Bebés ESP

Signos de alerta temprana del deterioro auditivo en los bebés

Se preguntará como padre de familia, especialmente cuando es padre primerizo, cómo saber si la capacidad auditiva de su bebé está deteriorada. Claro, puede hacer que su médico le realice un examen auditivo. Sin embargo, hay indicadores que los padres y cuidadores también pueden tener en cuenta para saber si la capacidad auditiva de su bebé está afectada o subdesarrollada.

Los siguientes signos de advertencia temprana de la pérdida auditiva en bebés y niños pequeños no son causa inmediata de temor. Sin embargo, si se presentan signos múltiples, deberá consultar a su médico de inmediato…

1. No responde a sonidos fuertes

Una de los primeras formas de detectar el deterioro de la capacidad auditiva que los padres pueden probar en los bebés desde recién nacidos, incluso hasta los 3 meses de edad, es su respuesta a sonidos fuertes — por ejemplo, el sonido de objetos que se caen, aplausos, el ladrido de un perro, el escape de un coche, el sonido de un trueno, un despertador, música e incluso voces. Su bebé debe de asustarse en respuesta a estos sonidos fuertes.

2. Falta de respuesta a voces familiares

Los bebés con audición aguda responderán a voces familiares — como las de sus padres o hermanos. Pueden quedarse en silencio y girar sus rostros hacia el sonido de un padre que llega a casa o a una habitación cercana. Incluso pueden despertarse si escuchan el incremento en el volumen de una voz familiar en una habitación cercana.

3. No se calma con las vocales suaves

La mayoría de los bebés también se siente atraída por el relajante sonido de las vocales suaves. Esas ooos de larga duración, los ahhhhs y ohhhs calmarán a la mayoría de los bebés quisquillosos o llorones y alrededor de los 2 a 3 meses de edad notará que el bebé empieza a imitar los sonidos de las vocales (es decir, ohhhs).

4. No disfruta de hacer ruido

A medida en que los bebés exploran sus voces y aprenden que los seres humanos responden a sus gritos, risas y llantos, comenzarán a encontrar placer en hacer ruido. Por ejemplo, verá que ciertos bebés sacuden objetos como sonajas, campanas, juguetes de apretar, y hasta los golpean porque disfrutan de hacer sonidos. Si no empiezan a hacer ruido durante los 4 a 5 meses de edad, pueden tener dificultades auditivas.

5. Falta de balbuceo

Es difícil encontrar un bebé de 4 a 6 meses de edad que no balbucee constantemente — ya sea para sí mismo, como a mamá, a papá, a sus hermanos y a los familiares que hablan con ellos. Durante este tiempo, los bebés utilizan a su audiencia para empezar a imitar palabras y para comunicarse en voz alta con ella.

6. Ninguna reacción a cambios en el tono

Cuanto tienen aproximadamente de 6 a 7 meses de edad, la mayoría de los bebés será capaz de diferenciar los distintos tonos de voz. Por ejemplo, un bebé no puede responder a un fuerte “no” a los 3 meses porque no entiende que el tono es negativo. Sin embargo, a los 6 meses un bebé con audición saludable debe entender un “no” y el tono que se le aplica a la palabra.

7. No responde a la música ni a las vibraciones

Al acercarse al primer año, los bebés responderán con saltos y movimientos al escuchar música. Al instante pueden comenzar a saltar al escuchar música o puede parecer como si oyeran y sintieran ruidos como el bajo o un juguete vibrador o una silla.

8. No hay reacción ante su llamado

La mayoría de los bebés reacciona al escuchar su nombre a la edad de 8 a 12 meses. Un signo principal de discapacidad auditiva y parte de un examen de audición médica es el nivel de respuesta o falta de esta de un bebé cuando se lo llama por su nombre.

9. No fluctúa en tono

Un bebé que oye el sonido de su voz claramente y entiende y disfruta de la reacción en sus padres, aprenderá rápidamente a variar su tono cuando se ríe, balbucea y grita para llamar la atención.

10. Falta de intento de pronunciar palabras

Los bebés con un desarrollo saludable de la audición comenzarán a emitir palabras por medio de vocales que ya conocen y más tarde con las consonantes a la edad de aproximadamente 9 a 10 meses. Sus suaves ooos y ahhs comenzarán a ser complementados con mmmms y bbbbbs al intentar imitar a sus padres, al cantar junto con la música y al tratar de decir palabras conocidas como mamá o “papá”.

Share This Article

X