Señales de abuso de alcohol: Cuando el consumo de alcohol se convierte en un problema

El abuso del alcohol es una enfermedad muy seria con la que muchas personas se enfrentan diariamente. La mayoría de la gente disfruta de una copa de vino o de una cerveza después de un largo día de trabajo, pero la dificultad está en saber cuándo el consumo se ha convertido en un problema. El consumo ocasional puede convertirse rápidamente en un problema grave para muchas personas con problemas de adicción.

Si te preguntas si tú tienes (o alguien que conoces tiene) un problema con el alcohol, echa un vistazo a los signos y síntomas que se enumeran a continuación. Si estos síntomas te suenan familiares, es posible que debas considerar buscar ayuda profesional. El abuso del alcohol puede tener graves efectos a largo plazo sobre ti y sobre las personas que te rodean. Cuanto antes recibas ayuda, será mejor para ti y para tus seres queridos.

1. Pérdida temporal de la memoria y desvanecimientos

Si consume tanto alcohol que se desmaya continuamente o no puede recordar partes de la noche, podría indicar un problema con la bebida, especialmente si ocurre de forma regular. La incapacidad de recordar cosas que suceden cuando se está bebiendo es el resultado de niveles de alcohol en sangre muy excesivos, que realmente inhiben el funcionamiento normal del cerebro. Aunque esto sigue siendo problemático incluso si sólo ocurre de forma ocasional, puede ser el signo de graves problemas a largo plazo si se produce frecuentemente.

Si bebe hasta el punto de perder la memoria o desvanecerse, debería considerar seriamente la posibilidad de buscar tratamiento. El alcoholismo puede causar daños cerebrales permanentes e irreversibles, que afectan tanto su rendimiento cognitivo como su memoria. No merece la pena arriesgarse a sufrir daños cerebrales, y los desmayos provocados por el alcohol no son cosa de risa, sobre todo si se vuelve propenso a olvidar gran parte de la noche.

2. Beber para animarse

Si depende del alcohol para mejorar su estado de ánimo, esto significa una dependencia insana. Una copa de champán para brindar por una ocasión especial o una cerveza mientras mira un evento deportivo es completamente normal y aceptable, pero utilizar el alcohol como medio para sentirse mejor cuando no está contento es una señal de advertencia común del abuso de sustancias.

También es importante tener en cuenta que cualquier efecto de mejora del estado de ánimo que pueda tener el alcohol es sólo temporal. De hecho, se ha demostrado que aumenta el riesgo de depresión y ansiedad, por lo que recurrir a él como solución a sus problemas será mucho más perjudicial que beneficioso. Además, la ingesta de alcohol no conduce necesariamente a un estado de ánimo elevado, sino que puede volverlo socialmente retraído, melancólico o propenso a comportamientos inusuales o violentos. En pocas palabras, no debería utilizar el alcohol como solución a otros problemas, por ningún motivo.

3. Ha intentado dejar de beber, pero no puede

Muchos de nosotros hemos intentado dejar de beber, o al menos reducir el consumo, en algún momento. Si ha intentado varias veces reducir la cantidad que bebe, o si ha intentado dejarlo del todo y no consiguió dejar el hábito, puede ser un indicio de que tiene un problema con la bebida. Una vez que se vuelve adicto, es difícil controlar la cantidad de alcohol que ingiere cada día. Si ha intentado dejar el alcohol, pero, simplemente, no consigue dejar de tomar una o más copas al día, puede que sea el momento de buscar la ayuda de un profesional.

Con el tiempo, el alcohol crea una dependencia física. En otras palabras, su cuerpo llega a depender de él y sufrirá problemas de salud potencialmente graves si entra en abstinencia. En circunstancias extremas, esta abstinencia puede poner en peligro la vida. La prevención es el mejor tratamiento para estas eventualidades.

4. Bebe para ser “normal” o “encajar”

¿Siente que necesita beber alcohol para encajar, sobre todo cuando conoce a gente nueva por primera vez? Si no se siente cómodo en entornos sociales a menos que tengas una bebida en la mano, puede ser una señal de alerta temprana de un posible problema. Y lo que es peor, podría provocar un aumento del consumo de alcohol con el tiempo; después de todo, nadie puede evitar las situaciones sociales durante mucho tiempo.

No debería necesitar alcohol para tener una sensación de normalidad. Si lo necesita, puede ser un indicio de que está confiando en el alcohol como una máscara para tapar problemas más profundos. La terapia y el tratamiento son una gran ayuda para identificar esos problemas y a afrontarlos de forma más saludable. Tendrá que hacer algunos cambios en su estilo de vida, pero en última instancia, arribará a una situación mejor y más feliz después de buscar ayuda.

5. Piel enrojecida

Uno de los signos físicos del alcoholismo crónico es el enrojecimiento de la piel y la rotura de capilares en la cara. Este síntoma puede presentarse de diversas formas, desde mejillas sonrosadas hasta vasos sanguíneos visibles que se extienden por la cara como una tela de araña. Estos síntomas se producen debido a la presencia constante de alcohol en el torrente sanguíneo, lo que puede dañar la piel y los vasos sanguíneos más pequeños que llevan la sangre a regiones localizadas del cuerpo.

Si ha notado un cambio en su aspecto, o si otros han señalado un cambio en su aspecto, puede considerar reducir su consumo de alcohol, o eliminarlo por completo. Una vez que su cuerpo comienza a sufrir cambios físicos como resultado de la rutina de beber, es una señal de advertencia de que las cosas están llegando a un nivel problemático. Si le cuesta dejar de beber, o reducir el consumo, busque ayuda.

6. Manos temblorosas

El temblor de manos es uno de los síntomas más comunes del abuso del alcohol. Si experimenta temblores en las manos después de un día o una noche de consumo de alcohol, se debe a que los nervios de su cuerpo se han dañado debido a la ingesta excesiva de alcohol. Esto suele ocurrir en personas que consumen regularmente cantidades excesivas de alcohol, y es un síntoma grave que justifica la atención profesional y posiblemente una terapia de rehabilitación.

También puede experimentar temblores en las manos si bebe mucho, pero deja de beber de repente. Esto es un síntoma de una condición conocida como “delirium tremens”, coloquialmente llamado “ataque de ron”. En resumen, si tiene una dependencia física del alcohol, su cuerpo temblará si no lo bebe. Lo más probable es que note este temblor en las manos y que inhiba su capacidad para realizar tareas que requieran una motricidad fina. Por ejemplo, puede tener dificultades para utilizar una llave inglesa o escribir algo con un bolígrafo.

7. Problemas con los miembros de la familia como consecuencia del consumo de alcohol

Si tienes discusiones recurrentes con amigos y familiares en relación con sus hábitos de consumo de alcohol, esto puede ser un claro indicio de que sus hábitos son más graves de lo que cree. Si no puede dejar el alcohol cuando sus amigos y familiares le expresan su preocupación, es posible que sea adicto. Una vez que se llega a la adicción, es muy difícil dejar el hábito. Cuanto antes aborde sus problemas, antes podrá sanar su cuerpo y las relaciones que ha roto por culpa de la bebida.

Los expertos subrayan que los problemas en sus relaciones personales cercanas son un claro indicio de que su forma de beber ha alcanzado niveles problemáticos. Es normal resistirse a los impulsos de buscar ayuda, pero si los problemas de relación persisten mientras sigue bebiendo, debe prever que las cosas sólo van a empeorar. Busque ayuda antes de que eso ocurra; los amigos, la familia y las relaciones están entre las mejores cosas de la vida, y no debería arriesgarse a perder las suyas por un problema con la bebida.

8. Ser reservado o mentir

Si siente la necesidad de beber en secreto o de mentir a su familia y amigos sobre la cantidad de alcohol que consume, es claro que hay algo que no funciona. No mentiría sobre ello si pensara que es normal, y si lo hace, probablemente sea porque en el fondo sabe que tiene un problema, pero aún no está dispuesto a buscar ayuda. Si no puede hablar con sinceridad sobre sus problemas con el alcohol, debe buscar ayuda profesional para que lo ayude a afrontar su problema de abuso de sustancias.

La negación puede ser algo muy poderoso y es un elemento común del síndrome de adicción. Puede que se diga a sí mismo que está ocultando su forma de beber porque no quiere que su familia y amigos se preocupen por algo que realmente no es gran cosa, pero si no fuera gran cosa, no tendría que ocultarlo en primer lugar. Sea sincero consigo mismo. Su salud a largo plazo podría depender de ello.

9. Síntomas de abstinencia

Seguro que muchos de nosotros experimentamos ansiedad, insomnio y náuseas después de una noche de copas; estos síntomas son parte normal de una resaca. Sin embargo, si experimenta estos síntomas días después de haber intentado dejar de beber, podría ser porque se ha vuelto físicamente adicto al alcohol. Es la forma en que su cuerpo le dice que está pasando por la abstinencia del alcohol. Muchas personas en esta fase de recuperación también experimentan una depresión persistente y la pérdida de interés en las actividades que antes disfrutaban.

La buena noticia es que estos síntomas remitirán una vez que haya eliminado el alcohol de su sistema durante un periodo de tiempo prolongado y su cuerpo se haya reajustado a un estado más saludable. La otra cara de la moneda es que la mayoría de las personas con dependencia física del alcohol necesitan ayuda profesional para alcanzar este estado. Es muy difícil dejar un hábito de consumo problemático sin una guía experimentada y un amplio sistema de apoyo.

10. Beber por la mañana

Si ha empezado a beber a primera hora de la mañana, es casi seguro que tiene un problema con el alcohol. No hay ninguna razón para beber por la mañana, a menos que su cuerpo sea tan adicto que sienta que no puede empezar el día sin una copa. Lo más probable es que también tenga que conducir a algún sitio ese día, lo que significa que está dispuesto a ponerse al volante después de consumir alcohol. Si bebe por la mañana, necesita buscar ayuda lo antes posible para tratar su problema antes de que este acabe poniendo su vida, y la de otras personas, en peligro.

Sin embargo, tenga cuidado de no caer en el ciclo de excusar su comportamiento porque es capaz de limitar su consumo de alcohol a otros momentos del día más apropiados. Si bebe en exceso día tras día, o varias veces a la semana, su comportamiento está alcanzando niveles problemáticos y debe buscar ayuda antes de que las cosas se salgan de control.

11. Beber para aliviar el estrés

La bebida no debería utilizarse como mecanismo de soporte -y para muchas personas lo es-. Por eso se suele hablar del alcohol como un antidepresivo. Cuando se consume de forma responsable, el alcohol supone una actividad social para divertirse y disfrutar, no es algo a lo que recurrir para ayudar a lidiar con las emociones difíciles.

HelpGuide.org escribe que “muchos problemas con la bebida empiezan cuando la gente utiliza el alcohol para autocalmarse y aliviar el estrés. Emborracharse después de cada día estresante, por ejemplo, o coger una botella cada vez que se tiene una discusión con el cónyuge o el jefe”. Preste atención a la causa subyacente cada vez que usted -o alguien que conozca- sienta el impulso de servirse una copa después de un largo y duro día. Una forma mejor de afrontar el estrés es hacer ejercicio o salir con los amigos.

12. Ya se le ha ocurrido que podría haber un problema

¿Ha oído alguna vez el dicho “donde hay humo, suele haber fuego?” Eso podría traducirse en esto. Básicamente, si alguna vez se le ha pasado por la cabeza que podría tener un problema con la bebida, o si alguien cercano a usted se lo ha sugerido, probablemente significa que hay algo que no funciona.

13. Incapaz de respetar los límites de consumo de alcohol

Según la Clínica Mayo, uno de los principales síntomas de un trastorno por consumo de alcohol es ser incapaz de poner límites a la cantidad de alcohol que se consume. Una persona que no tenga un problema de alcoholismo debería ser capaz de asistir a un evento social o a una reunión con la intención de tomar sólo una copa. Según HelpGuide.org, las personas que luchan contra el abuso del alcohol o el alcoholismo pueden establecer estos límites para sí mismas, pero no serán capaces de cumplirlos.

14. Tiene una alta tolerancia al alcohol

Alguien que bebe a menudo y mucho acabará desarrollando inevitablemente una alta tolerancia al mismo. Algunas personas se refieren a esto como “aguante al alcohol” y podrían pensar que es algún tipo de cumplido o algo de lo que estar orgullosos, pero, tal como lo señala Very Well Mind, en realidad no tiene nada que ver con ningún tipo de habilidad física superior. Simplemente significa que esa persona bebe más que la media.

La fuente también nos explica cómo se define la tolerancia. Se desarrolla porque esa persona “a) necesita mayores cantidades de alcohol para lograr la intoxicación o el efecto deseado, o b) disminuye el efecto con el uso continuado de la misma cantidad de alcohol”.

15. Su vida social gira en torno a la bebida

Como hemos mencionado anteriormente, alguien que sufre de abuso de alcohol está constantemente pensando en la bebida. Tanto es así que toda su vida empieza a girar en torno a la bebida. Empezarán a acomodar esa forma de pensar a través de su entorno y su vida social empezará a girar en torno a la bebida. “Ha reducido o abandonado algunas de sus actividades sociales, laborales o recreativas debido a su consumo de alcohol. Esto se describe a menudo como un comportamiento de búsqueda de la bebida e incluye decisiones tales como sólo ir a eventos sociales que incluyan la bebida, o sólo salir con otros que beben”, escribe Very Well Mind.

También afectará las prioridades de la persona. Las cosas que antes eran importantes para ellos, como hacer ejercicio o salir con los amigos y la familia, dejan de serlo porque no se adaptan a un estilo de vida basado en la bebida. “Dedica menos tiempo a actividades que antes eran importantes para usted (salir con la familia y los amigos, ir al gimnasio, dedicarse a sus aficiones) debido a su abuso del alcohol”, escribe HelpGuide.org.

16. Está experimentando problemas en el trabajo

Una de las mayores señales de advertencia de que una persona tiene un problema con el alcohol es cuando empieza a afectar a sus responsabilidades explica HelpGuide.org. Por ejemplo, si alguien tiene problemas en el trabajo debido a su consumo de alcohol, es hora de dar un paso atrás y reconsiderar lo que es realmente valioso. Esto podría incluir presentarse al trabajo tarde, faltar al trabajo, no terminar los proyectos a tiempo, no poder llevarse bien con los compañeros, presentarse al trabajo borracho. Tampoco se limita a las obligaciones laborales. Puede tratarse de cualquier obligación o responsabilidad, como la escuela, la vida familiar, la relación con los amigos o los hijos.

17. Pensar constantemente en beber

La adicción es como un antojo que no cede. Puede abarcarlo todo, consumirlo y básicamente anular la vida de una persona. Gran parte de esto se debe al hecho de que no puede dejar de pensar en la bebida. Cuando está sobrio, piensa en cuándo pueden tomar su próxima copa. Cuando bebe, persigue esa sensación de aturdimiento.

Una buena forma de saber si sufre de abuso de alcohol es preguntándose: ¿pienso constantemente en la bebida? HelpGuide.org dice que hay que tener en cuenta esto cuando se trata de determinar si hay un problema: “Pasa mucho tiempo bebiendo, pensando en ello o recuperándose de sus efectos. Tiene pocos o ningún interés o compromiso social que no gire en torno a la bebida”.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X