Crianza ESP

Siete juegos que contribuyen con el desarrollo cognitivo de los niños

El desarrollo cerebral es clave durante los primeros años de vida de un individuo (hasta los 25 años, según afirman los expertos). Sin embargo, la mente de un niño es como una esponja en sus primeros años, por lo que es un gran momento para sacar ventaja de cualquier experiencia de aprendizaje.

A veces, aprender puede resultarles muy aburrido a sus hijos, por mucho que se esfuerce por hacerlo lo más ameno posible—así que recurrir a actividades y juegos es una manera maravillosa de despertar su interés y de mantenerlos motivados. A continuación, le mostraré siete opciones divertidas y desafiantes para estimular a su pequeño…

1. El juego de los colores

Este juego aparece en el sitio web Neuroscience for Kids. La premisa básica es que el niño aprenda a separar palabras de colores en el cerebro al decir en voz alta el nombre del color de las letras que aparecen en la pantalla, que no coincide con el color que representa.

Por ejemplo, si en la pantalla aparece la palabra “rojo”— pero las letras en realidad son de color azul, entonces la respuesta correcta sería “azul”. Esto obliga a su hijo a separar rápidamente el color de la palabra. Aumente la dificultad poco a poco y haga que su hijo repita el ejercicio varias veces hasta que adquiera agilidad. Puede jugar con ellos si lo desea, ¡un poco de actividad cerebral nunca les viene mal a los adultos!

painting

2. Pato, pato, ganso

WebMD recomienda que use este juego en niños de edad preescolar para ayudarlos a desarrollar la “inteligencia social” y para enseñarles que no siempre es posible ganar en un juego. Se trata de una actividad grupal—así que debe hacer que los pequeños se sienten en círculo mirando hacia el frente.

El niño “que la es” (el que llama) camina alrededor del círculo dando una palmadita suave en la cabeza de cada jugador y llamándolos “pato”— hasta que decida llamar a uno “ganso”. El trabajo del “ganso” es correr detrás del llamador y marcarlo antes de que se siente en el lugar que él ocupaba. Como se habrá imaginado, esta también es una excelente actividad física.

shutterstock_357632882

3. Juegos de patrones de memoria

Desarrollar la memoria en los primeros años de vida es un factor clave para la adultez, aunque encontrar métodos eficaces de hacerlo se ha vuelto todo un desafío para las generaciones más jóvenes, ya que tienen todo el material servido y el acceso a la información es casi instantáneo gracias a las computadoras, las tabletas y la televisión.

El juego de memoria de PlayKidsGames.com permite que su hijo aprenda a recordar patrones después de haberlos visto por muy poco tiempo (en este caso, segundos). Hasta puede seleccionar el nivel de dificultad para que se adapte a niños de hasta undécimo grado.

shutterstock_377189251

4. Juegos con alto contenido de acción

Sí, sabemos lo que piensa al respecto— los videojuegos vuelven flojos a sus hijos y les transmiten actitudes y comportamientos “violentos”. Para su sorpresa, Psychology Today, opina todo lo contrario.

Dicho sitio web no menciona un juego en particular pero asegura que “algunas pocas investigaciones bien controladas han registrado los efectos positivos de los videojuegos en el desarrollo mental.” Los juegos de ritmo acelerado aparentemente benefician la inteligencia “visual-espacial”— es decir, la habilidad de organizar la información visualmente y de aprender por medio de imágenes. Algunos juegos hasta han demostrado mejorar la memoria, agrega el sitio.

shutterstock_269883446

5. El juego de la concentración

EmpoweringParents.com recomienda esta actividad, ya que puede adaptarse a distintas edades. Para los niños pequeños, coloque en fila unos cuantos juguetes, luego cúbralos y quite uno. El objetivo para los jugadores es adivinar qué juguete falta.

Para los más grandes y adolescentes, el sitio sugiere que coloque distintos objetos frente de ellos y luego los quite de su vista después de 15 minutos. Vea cuántos objetos son capaces de recordar. Comience con cinco y gradualmente aumente la dificultad.

shutterstock_337675364

6. Rompecabezas

Los viejos y pasados de moda juegos de cartón que no necesitan baterías (ni conexión a internet) son una manera asombrosa de estimular la mente de los más pequeños, explica Scientific American. Dicho blog nos recomienda una lista de juegos, aunque algunos ya no se fabrican.

Uno de ellos, llamado Rush Hour, puede jugarse de forma individual o grupal y desafía la inteligencia espacial del niño al tener que intentar sacar de un laberinto un pequeño automóvil con movimientos limitados y tan sólo una salida (cabe aclarar que hay otros vehículos en el camino y antes de empezar debe elegir con cuál va a jugar por medio de una tarjeta). Hay otras variaciones del juego en la que se usan bloques o piezas en lugar de automóviles pero el objetivo sigue siendo el mismo.

shutterstock_388162270

7. Concurso de payasadas

Si bien muchos juegos de estrategia para niños apuntan a mejorar la memoria y la lógica, las actividades que promueven el pensamiento abstracto también son muy útiles— en otras palabras, es importante estimular la creatividad y la habilidad de buscar soluciones alternativas a la hora de resolver problemas.

Parents.com sugiere los “concursos de payasadas” como una manera de estimular la creatividad de los más pequeños. Esto consiste, por ejemplo, en desafiarlos a dibujar una versión única y extraña de un gato. Otra opción puede ser hacerlos inventar un baile gracioso, que resulta muy entretenido en ambientes grupales.

shutterstock_333330161
X