Síntomas comunes del trastorno de ansiedad

Todos tenemos momentos de ansiedad en nuestras vidas. Esto puede ser el resultado de comenzar el curso escolar, conseguir un nuevo trabajo, casarnos o visitar al dentista. Las personas pueden sentirse ansiosas en momentos de estrés en sus vidas. Esto es normal y debería esperarse. Cuando termina una situación estresante, los sentimientos de ansiedad suelen desaparecer.

Algunas personas, sin embargo, son incapaces de hacer frente a la ansiedad, incluso cuando no hay acontecimientos estresantes en su vida. Sienten que no pueden controlar su ansiedad, la forma en que su cuerpo reacciona a ella, y no pueden gestionar bien su vida diaria debido a esto. Veamos más de cerca algunos de los síntomas del trastorno de ansiedad.

Preocupación excesiva

Las personas con trastorno de ansiedad común tienden a estar demasiado preocupadas, habitualmente por cualquier otra cosa.  Sus pensamientos suelen ser atropellados, hasta el punto de que se van intensificando y se retroalimentan.

Se preocupan por cosas pequeñas y las exageran, dándoles un giro negativo. No pueden dejar de preocuparse ni reducir sus pensamientos. Esto les crea más estrés y provoca más ansiedad. Es un ciclo que se autoperpetúa, y puede degenerar rápidamente, impidiendo que una persona funcione.

Trastornos del sueño

Las personas con ansiedad a menudo se quejan de trastornos del sueño. Tienen tantos pensamientos acelerados, que pueden evitar que duerman o, en casos extremos, mantenerlas despiertos toda la noche. Incluso si consiguen dormir, pueden despertarse varias veces por noche y tener pesadillas o insomnio.

Las personas con trastornos de ansiedad suelen estar físicamente agotadas. La falta de sueño las hace más propensas a las enfermedades físicas, al debilitarse el sistema inmunológico e interferir con su procesamiento mental, necesario para el trabajo y la resolución de problemas.

Ataques de pánico

Las personas que sufren episodios de ansiedad pueden experimentar lo que se denomina un “ataque de pánico”. Estos pueden ser episodios aterradores, en los que se llegan a tener síntomas similares a los de un ataque cardíaco.

Durante un episodio de pánico, el corazón y lacapacidad respiratoria aumentan, se puede tener dificultad para respirar y sentir pesadez en el pecho. También se pueden experimentar sudores fríos. A pesar de estos síntomas, un examen médico para detectar  un problema cardíaco en personas que han pasado un ataque de pánico dará resultados negativos.

Náuseas y vómitos

Las personas con trastornos de ansiedad pueden experimentar náuseas y vómitos causados  por una respuesta excesiva al estrés. Esto puede ser aún peor cuando se intenta comer si  se siente ansiedad.

Cuando reacciona ante el estrés, el cuerpo desvía oxígeno de los órganos, incluidos el estómago y los músculos, para que pueda “luchar o huir”. Esta es una forma primitiva de protección.

Tensión muscular

Las personas con trastornos de ansiedad a menudo experimentan tensión muscular crónica. Puede incluir torsión de manos, puños apretados, rigidez de la mandíbula, rigidez en el cuello y dolor de espalda.

Durante la reacción inicial al estrés, nuestro cuerpo se prepara para evitar el peligro corriendo o luchando, por lo que los músculos se ponen tensos y listos para trabajar. Las técnicas de relajación combinadas con ejercicio regular pueden ser efectivas para contrarrestar el estrés causado por la ansiedad.

Flashbacks

Algunas personas con ansiedad experimentarán flashbacks de eventos en el pasado que les han causado un gran estrés. En ciertos casos de trauma extremo, se puede desarrollar otra afección llamada trastorno de estrés postraumático (TEPT).

El trastorno de estrés postraumático está asociado con la ansiedad, si bien noe se trata de la misma enfermedad. IUn estudio publicado en 2008 en el Journal of Anxiety Disorders encontró flashbacks similares al TEPT en personas con trastorno de ansiedad social.

Ansiedad social y agorafobia

Algunas personas experimentan ansiedad en entornos sociales, como fiestas de oficina o grandes reuniones, o en lugares muy congregados, como parques de atracciones, centros comerciales o supermercados. Estas pueden ser formas de ansiedad particularmente paralizantes, ya que afectan a áreas importantes de la vida.

Cuando estas personas se encuentran en lugares públicos o abarrotados, su respuesta al estrés se vuelve tan intensa que pueden bloquear sus emociones e incluso entrar en ataques de pánico. El tratamiento puede incluir medicamentos antidepresivos, psicoterapia conductual (TCC) o terapia de desensibilización, en la que una persona se va introduciendo gradualmente a multitudes o entornos sociales más grandes.

Miedo escénico

El miedo a hablar o actuar en público es el mayor temor que aseguran tener las personas adultas. Este miedo puede ser incluso mayor que el temor a volar, caer, enfermar o morir. Incluso actores o artistas veteranos pueden verse afectados por estos síntomas. Otras personas pueden rechazar promociones de trabajo o renunciar a la oportunidad de rendir homenaje a un ser querido en un funeral por estos motivos.

El miedo en el escenario se puede controlar y superar. Aprender a utilizar las técnicas de TCC puede ser muy eficaz para establecer un ciclo que evite situaciones traumáticas. También se pueden utilizar medicamentos y remedios naturales. Para obtener mejores resultados, es posible que se deba utilizar una terapia que combine varios métodos.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X