Autismo ESP

10 Síntomas Tempranos de Autismo en Niños Pequeños

El trastorno del espectro autista (o TEA) se distingue por una amplia variación de comportamientos sociales, de comunicación y comportamientos cíclicos que se consideran algo fuera de lo normal para los niños.

Cada individuo autista experimentará estos síntomas de manera diferente y en un espectro de leve a agudo. Sin embargo, las siguientes diez conductas son consideradas comunes síntomas de advertencias tempranas del autismo en los niños…

1. Desconexión con los Demás

Los niños con autismo a menudo parecen distantes o desconectados de sus seres queridos (es decir, sus padres). Por ejemplo, pueden parecer desconectados emocionalmente y ser incapaces de registrar las señales sociales agradables — particularmente expresiones como una sonrisa risa, sonrisa vs. un ceño de enfado. Los niños autistas no están desconectados emocionalmente, simplemente no entienden las señales sociales tan eficientemente.

2. Falta Evidente de Empatía

Otra característica común de los niños con autismo es que tienen dificultades para empatizar con los demás (o entienden las cosas desde otra perspectiva). Esto es porque muchos individuos autistas creen que cada persona entiende el mundo como ellos lo hacen, lo que puede causar confusión o la imposibilidad de prever o comprender las acciones de otros.

3. Indiferencia a la Interacción Humana

La mayoría de los niños son muy sociables por naturaleza. Sin embargo, los niños con autismo no tienden a mirar a la cara de los demás, a ser atraídos por sus nombres, imitar expresiones faciales ni a agarrarse de los dedos ni las manos de otros durante un juego. En cambio, los niños con autismo a menudo no responderán cuando digan sus nombres, ni tendrán mucho interés en participar en actividades sociales ni en imitar a otros.

4. Arrebatos

En algunos casos más raros, los niños con autismo pueden mostrar reacciones emocionales desequilibradas a situaciones normales. Por ejemplo, se cojen una rabieta inapropiadamente o muestran comportamientos agresivos físicos contra ellos mismos, o sus padres, hermanos y otros niños (por ejemplo, morder o golpearse la cabeza). Pueden parecer incapaces de controlar sus emociones y las respuestas físicas en situaciones extrañas o estresantes.

5. Desarrollo Retrasado del Lenguaje

A los 3 años de edad, la mayoría de los niños comienzan a balbucear o a imitar el lenguaje de aquellos con los que interactúan; o al menos pronuncian una sola palabra cuando apuntan a un objeto o tratan de conseguir la atención de sus padres. Sin embargo, los niños con autismo pueden no empezar a balbucear ni a hablar hasta mucho más tarde sin la ayuda de terapia para el habla.

6. Propensos a la Comunicación No-Verbal

Debido al hecho de que los niños autistas no desarrollan habilidades de comunicación verbales tan pronto como otros; son propensos a la comunicación no verbal. Por ejemplo, pueden recurrir a los medios de comunicación visuales o físicos — tales como dibujos o usar lenguaje de señas para pedir algo o entablar una conversación.

7. Dificultad para Entender Expresiones Figurativas

A menudo, los niños con autismo también tienen problemas entendiendo expresiones figurativas — por ejemplo, conductas (feliz vs molesto), tono de voz (literal vs sarcástico) y el lenguaje corporal (abierto vs cerrado).

8. Conductas Repetitivas

Las personas con autismo son de alguna manera propensas a tener comportamientos repetitivos. Por ejemplo, pueden organizar y reorganizar el mismo grupo de objetos, sacudir, agitar sus manos o repetir la misma palabra o frase en lo que parece algo obsesivo.

9. Pica

Los niños e incluso los adultos autistas son propensos al pica que describe una tendencia de comportamiento a comer objetos que no son alimentos. Por ejemplo, un niño puede necesitar supervisión al aire libre o en la escuela para que no consuma tierra, arcilla ni pasta. Los individuos autistas también pueden con frecuencia poner dedos y objetos peligrosos dentro de sus bocas.

10. Sensibilidad a los Estímulos Externos

La sensibilidad a los estímulos externos es otra señal de advertencia temprana del autismo. Por ejemplo, las personas autistas pueden sentirse tensas o estresadas con ciertos ruidos, luces, olores, sabores o texturas. Pueden llegar a ser tan hipersensibles a ciertos estímulos como, usar ciertos materiales, habitaciones con luces brillantes o sonidos y ser tocados de cierta manera — lo que les pone en un estado de defensiva sensorial y arremeten o explotan cuando se les expone a alguna de estas situaciones.

X