faciales

La mayoría de los pacientes con rosácea desarrollan protuberancias inflamatorias y pústulas a menudo en el centro de la cara: nariz, mejillas y mentón.

Muchos médicos pueden confundir este patrón de protuberancias con acné general debido al hecho de que las protuberancias a menudo están llenas de pus (como puntos blancos). Sin embargo, la rosácea es patogénicamente muy diferente del acné, aunque los tratamientos antiinflamatorios prescritos a menudo por el dermatólogo pueden ser de naturaleza similar.

2. Vasos sanguíneos faciales exagerados

Una de las características más identificativas de la rosácea es el enrojecimiento persistente que a menudo es causado por vasos sanguíneos dilatados. Estos tienden a volverse exagerados y visibles en la parte central de la cara, incluso a lo largo del puente de la nariz, y en las mejillas.

3. Enrojecimiento facial

El signo más común y revelador de la rosácea es el rubor o enrojecimiento profundo causado por la afección en sus primeras etapas. Los períodos de enrojecimiento van y vienen, a menudo acompañados de una sensación de mucho calor o de intenso calor en el área de la piel que es afectada.

Los desencadenantes comunes incluyen el sol, las altas temperaturas, la comida picante, el alcohol, la cafeína y el consumo de vino.

4. Piel enrojecida persistente

Para muchas víctimas de esta afección crónica de la piel, el enrojecimiento de la rosácea a menudo puede ir acompañado de un enrojecimiento facial prolongado y persistente.

A menudo se confunde con un rubor profundo o una quemadura del sol, pero es causado por la dilatación de un grupo de vasos sanguíneos debajo de la piel, particularmente en el centro de la cara.

5. Nariz hinchada

Mucho más común en los hombres que en las mujeres, la rosácea puede hacer que la piel de la nariz y alrededor de la misma, como las de las mejillas, se vuelva gruesa, roja y bulbosa. Esto es similar a una adección llamada rinofima, que es el efecto rojizo que a menudo presentan en la cara los bebedores compulsivos.

6. Piel sensible

Muchos pacientes con rosácea se quejarán de sensación de ardor en la cara. Esta sensibilidad puede aparecer con o sin rubor, pero a menudo es más pronunciada cuando la piel está enrojecida.

Algunas personas también tendrán intolerancia a muchos productos para el cuidado de la piel y se quejarán de que los ingredientes comunes les causan aun más sensibilidad.

7. Problemas crónicos de los ojos

Aproximadamente el 50 por ciento de las personas que sufren de rosácea también padecen algún tipo de problemas oculares.

Estos problemas van desde los ojos excesivamente secos hasta párpados hinchados e incluso con costras, pasando por el enrojecimiento del globo ocular (que a menudo se confunde con síntomas de alergia), así como párpados irritados y sensibles.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X