Trastornos Alimenticios ESP

8 Indicios y Síntomas de Adicción a la Comida

¿Acaso esto le suena familiar?

Es un nuevo día, un día en el que usted se ha comprometido a empezar a comer bien, a reducir el azúcar y a comer menos afuera. De verdad da un buen primer paso con un desayuno saludable en casa pero, después de un día agotador en el trabajo, decide almorzar comida rápida y se come una exagerada porción de comida con un helado en vez de las sobras que trajo de su casa. Después de una tarde caótica, se detiene en una panadería de camino a casa y se lleva una docena de pastelitos. Una vez llega a casa, nada del refrigerador le atrae, entonces pide una pizza y pasa la noche comiendo mozzarella y azúcar frente al televisor. Después va a la cama sintiéndose débil, avergonzado y culpable por otro intento fallido de hacer dieta.

¿Es este solamente un ciclo desagradable y enfermizo del que no puede salir debido al estrés, o será que usted, como miles de norteamericanos, sufre de adicción a la comida?

Aquí le presentamos ocho signos y síntomas de comelones compulsivos…

1. Nunca come con moderación

Claro, comer un poco de chocolate con moderación está muy bien, pero aquellos con adicciones a los alimentos no pueden detenerse en “solo un cuadrito” ni pueden rechazar los alimentos poco saludables. Los adictos a la comida al igual que los adictos a las drogas tienen una mentalidad de “todo o nada” cuando se trata de comer, lo que significa que, si llevan a casa un pastel de chocolate, es probable que lo coman casi completo hasta sentirse enfermos.

2. Inventa excusas para el fracaso

Ha decidido cortar el azúcar de su dieta durante un mes. Sin embargo, dos días después, sale a celebrar el cumpleaños de un amigo. Sería grosero no comer un pedazo de pastel, ¿no? Entonces lo disfruta de todas formas y lo usa de excusa con el fin de librarse de la culpa de rendirse ante las ansias de comer.

3. Le apetece más comida después de las comidas

Claro, si come una pequeña ensalada en la cena cuando está acostumbrado a comer más, es probable que sienta hambre en unas pocas horas. Sin embargo, si suele comer una comida abundante con pollo, arroz, verduras y se encuentra “relleno” pero incapaz de resistir la tentación de devorar una bolsa llena de papas fritas después de la cena, usted está comiendo por antojo y no por hambre. La mayoría de personas tiene antojos de dulces y de grasas pero, si esto ocurre la mayoría de las noches de la semana, puede estar sufriendo de adicción a la comida.

4. Usted mismo se predispone a fallar

Las personas con cualquier adicción — ya sea drogas, alcohol, juegos, compras o comida — no pueden abandonar su comportamiento sin ayuda. Es por eso que el alcohólico no puede limitar la ingesta de alcohol a “solo los fines de semana”. Lo mismo ocurre con las reglas de los adictos a los alimentos. Aunque se limite a una comida de trampa a la semana, probablemente falle si no cuenta con ayuda.

5. Come hasta quedar repleto… y sigue

Muchos adictos a los alimentos siguen comiendo incluso después de estar llenos, aunque sepan que se enfermarán por comer en exceso. Esto es porque los antojos que sienten no tienen nada que ver con hambre. Más bien son impulsos enviados por el cerebro y no por la necesidad de alimentarse.

6. Come a escondidas

Un indicador muy común de la adicción a la comida es esconder alimentos y consumirlos en secreto. Puede comer en su dormitorio, en el coche o después de que todos se hayan ido a dormir, pero si come en soledad y oculta los envases y las envolturas de lo que consumió, esta vergüenza asociada con comer es una señal de que es adicto a los alimentos.

7. Asocia la culpa con comer

¿Siente a menudo una horrible sensación de culpa cuando come en exceso? Cumplir un antojo a menudo hará que esto ocurra — especialmente si está intentando bajar de peso o se ha comprometido a comer mejor. El ciclo continuo de ceder a la compulsividad, aunque lo haga sentir débil o indisciplinado, puede provocar depresión y más ansiedad al comer.

8. Es consciente de que su salud está en peligro

Todos sabemos que lo que comemos tiene un impacto directo sobre nuestra salud — reflejándose en el aumento de peso, en la presión arterial, en la salud cardíaca, en los niveles de energía, en la salud de la piel y en la salud oral. Sin embargo, aquellos adictos a la comida continuarán con los excesos, aún sabiendo que sus acciones les generarán graves problemas de salud como la diabetes de tipo 2, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, trastornos digestivos y obesidad.

X