Datos de salud sobre la cistitis intersticial

La cistitis intersticial (CI), también conocida como síndrome de dolor vesical, es más frecuente de lo que se pensaba, al menos según una investigación publicada en el sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

De acuerdo con los resultados muestreados de una población de atención administrada en el noroeste del Pacífico, la prevalencia de CI fue tan alta como 197 por 100.000 mujeres y 41 por 100.000 hombres. Echemos un vistazo más de cerca a las 13 formas en que esta afección afecta a los pacientes y qué hacer al respecto…

Definiendo la CI

La Asociación de Cistitis Intersticial define la CI como una condición de la vejiga que consiste en muchos síntomas, incluido el dolor en la región pélvica.

La fuente señala que en realidad hay tres tipos de CI, incluidos dos subtipos (ulceroso y no ulceroso). Alrededor del 90 por ciento de las personas con CI tienen la última forma, que se caracteriza por “hemorragias puntiformes, también conocidas como glomerulaciones, en la pared de la vejiga”, agrega la fuente.

Síntomas de la CI

Como notamos, hay más en esta condición que solo dolor en la pelvis, y los síntomas pueden variar de un paciente a otro y cambiar con el tiempo, explica la Clínica Mayo.

Dicho esto, los principales síntomas reveladores de la CI incluyen dolor en la pelvis, ganas persistentes de orinar (con pequeñas cantidades de orina que pasan hasta 60 veces al día) y dolor durante la actividad sexual, agrega la fuente. Los síntomas pueden simular una infección del tracto urinario (ITU), pero generalmente no hay infección involucrada.

Causas de la condición

WebMD dice que “no está claro por qué sucede”, aunque presenta una serie de teorías sobre cómo algunas personas desarrollan CI. Una idea es que los problemas con el tejido de la vejiga lo hacen más susceptible a que la orina lo irrite.

Otras teorías incluyen la inflamación que hace que el cuerpo libere ciertas sustancias químicas que causan los síntomas; una sustancia particular en la orina que daña la vejiga; un problema nervioso que causa dolor en la vejiga que normalmente no sentiría; o un trastorno autoinmune que hace que su cuerpo ataque la vejiga, agrega la fuente.

Población de riesgo

Su género juega un papel en el nivel de riesgo de desarrollar CI, y el estudio anterior que mencionamos muestra que más hombres de lo que se pensaba anteriormente desarrollan la condición. Sin embargo, la Clínica Mayo dice que, en algunos casos, lo que se cree que es la CI en los hombres es en realidad una inflamación de la próstata (prostatitis).

Otros factores de riesgo incluyen tener piel clara y cabello rojo; tener 30 años de edad o más; o tener otro trastorno de dolor crónico (como el síndrome del intestino irritable o la fibromialgia), dice la clínica.

Cuándo visitar a un médico

Si tiene un poco de dolor pélvico que desaparece, entonces podría estar libre. Sin embargo, cualquier dolor pélvico persistente o cambios en los patrones de micción deberían justificar una visita a su médico de cabecera, explica el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido.

A partir de ahí, su médico puede tratar de diagnosticar el problema (que veremos a continuación) o derivarlo a un especialista. Saber con qué está lidiando es importante para un tratamiento adecuado.

Cómo identificar el problema

La Escuela de Medicina de Harvard dice que debido a que la CI no es una infección del tracto urinario, los médicos no pueden diagnosticarla con una simple prueba de orina. Por eso, se convierte en un “diagnóstico de exclusión”, señala la fuente.

Un profesional médico solo podrá diagnosticar CI después de descartar otras condiciones. Realizarán un historial médico, un examen médico (incluido un examen pélvico) y verificarán si hay infecciones, cálculos renales, cálculos en la vejiga, infecciones de transmisión sexual y otras afecciones que podrían causar dolor en la región pélvica. La frecuencia de la micción y el volumen de orina también son grandes pistas para los médicos. En algunos casos, se toma una muestra de tejido durante una cistoscopia (un procedimiento para observar el interior de la vejiga con una cámara delgada) para descartar cáncer de vejiga, agrega la fuente.

CI con úlceras

Las úlceras que a menudo se asocian con la CI se denominan úlceras de Hunner o lesiones de Hunner, señala la Asociación de Cistitis Intersticial. Estas no son las mismas que las úlceras habituales y se definen como “áreas distintivas de inflamación en la pared de la vejiga”, señala la fuente.

Aunque la fuente dice que esta es una forma “clásica” de CI, solo alrededor del 5 al 10 por ciento de los casos de CI tienen estas úlceras, agrega la fuente. Las úlceras pueden causar síntomas más graves que en pacientes sin úlceras.

Condiciones asociadas

Algunos otros problemas de salud son más frecuentes en pacientes con CI que en el resto de la población, explica la Asociación de Profesionales de la Salud Reproductiva (ARHP en inglés).

Entre estas condiciones se encuentra la disfunción del piso pélvico, que en sí misma puede causar dificultad para orinar y dolor en la parte inferior de la espalda. Mientras tanto, otras condiciones asociadas con CI incluyen alergias, piel sensible, síndrome del intestino irritable, fibromialgia y colitis o enfermedad de Crohn.

No es una ITU

Es importante tener en cuenta que, si bien la CI puede parecerse mucho al dolor y la incomodidad de una ITU, las causas son diferentes; por lo tanto, debe ser tratado de manera diferente.

WellnessMama.com dice que algunas personas pueden confundir CI con una ITU e intentar beber jugo de arándano, que es un remedio casero popular para este último problema. Sin embargo, esto puede causar un brote de CI ya que el jugo es ácido y puede provocar inflamación de la vejiga, agrega la fuente.

Desencadenantes de brotes

Saber qué hace que su CI esté en su peor momento puede ayudarlo a evitar algunas molestias y dolores. La Asociación de Cistitis Intersticial sugiere que puede ser algo en su dieta que causa sus brotes, y beber agua puede ayudar al diluir su orina.

Mientras tanto, lo que lleva puesto puede ser el culpable (por ejemplo, las pantimedias, los jeans ajustados y la ropa interior adelgazante pueden ser los culpables), explica la fuente.

Problemas a largo plazo

Hay una serie de posibles complicaciones asociadas con la CI, como describe Healthline.com. Por ejemplo, puede conducir a una disminución de la capacidad de la vejiga debido al “endurecimiento de la pared de la vejiga”, señala la fuente.

También puede causar barreras en la intimidad debido al dolor asociado y causar una baja autoestima. Los trastornos del sueño, la ansiedad y la depresión también pueden surgir por tener la afección.

Tratamiento casero

WellnessMama.com dice que la terapia de calor y frío se encuentran entre las formas más efectivas de aliviar la incomodidad de un brote de CI. La terapia de frío o calor puede funcionar mejor individualmente en algunos casos y mejor como combinación en otros casos, agrega la fuente.

También sugiere colocar una almohadilla térmica o una bolsa de agua caliente sobre el abdomen cuando la vejiga tiene “espasmos” para relajar los músculos y la pared de la vejiga. Si hay ardor en la uretra, usar una botella de agua congelada (con una barrera) contra esa área puede brindar un buen alivio y reducir la inflamación. No aplique el calor o el frío durante demasiado tiempo e intente alternarlos o eliminarlos cada 20 minutos, sugiere la fuente.

Tratamiento médico

Además de los remedios caseros que ya mencionamos, también puede preguntarle a su médico acerca de otros métodos para ayudar a controlar la CI. La Clínica Mayo dice que trabajar con un fisioterapeuta es una buena manera de aliviar el dolor pélvico y tratar las “anomalías” en el suelo pélvico.

Mientras tanto, existen medicamentos orales que pueden brindar alivio, incluidos el ibuprofeno, los antidepresivos tricíclicos (como la imipramina [Tofranil]), los antihistamínicos y el pentosano polisulfato de sodio (Elmiron), señala la fuente. Más allá de eso, existen técnicas de estimulación nerviosa y distensión de la vejiga (estiramiento de la vejiga con agua) que podrían ayudar. Algunas cirugías están reservadas para pacientes que han fallado en todos los demás tratamientos.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X