Indicadores conductuales del desorden de personalidad antisocial

MedlinePlus define al desorde de personaidad antisocial, conocido popularmente como sociopatía o psicopatía, como “una afección mental en la cual una persona tiene un patrón de larga data de explotación, manipulación o violación de los derechos de otros.“

Puede ser desafiante identificar este trastorno a simple vista; sin embargo, estas personas son capaces de encubrir sus conductas hirientes en sus relaciones personales o situaciones sociales con ingenio y encanto. Sabiendo eso, los principales 10 indicadores para esta condición a los que debemos estar atentos son:

1. Manipulación de las emociones de otros

Además de ser ingeniosos y encantadores, aquellas personas que padecen desorden de personalidad antisocial pueden llenar a otros de halagos. Esto lo hacen con la intención de manipular las emociones de otros por placer o beneficio personal, lo cual también es síntoma de esta condición.

Como consecuencia de estas conductas, a las personas quienes padecen desorden de personalidad antisocial les puede costar mantener relaciones a largo plazo, sean platónicas o románticas, a medida que la otra persona se da cuenta o es lastimada por la explotación recibida por parte de la persona con este trastorno.

2. Romper la Ley en repetidas ocasiones

A las personas que padecen de desorden de personalidad antisocial les cuesta conformarse, y algunas veces ignoran completamente las leyes y normas sociales. Es así que, ellas participan con frecuencia en actividades que terminan con un arresto, incluyendo robos y peleas.

Pelear frecuentemente es un indicador de problemas de control de la ira y la agresividad, las cuales pueden desencadenarse con facilidad. En estos casos, no les importará su propia seguridad ni la de las otras personas involucradass y no dudarán en violar los derechos físicos del otro.

3. No sienten arrepentimiento

En caso de que una persona la cual tiene desorden de personalidad antisocial hiera a alguien, bien sea emocional o físicamente, no demostrará ningún signo de arrepentimiento por lo que hizo. En ocasiones, ellos incluso podrían tratar de racionalizar lo que hicieron.

Aquellas personas quienes padecen desorden de personalidad antisocial también fracasan en aprender de estas experiencias y las consecuencias resultantes, incluso si ellas llevan a problemas con la ley, por lo tanto estos pacientes se verán envueltos en tales actividades repetidamente durante su vida. 

4. Mentir mucho

Aquellos con desorden de personalidad antisocial son a menudo muy engañosos. Psych Central afirma que esto es indicado por “mentir repetidamente, usar alias, o estafar a otros por beneficio o placer personal.”

En estos casos tienden a emplear su ingenio y encanto para enmascarar su conducta manipulativa y aprovecharse de la otra persona. Ellos también pueden ser arrogantes, ya que consideran que nunca serán expuestos o atrapados.

5. Actuar irresponsablemente

Debido a su conducta irresponsable, tal como mentir persistentemente y manipular y su carencia de respeto hacia otros, las personas con desorden de personalidad antisocial a menudo se les dificulta cumplir con obligaciones laborales. Esto significa que ellos pueden cambiar de trabajo frecuentemente y les falta estabilidad económica.

En vez de tomar responsabilidad por sus actos y los problemas que ocasionan tratarán de pasar la culpa a otros.

6. Abuso de sustancias

Como se mencionó anteriormente, las personas con desorden de personalidad antisocial son muy imprudentes, por lo que a menudo toman comportamientos temerarios o peligrosos, tales como usar y abusar de alcohol y drogas.

Psicología Hoy dice que tales problemas pueden aumentar aún más los síntomas del trastorno, además de que “cuando el abuso de sustancias y el desorden de personalidad antisocial coexisten, el tratamiento se vuelve más complicado para ambos.”

7. Mostrar arrogancia

Siempre nos toparemos con alguien arrogante. Sin embargo, en aquellas personas con desorden de personalidad antisocial, el comportamiento puede mostrarse de diferentes maneras. Previamente mencionamos cómo, al engañar o mentir a otros, ellas piensan que nunca serán atrapadas o expuestas. 

Ellos pueden también mostrar su arrogancia adoptando ciertas conductas, tales como ser engreídos, seguros de sí mismos y excesivamente tercos. Psych Central añade que ellos “sienten que el trabajo ordinario está por debajo de ellos o carecen de una preocupación realista sobre sus problemas actuales o su futuro.”

8. Carencia de empatía

Anteriormente hablamos de cómo las personas que padecen desorden de personalidad antisocial con frecuencia manipulan a otros por su beneficio personal. El motivo por el que son capaces de hacer esto con tal facilidad es porque ellos carecen de empatía, lo cual es la habilidad de ponerse en los zapatos del otro figurativamente hablando y entender lo que sienten.

Los sentimientos de otros no influyen sobre las decisiones o el actuar de quienes padecen desorden de personalidad antisocial. Por lo tanto, frecuentemente ellos terminan ocasionando mucho daño a otros. Pero como ellos no son capaces de entender la razón por la cual una persona se siente lastimada por sus acciones, no se sienten mal (remordimiento) por aquello que hacen y probablemente repetirán nuevamente dicho comportamiento en el futuro.

9. Actuar impulsivamente

Los pacientes con desorden de personalidad antisocial no poseen la capacidad de controlar sus impulsos de la misma manera que las demás personas. Cuando una persona común piensa en hacer algo que puede resultar en satisfacción inmediata, como por ejemplo robar un carro, es capaz de contener el impulso.

Pero cuando personas con desorden de personalidad antisocial tienen la misma idea, tienen mayores dificultades para contener el impulso porque les gusta la emoción que acompaña a la gratificación inmediata y además también por su propia arrogancia, haciéndoles pensar que hacer cosas en contra de las leyes (e.j. robar carros) simplemente no aplica a ellos.

10. Dificultades para planificar con anticipación

Además de actuar impulsivamente, aquellas personas con desorden de personalidad antisocial fallan en planificar con anticipación. Claro, esto no se refiere a que sean incapaces de organizar una agenda o establecer objetivos (aunque hay la posibilidad de que no puedan), sino más bien, ellos no consideran con antelación las posibles repercusiones de sus actos.

Estas consecuencias negativas son usualmente lo que detiene a la persona promedio de participar en actividades dañinas o ilegales, pero no pensar en ellas es lo que permite a las personas con el desorden actuar impulsivamente. Incluso si estas consecuencias llegan a pasar, ellos no aprenden de sus acciones y probablemente las repetirán de nuevo a lo largo de su vida.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X