Psicosis: síntomas de un episodio psicótico

La Alianza Nacional de Salud Mental caracteriza a la psicosis como “alteraciones en los pensamientos y percepciones de una persona que dificultan que reconozca lo que es real y lo que no lo es”. No es una enfermedad en sí misma, sino que es un síntoma de trastornos mentales como la esquizofrenia o el trastorno bipolar.

Cada año, aproximadamente 100,000 estadounidenses experimentan un episodio psicótico, que puede incluir síntomas como ver, oír o creer cosas que no son reales o exhibir comportamientos y emociones erráticas. Si te preocupa que tu o algún ser querido pueda estar sufriendo de psicosis, las siguientes son 12 señales comunes que debes tener en cuenta.

Delirios

Los delirios se encuentran entre los síntomas más comunes de un episodio psicótico. Cuando se experimentan delirios, el Centro para la Adicción y la Salud Mental dice que una persona “puede estar verdaderamente convencida de una creencia que otros no comparten e incluso el argumento más lógico no puede hacerla cambiar de opinión”.

A pesar de que los delirios son, a menudo, exclusivos de un individuo en específico, los delirios comunes incluyen la creencia de que están siendo observados o perseguidos (delirios de paranoia), que poseen poderes o habilidades especiales (delirios de grandeza) o que están sufriendo de una enfermedad terminal cuando en realidad son saludables (delirios somáticos).

Alucinaciones

Según Early Psychosis Intervention, las alucinaciones implican “ver, oír, sentir, oler o saborear algo que en realidad no está ahí”. Más comúnmente, estas alucinaciones involucran escuchar voces, o sonidos, como música.

Para la persona que las experimenta, las alucinaciones se sentirán muy reales, lo que a menudo hará que hablen en voz alta en respuesta a las voces, o que hagan gestos físicos como si estuvieran cerca de alguien. Si bien estas voces a veces pueden ser amigables, la fuente dice que también pueden ser “críticas, crueles y molestas, e incluso pueden decirle a la persona qué hacer”.

Pensamiento desorganizado

Un episodio psicótico también puede alterar los patrones de pensamiento regulares de una persona. El Centro para la Adicción y la Salud Mental dice que esto puede hacer que “tengan dificultades cuando intentan concentrarse, seguir una conversación o recordar cosas”.

Medical News Today señala que este pensamiento desorganizado creará confusión e incapacidad para concentrarse. Una persona extraña podría notar este comportamiento, ya que el sujeto no puede ceñirse a un tema cuando tiene una conversación y puede “hacer conexiones extrañas entre pensamientos”.

Patrones de habla desordenados

A medida que los pensamientos se confunden, el individuo puede exhibir un habla desorganizada. Las señales incluyen cambiar erráticamente los temas a lo largo de una conversación, irse por la tangente, hablar de una manera que no tiene sentido para los demás o introducir temas no relacionados en una conversación. “Es posible que a veces se confundan o inventen palabras sin sentido. Sus oraciones pueden no tener sentido a veces”, escribe VeryWell Health.

Early Psychosis Intervention también agrega que alguien podría reconocer esta señal en particular cuando habla con la persona, porque su discurso es tan rápido que la otra persona ni siquiera puede pronunciar una palabra. También hará declaraciones irracionales, tendrá un “uso peculiar de palabras o estructuras extrañas del lenguaje”, se distraerá fácilmente y, además de hablar muy rápido, también podría tener un habla o discurso reducidos.

Comportamiento desordenado

Un episodio psicótico puede hacer que una persona se comporte de manera diferente a lo normal, como vestirse de manera inadecuada para las condiciones climáticas (por ejemplo, usar mucha ropa en un día caluroso) o tener dificultad para realizar los quehaceres habituales, como cocinar o mantener una higiene personal adecuada.

El individuo también puede exhibir emociones erráticas, como reírse en respuesta a una situación seria o enfadarse sin razón aparente. También pueden parecer catatónicos, perdidos en el espacio y que no responden a su entorno.

Depresión

La depresión es otro síntoma conductual común de un episodio psicótico. Algunas personas pueden experimentar este estado de ánimo periódicamente, mientras que otras pueden sufrir un caso más grave de enfermedad mental. VeryWell Health dice que la psicosis a veces puede ser difícil de detectar o confundirse con otra enfermedad mental, porque la depresión es una de las señales más comunes. Incluye la “pérdida de interés en la higiene personal, pérdida de interés en las actividades habituales, cambios de humor y movimientos inusuales”, y en los adolescentes, notarás que tendrán problemas en la escuela y con sus relaciones sociales.

Además, la depresión puede hacer que el individuo se aleje de la familia o amigos, pierda el interés en actividades como la escuela o el trabajo, y experimente pensamientos suicidas. En casos más serios, una persona puede incluso intentar hacerse daño a sí misma. Esos comportamientos deben ser comunicados a un profesional de la salud de inmediato.

Problemas para dormir

Un episodio psicótico también puede causar interrupciones en los patrones de sueño de una persona. En algunos casos, una persona puede terminar durmiendo mucho más de lo normal. Sin embargo, lo más común es que no duerman lo suficiente y, a menudo, se quedan despiertos toda la noche.

Si bien la falta de sueño a menudo es el resultado de la ansiedad asociada con los delirios o alucinaciones en una persona, en algunos casos la falta de sueño puede ser la causa subyacente de la psicosis de una persona.

Falta de introspección

Otra señal de psicosis es el desapego de la realidad. Como mencionamos anteriormente, las personas que están pasando por un episodio psicótico normalmente no son conscientes del hecho de que están sufriendo. Sus delirios y alucinaciones les parecerán extremadamente reales y, en algunos casos, bastante aterradores. Pierden la capacidad de detenerse un momento, evaluar su comportamiento y comprender lo que les está sucediendo.

“Las personas que tienen episodios psicóticos a menudo no saben que sus delirios o alucinaciones no son reales, lo que puede hacer que se sientan asustados o angustiados”, escribe NHS.

Ansiedad

Teniendo en cuenta todos los demás síntomas de esta lista, incluidos los delirios y las alucinaciones, no debería sorprender que la persona también se sienta increíblemente ansiosa. Su ansiedad y preocupación pueden crear nuevos problemas como la hipocondria.

Esta ansiedad también puede generar ansiedad social e inquietud que pueden conducir a la paranoia.

Paranoia

Alguien que está pasando por un episodio psicótico puede volverse extremadamente paranoico, particularmente con amigos y familiares, y puede comenzar a desconfiar de ellos, dice Psychology Today. Esto afectará sus relaciones sociales y hará que se retraigan. La persona puede sentir que las personas cercanas a ella están en su contra, la persiguen o incluso la odian. Estos sentimientos pueden surgir incluso sin ninguna evidencia sólida que los respalde o incluso con evidencia de lo contrario.

A menudo no hay una razón o justificación para su comportamiento. “A veces la desconfianza es desproporcionada. La víctima puede desconfiar de un miembro de la familia pero confiar demasiado en un completo extraño o un simple conocido”, escribe la fuente. Desafortunadamente, puede poner a la víctima en riesgo de no obtener la ayuda y el apoyo que necesita.

Pérdida de apetito

La pérdida de apetito es generalmente un efecto secundario de algunos de los otros síntomas de esta lista. El paciente estará tan preocupado y “en su propia cabeza” por así decirlo, con todo lo demás que sucede (como delirios y alucinaciones) que se le olvidará comer o no estará interesado en hacerlo.

Expresión emocional disminuida

Por último, una de las principales señales y síntomas de la psicosis es la disminución de la expresión emocional o cualquier tipo de cambio emocional inusual. El individuo puede reírse en momentos inapropiados, no poder llorar, o en el otro extremo del espectro, no poder dejar de llorar. También podrían presentar ansiedad y depresión, de las que ya hablamos, y tener dificultades para ser felices o mostrar signos de felicidad, o también estar en un estado de euforia total. A veces, puede parecer que se han convertido en una persona completamente diferente a medida que su personalidad cambia por completo, dice Early Psychosis Intervention.

Esta expresión emocional disminuida también puede hacer que les resulte difícil percibir cómo se sienten los demás, por lo que pueden parecer fríos y distantes. Psychology Today se refiere a esto como un afecto embotado. “Este fenómeno… puede parecer una forma de narcisismo. El afecto embotado implica una intensidad reducida de la expresión emocional externa y generalmente es acompañada por una falta de sentimientos subjetivos, falta de motivación y anhedonia (la incapacidad de experimentar placer), excepto cuando se involucra en algunas actividades limitadas y repetitivas.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X