Fobias ESP

Ansiedad elevada: Seis verdades sobre los ataques de pánico

Todos nos hemos sentido aterrados—justo antes de una gran presentación, de un almuerzo con la familia de su pareja o, si es de los míos, cuando apenas escucha la palabra karaoke. Sin embargo, si el pánico se vuelve una reacción crónica y alarmante en su vida, es probable que deba visitar a un profesional.

A continuación, le presento seis realidades acerca de esta terrible y agobiante complicación de salud conocida como ataque de pánico…

1. ¿Qué provoca un ataque de pánico?

Todos experimentamos el miedo de formas distintas, por lo que los desencadenantes de un ataque de pánico serán diferentes para cada individuo. Sin embargo, los profesionales de Summit Behavioral Health, un centro de salud mental y de rehabilitación para el abuso de sustancias, afirman que el origen de un trastorno de pánico suele ser un evento traumático que marca la vida de una persona.

En muchos casos, la muerte de un ser querido, un divorcio, renunciar a un trabajo o el nacimiento de un hijo pueden desencadenar ataques de pánico. Sin embargo, el mal funcionamiento de las células en el tronco encefálico también puede generarlos.

stress

2. Durante un ataque de pánico…

Si alguna vez ha tenido un verdadero ataque de pánico, es probable que conozca ese sentimiento perturbador que aparece de repente y sin previo aviso. Ahora, no todos lo manifiestan de la misma manera pero en muchos casos comienza con sudoración incontrolable, aceleración del ritmo cardiaco y hasta temblores incontrolables.

Un aspecto inconfundible de cualquier ataque de pánico es la sensación abrumadora de que una catástrofe se avecina. Es probable que empiece a hiperventilarse a medida que su ritmo cardiaco se acelera y sentirá que el corazón quiere salírsele del pecho. De hecho, muchos confunden un episodio de ansiedad con un infarto.

Social Anxiety

3. El escenario físico detrás de un ataque de pánico

Según los psiquiatras del Hospital MedStar Union Memorial en Baltimore, Maryland, los ataques de pánico ocurren como respuesta al circuito errático del miedo en el cerebro. Como resultado de este desbarajuste en las células nerviosas, las hormonas del estrés (cortisol y adrenalina) invaden el organismo.

Esa respuesta hormonal provoca que su ritmo cardiaco se eleve. La presión en el pecho hace que inhale más dióxido de carbono al respirar, lo que conduce a la hiperventilación. Este efecto domino de miedo en escala suele extenderse de 10 minutos a una hora.

Anxiety

4. La reacción química

El Dr. Elias Shaya, jefe de psiquiatría del Hospital MedStar Good Samaritan describe el ataque de pánico como “una cascada de reacciones químicas” que impactan directamente en las células de calcio del organismo.

Por esta razón, los desequilibrios de este mineral en el cuerpo provocan colapsos en la función de diversos músculos (lo que se traduce en temblores, náuseas, adormecimiento y espasmos musculares), en la temperatura (acompañada de escalofríos, sofocos y sudoración), en los pulmones y el corazón (junto con mareos, opresión en el pecho y aceleración del ritmo cardiaco) y en el área emocional (falta de control, angustia y miedo irracional a la muerte).

Inflammation Around The Heart

5. Ataque de pánico vs. trastorno de pánico

Según la clínica Mayo, un ataque de pánico exhibirá diversos síntomas que se detallan en la diapositiva anterior. Algunas veces, un individuo puede tener un único ataque de pánico y nunca volver a experimentar otro en el transcurso de su vida.

Sin embargo, los psiquiatras del Centro Médico SUNY Downstate en Nueva York afirman que los episodios que continúan por más de un mes pueden indicar algún trastorno de pánico o una gran variedad de problemas asociados con la ansiedad (el síndrome de estrés postraumático, el trastorno de ansiedad social o la agorafobia).

PTSD

6. Tratamiento de un trastorno de pánico

Un estudio publicado en la revista Depression and Anxiety señala la importancia de tratar los ataques de pánico crónicos y los trastornos de pánico. Por ejemplo, los datos de un estudio indican que el 30% de los pacientes con trastorno de pánico intentará suicidarse.

Los tratamientos más comunes para esta afección psicológica incluyen terapia cognitiva conductista monitoreada por un médico, terapia de exposición, ansiolíticos, antidepresivos y cambios en el estilo de vida (hacer ejercicio, tener una alimentación equilibrada y aprender a controlar el estrés).

Prostate Cancer

Share This Article

X