Depresión ESP

10 síntomas de advertencia del desorden bipolar: Síntomas de la Depresión y Manías

El trastorno bipolar es un trastorno del humor también conocido como trastorno maniaco-depresivo. Esta enfermedad es un desorden del humor que requiere un diagnóstico psiquiátrico. Una persona bipolar puede experimentar una depresión profunda con ataques de manía como un cambio completo del humor.

Existen cinco clasificaciones del trastorno bipolar. El trastorno bipolar 1 es cuando una persona experimenta episodios maniacos definidos. El trastorno bipolar 2 es una manía menor, llamada hipo-manía que está relacionada con episodios de depresión. La ciclotimia se da cuando una persona no experimenta episodios maniacos ni de depresión severos pero puede ser cambiante en su estado de ánimo. El ciclaje rápido es cuando un individuo bipolar experimenta al menos cuatro episodios en un año. Esto puede ser por medio de una diferencia diaria con un ciclaje ultra rápido. Normalmente, las personas bipolares pueden cambiar de depresión a manía solo una vez al año. Por último, el trastorno bipolar NOS es cuando una persona no cabe en ninguna categoría específica pero aún así experimenta deterioro de sus síntomas bipolares.

Los síntomas de un trastorno bipolar pueden variar ampliamente de persona a persona. Es importante entender que este trastorno se caracteriza por presentar depresión y manía y, sin una de estas dos condiciones, la diagnosis puede ser un trastorno en el humor.

Aquí le mostramos 10 síntomas comunes del trastorno bipolar, categorizados por sus instancias de depresión o manía.

1. Depresión: pensamientos suicidas

Uno de los síntomas más graves del trastorno bipolar es la presencia de pensamientos suicidas. En la fase de depresión, la víctima puede sentirse tan triste consigo mismo que contempla el suicidio. Incluso cuando se diagnostican y son puestos bajo medicación, pueden seguir teniendo pensamientos suicidas. Pueden ser un efecto secundario desafortunado de la medicación. Si se siente suicida o si está preocupado por una persona que sabe que puede estar teniendo pensamientos suicidas, póngase en contacto con su centro local de salud mental y busque tratamiento.

2. Manía: pensamientos acelerados

Durante la fase maniaca del trastorno bipolar, muchas personas pueden experimentar pensamientos acelerados. Sus mentes pueden estar tan llenas de ideas, de inspiración y de emociones que les resulta difícil lidiar con esto. Este síntoma puede presentarse en los patrones de discurso irregular. El individuo afectado puede tener dificultad para continuar una conversación durante más de unos pocos segundos. Los pensamientos que experimentan pueden ser inquietantes o encontrar conexiones entre ideas donde no las hay.

3. Depresión: pérdida de interés en actividades sociales

Las personas deprimidas pueden aislarse socialmente o negarse a participar en actividades sociales. Las actividades que hacían antes ya no les interesarán más. Esto puede darse por la ansiedad social o por carecer de la energía para ser sociales. Asistir a eventos sociales puede ser abrumador para un individuo bipolar. Por desgracia, al evitar las actividades sociales, la víctima se aislará más, elevará su ansiedad social y alimentará su depresión. Salir por ahí es una gran actividad terapéutica. Deben hacer actividades sociales poco a poco y lentamente ir empujando los límites de lo que los hace sentir cómodos.

4. Manía: ego inflado

Cuando se tiene un episodio maniaco, un individuo bipolar puede desarrollar un ego inflado. Es una gran diferencia de la sensación de auto desprecio que sienten cuando tienen un episodio depresivo. La persona puede cambiar su vestuario y sus actividades para mostrarse a la opinión pública. Pueden alienar a la personas cercanas a ellos degradándolos en comparación con su ego temporal. A medida en que el episodio maniaco se desvanece a depresión, sus acciones pueden causarles mayor alienación y auto desprecio.

5. Depresión: sentimientos de culpa

Una persona que está deprimida con frecuencia puede sentirse culpable por su enfermedad. Pueden sentirse mal por la presión que impone su condición a sus seres queridos. Pueden sentirse mal por no ser capaces de controlar sus emociones. El trastorno bipolar no es una opción, sino un peso. La persona que lo sufre no debe sentirse culpable por su enfermedad. Desafortunadamente, es más fácil decirlo que hacerlo. Comprender la enfermedad médica como tal puede ayudar al individuo afectado a entender sus síntomas físicos y emocionales.

6. Manía: gastos excesivos

El sentimiento de manía puede tener repercusiones financieras. La persona bipolar suele ir de compras cuando se siente bien consigo misma. Tienden a ignorar sus obligaciones financieras y, en vez de eso, hacen compras basándose en impulsos emocionales más que racionales. Al final de un episodio maniaco, sus cuentas bancarias pueden estar vacías y pueden hasta tener grandes deudas. Los objetos físicos que poseen han de hacerlos sentir bien temporalmente, pero nunca actuarán como una cura para su enfermedad.

7. Depresión: baja energía

Cuando una persona bipolar tiene un episodio depresivo, carece de la energía para hacer las actividades diarias. Esto puede incluir ducharse, cocinar, comer y cuidar a sus seres queridos. La energía baja es causada por la depresión, pero también por los hábitos de sueño anormales que generalmente poseen. Una persona deprimida puede dormir durante muchas más horas de lo necesario. Dormir en exceso puede causar somnolencia residual a lo largo del día. La víctima puede también sufrir de insomnio y permanecer despierta al pensar en todas sus preocupaciones. Una opción de tratamiento para el trastorno bipolar es tomar somníferos para regular el ciclo de sueño de la víctima, con el fin de ayudar a la energía baja.

8. Manía: impulsividad

Durante un episodio maniaco, los individuos bipolares pueden sentir impulsividad, lo que los hace actuar irresponsablemente. Pueden faltar a la escuela o al trabajo para participar en actividades más emocionantes. El síntoma de impulsividad también puede hacer que el individuo bipolar participe en actividades peligrosas. Pueden estar interesados en una nueva serie de actividades que normalmente dudarían practicar.

9. Depresión: enojado por ninguna razón

La frustración de estar deprimido puede manifestarse en ira y rabia. Esto es típicamente auto dirigido ya que la persona bipolar puede experimentar rechazo hacia su enfermedad y hacia la incapacidad de controlarla. La frustración puede estallar y la persona puede tratar de manera errónea a sus seres queridos. El menor problema los hace estallar en cólera. Cuando se enfrentan no entienden por qué están enojados, solo lo están. Esta ira puede rápidamente convertirse en una profunda tristeza.

10. Manía: mayor impulso sexual

Una persona deprimida en un episodio maniaco puede participar en actividades sexuales inadecuadas. Mientras que es totalmente monógamo normalmente, en un episodio maniaco puede engañar a su pareja con múltiples compañeros. Las actividades sexuales pueden tener lugar en lugares públicos, ya que el individuo no puede reconocer las implicaciones legales. Las actividades sexuales tendrán una diferencia marcada entre los episodios de manía y de depresión. Cuando están deprimidos, su impulso sexual puede ser inexistente.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X