Hijos ESP

Siete formas de evitar que su hijo se resfríe o enferme de gripe

Por mucho que se esfuerce, tarde o temprano su hijo se contagiará un resfriado o una gripe en algún momento de su vida. Sé que esta idea resulta bastante atemorizante y preocupante para cualquier padre; sin embargo, es importante mantener la calma y ser lo más racional posible para lograr controlar la situación.

Las gripes tienen cura, pero requieren la intervención de un experto si los síntomas empeoran o se prolongan. No obstante, a continuación le presento siete pasos a seguir en caso de que su hijo se contagie una gripe o un resfriado…

1. Tómele la fiebre

Puede que al tocarle la frente sienta que su hijo tiene fiebre pero deje que el termómetro lo decida por usted. Además, por más que el pequeño tenga vómitos u otros síntomas sospechosos, no quiere decir que se trate de la influenza.

WebMD señala que el principal indicador de la gripe en niños es la fiebre elevada que supera los 40 grados Celsius. Sin embargo, recién se considera fiebre cuando la temperatura corporal supera los 38 grados Celsius (lo cual no es un síntoma del resfriado común).

fever

2. Hidrátelo

Los bebés y los niños pequeños se deshidratan con mayor facilidad que los adultos, así que debería prestarle muchísima atención a este punto si su hijo tiene los síntomas típicos de una gripe o un resfriado. Kidshealth.org explica que la fiebre hace que los más pequeños pierdan muchísimas sales corporales y fluidos.

Los vómitos y la transpiración excesiva también aumentan los riesgos de deshidratación. Dicha fuente virtual asegura que signos tales como la resequedad bucal, los llantos sin lágrimas, la disminución de la frecuencia de orina y la piel fría al tacto indican que el niño necesita beber agua de inmediato. Si al pequeño le cuesta beber fluidos debido al dolor de garganta, puede suministrarle algún analgésico de venta libre para aliviar las molestias.

boy drinking water

3. Prepárele comidas livianas

Los infantes con apetito saludable simplemente dejan de comer alimentos sólidos si están incubando una gripe o un resfriado. La revista Today’s Parents sugiere que los más pequeños coman alimentos fáciles de digerir tanto cuando estén mal del estómago como cuando estén engripados o resfriados.

Entre las opciones sugeridas están el yogur y el kiwi, ya que son fáciles de tragar y, en el caso de la fruta, está repleta de vitaminas que permiten reforzar el sistema inmunológico.

baby food

4. Libere las vías respiratorias

Como ocurre con los adultos, las narices de los más pequeños pueden congestionarse al tener que lidiar con gripes o resfriados. Esto es más complicado en el caso de los bebés que deben ser amamantados y en ese momento no pueden usar la boca para respirar.

Healthline.com sugiere que coloque un humidificador de agua fría en la habitación del niño para acabar poco a poco con la congestión. Puede aplicarle un spray salino (sal) en las fosas nasales para aflojar la mucosidad y luego remover el bloqueo con una jeringa de pera. El sitio recomienda no usar sprays nasales con medicamentos.

Humidifier

5. No comparta juguetes

Los gérmenes constituyen una parte importante de un resfriado o gripe y a estos les encanta aferrarse a cualquier cosa que les permita ingresar al organismo de otras personas. Parents.com recomienda que su hijo no comparta juguetes con amigos o hermanos mientras esté enfermo.

La misma regla se aplica a toallas y cepillos de dientes. Reducir la cantidad de abrazos también forma parte del plan anticontagio, aunque es difícil hacerlo cuando su hijo parece necesitar más cariño que nunca. Intente demostrarle cuánto lo quiere con señales como caricias o diciéndole cuánto lo ama más seguido.

flu shot 5

6. Decláreles la guerra a las superficies infectadas

No se puede saber con precisión con qué otras superficies estuvo en contacto su hijo, así que lo mejor es limpiar todo lo que esté a su alcance. The Environmental Protection Agency (EPA) brinda una lista de desinfectantes que han demostrado ser efectivos a la hora de acabar con los agentes patógenos que causan enfermedades.

¡No tenga miedo! Colóquese los guantes y limpie teléfonos, baños, controles remotos y picaportes. Puede repetir el proceso varias veces al día si su hijo se pasea por distintos lugares de la casa mientras está enfermo. De esta forma evitará que las demás personas se contagien.

flu shot 4

7. La prevención es el mejor remedio

Por supuesto, lo mejor que puede hacer es ayudar a su hijo a que no se enferme. WebMD sugiere que las rutinas de higiene y las vacunas son “dos armas poderosas” para combatir enfermedades.

Enséñele a su hijo la importancia de lavarse las manos, en especial antes de comer y después de ir al baño. También acostúmbrelo a estornudar en el interior del codo o sobre un pañuelo. Siempre promueva la buena higiene y, por ejemplo, puede recompensar a su pequeño con pegatinas y otros premios cada vez que cumpla con las normas de higiene establecidas.

flu

X