Enfermedad de Graves: Síntomas, Causas y Tratamientos

Hay muchas condiciones que pueden afectar la glándula tiroides, comúnmente descrita como la glándula en forma de mariposa en el cuello. La enfermedad de Graves es una de ellas. Según la Mayo Clinic, la enfermedad de Graves es un trastorno inmunológico que resulta en la sobreproducción de hormonas tiroideas (hipertiroidismo). Si bien hay muchos trastornos que causan hipertiroidismo, el de Graves es una de las causas más comunes.

La enfermedad de Graves puede afectar a cualquier persona, pero es más común entre las mujeres, particularmente entre las menores de 40 años. Esta condición puede causar una amplia gama de síntomas incómodos que pueden afectar su bienestar general, pero afortunadamente también es muy tratable. Para obtener más información sobre esta enfermedad, lea 13 cosas que debe saber y cómo afecta a los pacientes…

¿Qué es la enfermedad de Graves?

La enfermedad de Graves es un trastorno autoinmune de la tiroides que resulta en la producción excesiva de hormonas tiroideas, también conocida como tiroides hiperactiva o hipertiroidismo. El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) escribe: “Con esta enfermedad, su sistema inmunológico ataca la tiroides y hace que produzca más hormona tiroidea de la que su cuerpo necesita”.

El impacto de la enfermedad en los pacientes puede variar de un caso a otro, ya que las hormonas tiroideas afectan una serie de funciones en el cuerpo, desde cómo el cuerpo usa la energía hasta la forma en que late nuestro corazón. Si no se trata, el hipertiroidismo puede crear una serie de complicaciones en el cuerpo, incluidos problemas con el corazón, los huesos, los músculos, el ciclo menstrual e incluso problemas de fertilidad, dice NIH.

Síntomas relacionados a la enfermedad

Dado que la enfermedad de Graves afecta las hormonas tiroideas, puede afectar muchas de las funciones del cuerpo. WebMD enumera los síntomas más comunes como “pérdida de peso a pesar del aumento del apetito, frecuencia cardíaca más rápida, presión arterial más alta y aumento del nerviosismo”. También puede experimentar transpiración excesiva, sensibilidad al calor, movimientos intestinales frecuentes, debilidad muscular, desarrollar bocio, ojos saltones, así como una piel rojiza, engrosada y con bultos en las espinillas. Las mujeres pueden notar un cambio en la frecuencia o duración de sus períodos menstruales.

La fuente continúa señalando que debe llamar a su médico de inmediato si tiene fiebre, se agita o tiene el pulso rápido. “Podría estar teniendo una crisis tirotóxica, en la que los efectos de demasiada hormona tiroidea de repente se vuelven potencialmente mortales”.

Hinchazón del cuello

Si la enfermedad de Graves no se trata, puede desarrollar síntomas físicos, como bocio. Esta es una glándula tiroides agrandada, dice EndocrineWeb.com. Cuando se desarrolla un bocio como resultado de la enfermedad de Graves, se conoce como bocio tirotóxico difuso. “A medida que la tiroides crece, el cuello del paciente puede comenzar a verse lleno o hinchado”, agrega la fuente. “A veces, el bocio dificulta la deglución, causa tos y puede interrumpir el sueño”.

Evidencia en la piel

Otro síntoma físico de la enfermedad de Graves es un engrosamiento rojizo de la piel en las espinillas, dice el NIDDK. Este síntoma en particular es raro y no le sucederá a todos los pacientes, pero sí a algunos. Es una condición conocida como mixedema pretibial o dermopatía de Graves, agrega la fuente.

Si bien puede sonar bastante incómodo y parecer bastante alarmante, el NIDDK señala que este sarpullido a menudo es indoloro y leve, pero ha habido casos en los que las personas se han quejado de que es doloroso.

Mirando la enfermedad de Graves

Según la Mayo Clinic, alrededor del 30 por ciento de los pacientes con enfermedad de Graves mostrarán signos de oftalmopatía de Graves. Esta condición ocurre cuando el sistema inmunológico ataca los músculos y otros tejidos alrededor de los ojos, explica NIDDK. El síntoma principal es la inflamación y la acumulación de tejido y grasa detrás de la cuenca del ojo, lo que provoca ojos saltones. En casos raros, puede conducir a la pérdida de la visión.

Los síntomas adicionales incluyen una sensación arenosa en los ojos, párpados hinchados o retraídos, sensibilidad a la luz, ojos enrojecidos o inflamados, presión o dolor en los ojos y visión doble, dice la Mayo Clinic.

Causas principales

En un cuerpo sano, el sistema inmunológico reaccionaría ante un virus, una bacteria u otra sustancia extraña mediante la producción de anticuerpos que atacan la amenaza. En una persona con la enfermedad de Graves, “el cuerpo produce un anticuerpo contra una parte de las células de la glándula tiroides, una glándula productora de hormonas en el cuello”, escribe la Mayo Clinic.

En circunstancias “normales”, la función de la tiroides está regulada por una hormona liberada por una glándula en la base del cerebro. Esta glándula se llama glándula pituitaria. “El anticuerpo asociado con la enfermedad de Graves, el anticuerpo del receptor de tirotropina (TRAb), actúa como la hormona pituitaria reguladora”, agrega la fuente. Como resultado, el TRAb interfiere con el funcionamiento de la tiroides y provoca una sobreproducción de hormonas tiroideas (hipertiroidismo).

Factores de riesgo

Aunque anteriormente dijimos que cualquier persona puede desarrollar la enfermedad de Graves, al igual que muchas otras condiciones de salud, hay una serie de factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de que una persona desarrolle esta afección. Los antecedentes familiares son un factor de riesgo importante. Lo que se sabe acerca de esta afección es que es probable que exista un gen que hace que una persona sea más susceptible. El género también juega un papel, ya que las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad de Graves que los hombres, al igual que la edad. La enfermedad de Graves tiende a ocurrir en personas menores de 40 años, dice la Clínica Mayo.

Otros factores de riesgo serían cualquier trastorno autoinmune conocido como diabetes tipo 1 o artritis reumatoide. Las personas con afecciones que afectan su sistema inmunológico corren un mayor riesgo. Si está expuesto a altos niveles de estrés emocional o físico, estos pueden “actuar como un desencadenante de la aparición de la enfermedad de Graves entre las personas que son genéticamente susceptibles”, agrega la fuente. Además, las mujeres embarazadas o las que han dado a luz recientemente pueden correr un mayor riesgo, especialmente si ya son genéticamente susceptibles.

Por último, fumar es otro factor de riesgo para la enfermedad de Graves. Los cigarrillos pueden afectar el sistema inmunológico del cuerpo, lo que los pone en mayor riesgo. Si usted es un fumador que tiene la enfermedad de Graves, entonces tiene un mayor riesgo de desarrollar oftalmopatía de Graves, señala la fuente.

Enfermedad de Graves Neonatal

El Centro Médico de la Universidad de Rochester dice que existe la posibilidad de que los niños e incluso los bebés se vean afectados por esta enfermedad. “La enfermedad de Graves ocurre con más frecuencia en niños que en recién nacidos. Pero también puede darse en recién nacidos”, explica.

La fuente advierte que si la enfermedad no se diagnostica temprano en los recién nacidos, puede ser fatal. Establece un vínculo genético directo con los bebés que tienen la afección. “Los anticuerpos de la madre pueden atravesar la placenta y afectar la glándula tiroides en el bebé en crecimiento”, dice, y agrega que no todos los bebés la tendrán si su madre la tiene. Desafortunadamente, esto también puede resultar en muerte fetal, parto prematuro o aborto espontáneo, agrega.

Cómo se diagnostica

Para diagnosticar la enfermedad de Graves, debe visitar a su médico. Hay dos pruebas diferentes que su médico puede realizar y varios métodos diferentes que pueden usarse para descartar otras afecciones y hacer un diagnóstico concluyente, dice WebMD. En primer lugar, deberá realizarse un análisis de sangre para verificar los niveles hormonales, la tiroxina libre (T-4 libre) y la triyodotironina (T-3 libre). Estas hormonas son producidas y reguladas por la tiroides. La prueba busca ver si estos niveles son más altos de lo normal. “Si lo son, y si los niveles de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) en la sangre son anormalmente bajos, usted tiene hipertiroidismo y es probable que la enfermedad de Graves sea la culpable”, explica WebMD.

Otra prueba común que puede ayudar a confirmar un diagnóstico es una prueba de captación de yodo radiactivo. Esto observará si se acumulan o no grandes niveles de yodo en la tiroides. “La glándula necesita yodo para producir hormonas tiroideas, por lo que sí está absorbiendo cantidades inusualmente grandes de yodo, obviamente está produciendo demasiada hormona”, agrega la fuente. WebMD también señala que si los ojos saltones son el único síntoma que está experimentando, es probable que su médico sólo le haga una prueba de hipertiroidismo porque esta enfermedad ocular no siempre está relacionada con la enfermedad de Graves.

Tratamiento

Como dijimos anteriormente, la única forma de diagnosticar con certeza la enfermedad de Graves es visitar a su médico. Una vez que haya hecho eso y recibido un diagnóstico, el objetivo general del tratamiento es restaurar los niveles de hormona tiroidea para aliviar los síntomas asociados. Las tres opciones principales de tratamiento son medicamentos, terapia con yodo radioactivo y cirugía de tiroides, dice el NIDDK.

El tratamiento más común es la terapia con yodo radiactivo, que consiste en tomar yodo radiactivo-131 (I-131), que viene en forma de píldora o líquido, pero también son populares los medicamentos, como los bloqueadores beta y los medicamentos antitiroideos. Su médico desarrollará un plan de tratamiento basado en la gravedad de su condición, su edad, si está embarazada o tiene otras condiciones médicas.

La dieta de Graves

Si bien no existe una “dieta de Graves” per se, EndocrineWeb señala que la dieta puede desempeñar un papel en la gravedad de los síntomas. Ciertos alimentos agravarán la condición y la empeorarán. Además del tratamiento médico, existen algunos alimentos que pueden ayudar a controlar los síntomas. Es importante tener en cuenta que cada persona es diferente, por lo que lo que funciona para algunos puede no funcionar para otros.

Los alimentos que reciben luz verde incluye alimentos ricos en calcio como lácteos, almendras, brócoli y sardinas, así como opciones con alto contenido de vitamina D (para ayudar a absorber el calcio), como sardinas, aceite de hígado de bacalao, salmón y champiñones.  Llenese de bayas ricas en antioxidantes y vegetales crucíferos. Estos pueden ayudar a reducir la cantidad de hormona tiroidea que produce la glándula, agrega la fuente. También es posible que desee comer más proteínas magras y alimentos ricos en ácidos grasos omega-3. Para obtener más información, hable con su médico.

Alimentos a evitar

Hay alimentos que pueden empeorar la enfermedad de Graves y, por lo tanto, deben evitarse. Es importante evitar los alimentos con yodo porque las personas con enfermedad de Graves pueden ser sensibles a los efectos secundarios nocivos del yodo. Evite comer alimentos con grandes cantidades de este mineral, como algas marinas, dice el NIDDK. No tome suplementos de yodo.

Healthline también advierte sobre el consumo de gluten porque “hay una mayor incidencia de enfermedad celíaca en personas que tienen enfermedad de la tiroides que en la población general”. Esto puede deberse a un vínculo genético, advierte la fuente. Los alimentos que contienen gluten son el trigo, el centeno, la cebada, la malta, el triticale, la levadura de cerveza y todo tipo de cereales.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X