Imagen Corporal ESP

Diez formas de aprender a amar su cuerpo

Amar su cuerpo es necesario para estar completamente saludable y feliz, aunque resulta muy fácil encontrarse algún fallo. Existen miles de ideas erróneas acerca de la forma en que las personas creen que deberían verse. Esto se debe en gran medida a las industrias de la belleza y del entretenimiento, donde abundan el maquillaje, se cotizan los ángulos perfectos para una foto o un video o se utilizan programas para alterar cualquier detalle que pueda considerarse una imperfección. Arrugas, celulitis, estrías, manchas de sol, marcas de nacimiento, líneas de sonrisa — todo lo que simboliza vitalidad parece ser considerado antiestético o inaceptable, por lo que es muy común que hombres y mujeres de cualquier edad tengan problemas con su cuerpo y con su imagen.

Sin embargo, nunca es tarde para cambiar su actitud y sentirse orgulloso de sí mismo. Intente seguir estos diez consejos que lo ayudarán a amar su cuerpo…

1. Entienda que nadie es perfecto

Contrario al pensamiento popular, nadie es perfecto—y, realmente, ¿quién quiere serlo? Cada ser humano es único, algo que debería ser celebrado en lugar de estigmatizado. Las presiones sociales, la industria de la belleza y las relaciones personales poco saludables pueden hacerlo querer ser alguien que no es, lo que finalmente resulta en serios problemas de auto-estima. Dejar atrás estas ideas son una parte vital de aprender a amarse. Si no se libera, estará encerrado en un círculo de negatividad tratando de alcanzar algo que no existe.

¿Cómo hace para entender que nadie es perfecto y que tener imperfecciones no le quita belleza natural? En mayor medida, se trata de cambiar su actitud y de olvidarse de que la perfección y la belleza están entrelazadas –la perfección es algo que se busca alcanzar. En lugar de intentar ser alguien que no es, trate de diferenciarse de los demás con cosas que lo hagan sentir único. Una vez que deje de intentar ser perfecto, será capaz de construir la confianza en quien realmente es y en cómo realmente se ve.

2. Acepte aquello que no puede cambiarse

Gran parte del recorrido hacia el amor propio gira en torno a sus pensamientos, más específicamente en aprender a aceptar y a amar lo que lo hace ser quien es. Si bien los cambios en su forma de vida lo ayudarán a sentirse mejor con su cuerpo, las modificaciones a nivel emocional son las que más cuentan. Y algo con lo que muchos luchamos es aceptar aquello que no podemos cambiar. Por supuesto que ejercitarse diariamente y comer de manera saludable le harán bien a su salud, pero hay cosas que no podrán alterarse por más saludable que esté.

Ya sean cosas pequeñas como las pecas, las arrugas, los dientes torcidos o abultamientos en su nariz u otras más significativas como estrías, caderas anchas o el exceso de grasa en su abdomen que no puede quitar; esfuércese por aceptarlas. Algunas son imposibles de modificar sin cirugía y muchas tienen causas genéticas. De cualquier manera, no se beneficiará de obsesionarse con lo que no puede cambiar. En lugar de ello, piense en lo dañinos que son estos pensamientos y luche por desterrarlos por completo.

3. Póngase a prueba

Pensar de manera negativa puede internalizarse tanto que hasta terminará creyendo que su cuerpo está plagado de problemas y de imperfecciones que, en realidad, no existen. Esto inevitablemente causa que la confianza en sí mismo y su autoestima caigan en picado. Su percepción de lo bueno y de lo malo es autodestructiva y lo harán pagar un precio muy caro. Finalmente, su falta de confianza junto con estos pensamientos dañinos acerca de su cuerpo destruirán tanto su salud como sus relaciones. Cómo se siente con respecto a su cuerpo lo hará tomar decisiones y actuar de determinada manera y algo que no debería ser dañino, se volverá fatal.

Una buena forma de aprender a amar su cuerpo es ponerse a prueba. Cuando se sienta débil y lo ataquen estas ideas dañinas, intente desafiarlas. Resulta increíble ver lo negativos que somos y cómo nos terminamos convenciendo de coas que no son ciertas. Siempre desafíe esos pensamientos. Otra forma de ponerse a prueba es aceptar riesgos en otras áreas de su vida, como en el trabajo o en sus relaciones amorosas. Aceptar retos puede hacerlo sentir bien consigo mismo.

4. Haláguese

Una vez que haya acabado con sus pensamientos negativos, tendrá que dar un paso más racional — deberá aprender a halagarse con regularidad. De hecho, no hay necesidad de dejar de reconocer las cosas buenas que tenemos. Hacerlo lo ayudará a mantener una actitud positiva, a tomar decisiones más saludables y a esforzarse más por las cosas que lo apasionan. Reconocer las cosas buenas puede ser reconfortante una vez que se dejan de lado las inseguridades.

Intente acabar con los pensamientos falsos y negativos y adopte una mirada más amable y cariñosa con usted mismo. Se sorprenderá al notar lo bello que se sentirá al aceptar su cuerpo. Las cosas que alguna vez pensó que lo hacían menos atractivo puede que se conviertan en sus rasgos más característicos — su cintura de avispa dejará de hacerla sentir demasiado ancha en las caderas o muy fornida en la cintura y se transformará en la hermosa figura que más de una desearía tener. Aliéntese a hacerse cumplidos y ame incondicionalmente a su cuerpo.

5. Cree recordatorios

Los recordatorios regulares pueden ayudarlo a descubrir cuánto ama su cuerpo y permitirán que lo siga haciendo. Escriba mensajes positivos en un papel o de manera electrónica, como cumplidos acerca de su cuerpo, frases inspiraciones y palabras de todo tipo que lo hagan sentir bien. Escribir recordatorios resulta ser algo muy efectivo, especialmente durante las fases iniciales, cuando está comenzando a realizar cambios y a desafiarse a pensar diferente. Si no sabe qué escribir, busque recomendaciones en Internet . Incluso as redes sociales están repletas de dichos y frases alentadoras.

Coloque estos recordatorios en sitios que regularmente frecuenta, como el espejo de su baño o la mesa de luz. En su trabajo, deje una notita en su escritorio o imprima algunas frases motivadoras para pegar al rededor de su cubículo. También puede hacerlo de manera virtual y puede crear notificaciones en su calendario o visitar algún sitio para leer alguna reflexión antes de empezar su día. Haga lo que le parezca más útil y sea constante incluso después de haber dominado el arte de amar su cuerpo.

6. Aliméntese bien

Las dietas extremas no suelen ser la dirección correcta a la hora de aprender a amar nuestro cuerpo, ya que implícitamente nos dicen que necesitamos hacer grandes cambios y eliminar un sinfín de comidas para poder estar felices con nuestro cuerpo o para toparnos con la temida idea de que estar muy delgado es lo ideal. En cambio, mejore su imagen y construya su autoestima al alimentarse bien —- siga una dieta equilibrada y saludable que se concentre en el control de las pociones, que incorpore alimentos ricos en vitaminas y nutrientes y que le permita darse algún gusto con cierta moderación.

A pesar de que muchos sean escépticos, es posible estar sano y mantener un peso saludable sin someterse a dietas extremas. Con muchísima frecuencia nos encontramos con personas que siguen dietas súper dañinas para su salud. Mejor ni hablemos de aquellos que recobran el peso perdido apenas terminan con su dieta. De cualquier manera, la mejor forma de tener un cuerpo saludable es seguir una alimentación equilibrada. De seguro perderá algunos centímetros en algunas zonas de su cuerpo y se sentirá mejor a nivel general. Una dieta saludable puede hacer maravillas en la forma de ver su cuerpo.

7. Haga ejercicio regularmente

Hacer ejercicio no sólo se trata de ganar musculatura, de quemar grasas, de perder peso y de aumentar su flexibilidad. Es muy positivo tener metas pero lo más importante de todo es intentar estar saludable y en forma, aumentar su autoestima y cambiar la forma en que ve su cuerpo, especialmente aquellos que son muy negativos. El ejercicio es una manera muy poderosa de aprender a amar su cuerpo, siempre y cuando lo haga por los motivos indicados.

Si lo hace para intentar encajar en un molde de cuerpo perfecto imposible de alcanzar, se sentirá infeliz y frustrado. El problema de intentar ser alguien que no somos es que es algo imposible. Así que hágalo por usted, por su salud física y mental. Haga ejercicio con regularidad lo pondrá en forma y las endorfinas liberadas en cada sesión mejorarán su ánimo considerablemente. Mientras más feliz se sienta, menos juzgará su cuerpo. Si tiene problemas para seguir una rutina de ejercicio, intente probar algo nuevo, entrene con algún amigo o diseñe pequeños objetivos para poder mantenerse motivado.

8. Evite los impulsos de estrés

Este es un problema multifacético que acaba con los esfuerzos de muchas personas. Los impulsos de estrés suceden cuando se siente mal o deprimido por algo; la forma en que se ve, por ejemplo. Estos impulsos van desde comer en exceso, especialmente comida chatarra, a beber demasiado o experimentar con drogas. Las personas se aferran a estos malos hábitos y terminan sintiéndose peor a largo plazo. Al principio, dejarse llevar por estos impulsos puede parecer necesario pero nunca es una buena idea.

Si depende de cosas que le hacen mal, su percepción de sí mismo tiende a ser negativa. Ya sea que esté con resaca o que no le entren más sus pantalones favoritos, no estará conforme con lo que ve. Esto dificulta más el proceso de eliminación de percepciones y de sentimientos negativos hacia usted mismo. Así que antes de agarrar esa botella o de comprar chocolates a granel, piense cómo va a sentirse después.

9. Rodéese de gente positiva

Las personas que lo rodean tienen un gran impacto sobre usted — la negatividad de otros puede atraer la negatividad a su vida y hará que cuestione cada una de las decisiones que tomó para estar mejor con usted mismo. Algunas personas son capaces de ignorar lo que piensan los demás, pero no se trata de una tarea fácil. Así que para aquellas situaciones en las que pueda controlar quiénes lo rodean, elija personas positivas y que le brinden apoyo.

Estar rodeado de personas positivas puede brindarle el apoyo y el estímulo necesarios para aprender a amar su cuerpo. Si se siente cómodo, comparta sus problemas con amigos cercanos o con familiares que sepas que tienen una actitud positiva y que lo ayudarán en cuanto puedan. Incluso la tarea simple de abrirse a los demás puede ahuyentar todos esos pensamientos negativos que tiene acerca de su cuerpo. También se sorprenderá al descubrir que quienes parecían seguros de sí mismos luchan contra los mismos problemas. Concéntrese en llenar su vida de personas positivas y deshágase de todos esos lazos tóxicos que lo alejan de su objetivo.

10. Resurja

Aprender a aceptar su cuerpo puede resultar una tarea muy agotadora y, por momentos, querrá tirar la toalla. Pero sepa que es algo temporal y que nos pasa a todos, incluso a los más seguros de sí mismos. Reconocer el hecho de que ha podido superar el desafío una vez lo preparará psicológicamente para darle revancha a la situación cuando se sienta mal o dude de sí mismo. A pesar de que la vida esté llena de obstáculos, es importante luchar por concentrarse en las cosas buenas.

Sólo recuerde que usted decide cómo quiere sentirse. Si aprendió a quererse tal cual es una vez, comprobará que puede hacerlo una y otra vez. Siéntase orgulloso de quien es y de todo lo que ha logrado e intente mantener la misma perspectiva que alguna vez le sirvió para lograr sus objetivos. El recuerdo de haber aprendido a amar su cuerpo lo impulsará a seguir. No se rinda. Levántese e inténtelo de nuevo

Share This Article

X