Menopausia ESP

Las Señales De Advertencia Temprana De Menopausia

La peri menopausia es un término referido al cese definitivo del ciclo menstrual y el momento en el que comenzarás a ver y sentir los signos y síntomas de la menopausia, incluyendo aumento de peso, sofocos y cambios de humor. La peri menopausia es diferente para cada mujer, pero se calcula que tarda aproximadamente un año para completarse (a menos que tengas una histerectomía completa), entre los 45 a 55 años, cuando ya entras en la etapa de la menopausia.

Aquí están los diez signos más comunes y los síntomas de que estás peri-menopáusica…

1. Ausencia del periodo

El “tiempo del mes” es típicamente regular, pero cuando tu período no se presenta a tiempo, es más corto y más ligero, o comienza a coagularse rápidamente, puede ser indicio de menopausia. Recuerda, estar en plena menopausia significa un período de 12 meses completos sin menstruación.

2. Los sofocos

Cualquier mujer acercándose a la menopausia sabe lo que es sentir un sofoco. Esa abrumadora explosión repentina de calor que se extiende desde la frente hasta los dedos del pie y te deja empapada de sudor, ya que las hormonas están mezclando la regulación de la temperatura de tu cuerpo (el hipotálamo).

3. Aumento de Peso

El aumento de peso puede ser un atributo muy frustrante de la menopausia, especialmente porque este peso adicional tiende a acumularse en el abdomen, lo que aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas. Trata de combatir el aumento de peso llevando una dieta saludable y haciendo regularmente un poco de ejercicio.

4. Privación del sueño

El insomnio es típico en las mujeres con peri menopausia, ya que se agotan los niveles de estrógenos y el cerebro, en respuesta, excreta productos químicos que te mantienen en alerta toda la noche. Muchas mujeres encuentran que el ejercicio regular acompañado de suplementos de melatonina les ayuda a volver a disfrutar de un sueño apacible.

5. Sequedad Vaginal

Como los estrógenos disminuyen, lo mismo pasa con la lubricación del cuerpo y la hidratación de la piel, el pelo y las áreas más íntimas, como la vagina, lo que puede hacer que el sexo se vuelva repentinamente doloroso o incómodo. Habla con tu ginecólogo sobre los lubricantes que puedes encontrar en los establecimientos para ayudarte a aumentar la secreción y con ello tu disfrute sexual.

6. Cambios en el estado de ánimo

Los síndromes premenstruales (SPM) como el embarazo y la menopausia dejan a las hormonas desequilibradas y a menudo esto provoca arrebatos de ira, irritabilidad, o lloros sin motivos. Si añades a esto la privación del sueño, el miedo y la confusión por los cambios que estas experimentando en tu cuerpo, no es de extrañar que estés un poco malhumorada.

7. Pechos doloridos

El dolor y sensibilidad en los pechos son a menudo una señal de menstruación, embarazo y menopausia, debido a los cambios hormonales, la retención de líquidos y la inflamación de los tejidos del pecho. Mientras tanto, quizás quieras comprar un sujetador más cómodo con más soporte y recortar la cafeína en exceso, la cual puede agravar la hinchazón y la retención de líquidos.

8. Dolores de cabeza crónicos

Debido a que ciertas hormonas se agotan, ciertos alimentos (como la cafeína) pueden agravar los cambios neurológicos en nuestros cerebros. Las migrañas son a menudo un síntoma doloroso de la peri menopausia y el exceso de café, el ruido y las luces brillantes nunca ayudan a las mujeres que sufren de dolores de cabeza fuertes.

9. Disminución del deseo sexual

Como una etapa de transición en la menopausia es común que las mujeres sientan uno de los 2 extremos. Mientras que algunas mujeres se sienten sexualmente liberadas, ya que ya no se pueden quedar embarazadas; otras sufren timidez repentina y sienten que ya no son deseadas. La terapia de la hormona testosterona muchas veces puede ayudar a restaurar algo de la libido perdida.

10. Incontinencia

¿Sufres de vergonzosas fugas cuando estornudas o saltas? Los cambios en los habitos de la vejiga son típicos durante la peri menopausia ya que el estrógeno disminuye y la vejiga y los músculos pélvicos se vuelven más débiles de lo normal. Puedes probar los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos de la vejiga y del suelo pélvico.

X