Adicciones ESP

10 signos del abuso de alcohol: Cuando beber se convierte en un problema

El abuso del alcohol es una enfermedad muy seria con la que muchas personas se enfrentan diariamente. La mayoría de la gente disfruta de una copa de vino o de una cerveza después de un largo día de trabajo, pero la dificultad está en saber cuándo el consumo se ha convertido en un problema. El consumo ocasional puede convertirse rápidamente en un problema grave para muchas personas con problemas de adicción.

Si te preguntas si tú tienes (o alguien que conoces tiene) un problema con el alcohol, echa un vistazo a los signos y síntomas que se enumeran a continuación. Si estos síntomas te suenan familiares, es posible que debas considerar buscar ayuda profesional. El abuso del alcohol puede tener graves efectos a largo plazo sobre ti y sobre las personas que te rodean. Cuanto antes recibas ayuda, será mejor para ti y para tus seres queridos.

A continuación encontrarás 10 signos del abuso de alcohol:

1. Pérdida de la memoria temporal y bloqueos

Si consumes tanto alcohol que pierdes la conciencia o no puedes recordar fragmentos de tu noche, es posible que tengas un problema con la bebida. La incapacidad para recordar momentos que suceden cuando estás bebiendo es el resultado del exceso de alcohol, que impide que el cerebro funcione normalmente. Si sufres de pérdidas habituales de memoria por la bebida, debes considerar seriamente buscar un tratamiento.

2. Beber para animarse

Si necesitas del alcohol para mejorar tu estado de ánimo, es posible que te estés volviendo demasiado dependiente de la bebida. Una copa de champán para brindar por una ocasión especial o una cerveza mientras estás viendo un evento deportivo es totalmente aceptable, pero el uso de alcohol como un medio para sentirte mejor cuando no te sientes feliz es un signo común de abuso de sustancias.

3. Has intentado dejar de beber, pero no puedes

Muchos de nosotros hemos intentado dejar la bebida (o por lo menos reducir la cantidad) en algún momento. Si has intentado abandonar varias veces y parece que no puedes dejar el hábito, puede ser un indicio de que eres un adicto a la bebida. Una vez que te conviertes en adicto, es difícil controlar la cantidad de alcohol que bebes cada día. Si has intentado dejar la bebida y no puedes, puede ser el momento para que busques la ayuda de un profesional.

4. Si bebes para ser “normal” o “para encajar”

¿Sientes que necesitas alcohol para adaptarte socialmente? Si no te sientes cómodo en situaciones sociales a menos que tengas una copa en la mano, tal vez tengas un problema. No deberías necesitar del alcohol para tener la sensación de normalidad. Si este es el caso, es posible que dependas del alcohol para hacer frente a cuestiones más profundas.

5. Piel enrojecida / rotura de capilares en la cara

Uno de los signos físicos de alcoholismo crónico es el enrojecimiento de la piel y la rotura de capilares en la piel del rostro. Si has notado un cambio en tu apariencia (o si otros te lo han comentado), es posible que debas considerar la posibilidad o de reducir tu consumo de alcohol o de buscar un tratamiento para tu adicción.

6. Manos temblorosas

El temblor en las manos es uno de los síntomas más comunes del abuso de alcohol. Si estás experimentando temblores en las manos (especialmente después de un día / noche de beber), es debido a que los nervios de tu cuerpo han sido dañados por el exceso de alcohol. Si esto te sucede con frecuencia, definitivamente necesitas ver a alguien para hacer frente a tus problemas.

7. Problemas con miembros de la familia como resultado de la bebida

Si estás teniendo discusiones continuas con amigos y miembros de tu familia en relación a tus hábitos de consumo, esto puede ser un claro indicio de que tus hábitos son más graves de lo que piensas. Si no puedes dejar el alcohol cuando tus amigos y miembros de tu familia expresan su preocupación, te has convertido en un adicto. Una vez que eres adicto, es muy difícil romper el hábito. Cuanto antes determines tus problemas, más rápido podrás sanar tu cuerpo y las relaciones que has roto debido a la bebida.

8. Beber en secreto o mentir sobre tu consumo de alcohol

Si sientes la necesidad de beber en secreto o de mentirles a tus amigos y familia acerca de la cantidad de alcohol que consumes, se puede decir que algo está mal. No deberías estar mintiendo al respecto si pensases que es normal. En este punto, probablemente te has dado cuenta de que tienes un problema, pero no estás dispuesto a buscar ayuda. Si no puedes dejar de mentir acerca de tus problemas con el alcohol, tu vida puede escaparse de tu control rápidamente. Necesitas buscar ayuda de inmediato para hacer frente a tu problema de abuso de sustancias.

9. Ansiedad, insomnio, náuseas cuando dejas de beber

Sin duda, muchos de nosotros experimentamos ansiedad, insomnio y náuseas después de una noche de copas (es parte de la resaca), pero si experimentas estos síntomas durante días después de haber intentado dejar de beber, es muy probable que se deba a que eres adicto. Tu cuerpo está experimentando estos síntomas ya que está sufriendo del síndrome de abstinencia del alcohol. Esto significa que tu cuerpo se ha vuelto tan dependiente del alcohol que no sabe qué hacer cuando dejas de beber. Afortunadamente, estos síntomas desaparecerán con el tiempo, una vez que hayas eliminado el alcohol de tu cuerpo durante un período de tiempo significativo.

10. Beber en la mañana

Si has comenzado a beber por la mañana, es casi seguro que tienes un problema con el alcohol. No hay razón para beber por la mañana, a menos que tu cuerpo esté tan adicto a la bebida que sientas que no puedes comenzar tu día sin una bebida. Lo más probable es que tengas que conducir hacia algún lugar ese día también, lo que significa que estás dispuesto a ponerte al volante después de consumir alcohol. Si estás bebiendo en la mañana, es necesario buscar ayuda tan pronto como sea posible para hacer frente a tus problemas antes de que tu problema termine poniendo tu vida y la vida de otros en peligro.

X