Trastornos Afectivo Estacional ESP

8 maneras en las que el clima influye en su salud

Todos hemos culpado al clima por cosas como la depresión, las migrañas y tal vez hasta una articulación adolorida o cuatro. Sin embargo, los estudios han demostrado que existen enlaces entre fenómenos meteorológicos extremos y ciertas enfermedades.

Aquí le presentamos ocho maneras en las que el clima afecta su salud y su bienestar en general…

1. Migrañas

La presión barométrica — o más bien un aumento en la humedad o una brusca caída de la temperatura — durante mucho tiempo ha causado acusaciones cuando se trata de generar jaquecas en víctimas a largo plazo. Sin embargo, últimamente la presión barométrica ha desencadenado migrañas en personas que no sufrían crónicamente de ellas. Por esta razón el aire seco y caliente con poca humedad y temperaturas estables son el clima preferido para quienes sufren de migrañas.

2. Eccema

Si tiene eccema, pensar en bikinis, pantalones cortos y camisillas puede hacerle dar ganas de hibernar. El verano es el momento perfecto para el tipo de piel escamosa y seca y para la picazón que ayudan a exacerbar los eccemas. Sin embargo, no puede ganar cuando el clima frío, seco y ventoso es igual de malo. El eccema reacciona cuando la temperatura corporal está en desequilibrio y la piel está demasiado caliente o demasiado fría.

3. Dolor articular

¿Le está molestando otra vez esa delicada rodilla o ese codo adolorido? Mire su termómetro, está frío y seco afuera, lo que significa que es el momento en el que el dolor artrítico en las articulaciones portantes comienza a aparecer. Ciertos estudios respaldan esto debido a que un descenso en la temperatura y la humedad causarán sensibilidad e inflamación en las articulaciones afectadas.

4. Depresión

Si hay una tormenta avecinándose y usted es propenso a la depresión, lo más probable es que haya una nube gris encima de su estado anímico también. Un estudio de la Universidad de Barcelona ha relacionado los cambios en la presión barométrica que ocurren comúnmente en las horas previas a la emanación de una tormenta eléctrica con síntomas de depresión mayor. Si sufre de trastorno afectivo estacional (o TAE) ya sabe que el clima frío estacional afecta negativamente su estado de ánimo.

5. Asma

Puede que huya del ejercicio por temor a desencadenar un ataque de asma. Sin embargo, sus vías respiratorias inflamadas pueden ser desencadenadas más por el clima que por la actividad física. Cuando se lleva aire frío hacia los pulmones tiene menos tiempo para calentarse en las vías respiratorias, lo cual causa inflamación repentina y la inevitable restricción respiratoria asociada con un ataque de asma.

6. Ataque al corazón

Podría abstenerse de palear la nieve si está en riesgo de una enfermedad cardiovascular o ha sufrido un ataque al corazón en el pasado. Pero su mayor amenaza podría ser más el frío extremo que el esfuerzo físico realizado al cargar la pesada nieve, lo cual provoca un estrechamiento de las arterias coronarias. Así que la próxima vez que su médico le haga prometer no palear la nieve de la entrada de su coche, tiene doble excusa — el esfuerzo físico y la temperatura. Lo mismo va para el calor extremo cuando la temperatura corporal sube y el cuerpo se encuentra peligrosamente deshidratado y proclive a un golpe de calor.

7. Enfermedad pulmonar

Si sufre de afecciones pulmonares crónicas, como enfisema o bronquitis, tenga cuidado con climas extremadamente calientes tanto como con los climas frígidos. Los largos períodos de clima caliente y húmedo le pondrán más estrés a su respiración, ya que los pulmones tratan de inhalar más oxígeno para reducir la temperatura corporal, lo cual genera sibilancias, tos y dificultad para respirar.

8. Alergias

¿Es usted uno de esos individuos desafortunados que pueden sentir el estornudo venir tan pronto como los brotes se asoman en primavera? Puede culpar al polen — especialmente si sufre de fiebre del heno, pero en los últimos años los estornudos incesantes, la congestión y el dolor sinusal en primavera han aumentado para los niños y para aquellos que nunca habían experimentado alergias antes (como yo). Parece que los cambios drásticos de temperatura y de humedad podrían ser responsables de estas explosiones repentinas de polen de las flores, los árboles y los pastos.

X