Crianza ESP

Siete consejos para ayudar a su hijo a dejar los pañales por el orinal

Llega un momento en la vida de todo pequeñito en el que debe dejar atrás los pañales y empezar a estar atento a sus necesidades fisiológicas. Este es todo un desafío tanto para usted como para el niño, así que la paciencia será una virtud clave a ejercitar si desea ser exitoso.

Algunos están más preparados para pasar al orinal que otros, incluso antes de cumplir los dos años. No se alarme ni obligue a su hijo a usarlo si siente que no está listo, ya que esto traerá más problemas que soluciones. A continuación, le mostramos siete consejos útiles para preparar a su niño o niña para dar el gran paso…

1. Déjelo correr libremente

Literalmente, si su hijo todavía usa pañales y estos son súper absorbentes, ni siquiera se dará cuenta de que ha hecho pipí y lo último que se le cruzará por la cabeza es acercarse al orinal.

La revista Parents aconseja que lo deje correr desnudo antes de la hora del baño para ver si decide por su cuenta usar el mini-retrete. Una vez que descubra que orinarse encima sin pañales no es nada agradable, poco a poco puede incorporar prendas a la experiencia, agrega la misma fuente.

shutterstock_330367352

2. Sobórnelo si es necesario

Algunos niños necesitan más incentivos que otros para superar la etapa de transición– después de todo, ¿por qué deberían correr al baño si tienen un cómodo pañal a su disposición?

Quizás la palabra “soborno” no sea la apropiada– si se siente más cómoda con la palabra “recompensa”, úsela sin problemas. BabyCenter.com asevera que un pequeño reconocimiento por hacer las cosas bien puede facilitarle muchísimo las cosas al entrenar a su pequeño para que vaya al baño (pero sólo debe hacerlo en las primeras etapas, agrega el artículo).

shutterstock_346121558

3. Enséñeles qué deben hacer

La revista Parents afirma que no es mala idea enseñar con el ejemplo en esta situación. Por ejemplo, el artículo explica que vestir a su hijo con ropa interior de niño grande (calzoncillos) y una remera o camiseta y hacer que papá haga lo mismo es una estrategia muy útil.

La fuente recomienda resguardar los muebles y demás artículos hogareños a modo de precaución– después de todo, tener que limpiar una alfombra llena de pipí no es nada barato. Cuando tenga ganas de ir, su pequeño no se sentirá tan fuera de lugar con papá vestido de la misma manera mostrándole qué debe hacer.

baby toilet

4. Convierta el orinal en el asiento preferido de su hijo

La clínica Mayo sugiere que haga sentar a su pequeño en el orinal (por más que use pañales) en la habitación en la que más tiempo pase (no necesariamente tiene que ser el baño).

Lleve la experiencia a otro nivel y deje que el niño decore a su manera el orinal para que se sienta más identificado con él. No tiene nada de malo permitirles que coloquen algunas pegatinas en la superficie del mini retrete para hacerlo lucir más atractivo.

shutterstock_246461050

5. Gradúe los pantalones de entrenamiento

La clínica Mayo asegura que si bien al principio le costará dejar de lado los pañales absorbentes, al cabo de unas semanas debería reemplazarlos por pantalones o ropa interior de entrenamiento.

Todo depende de cuán cómodo se sienta con la idea de tener que lidiar con un posible incidente pero los pantalones de entrenamiento son fáciles de quitar o poner y ofrecen algo de protección ante una emergencia. Además, agrega la misma fuente, puede permitirle al pequeño que elija el diseño de los pantalones o de la ropa interior de entrenamiento que más le guste.

Potty Training

6. Divida el entrenamiento en sesiones

Parenting.com sugiere que se tome un par de horas dos veces al día para hacer que su hijo se acostumbre a sentarse en el orinal al colocarlo sobre el cada 15 minutos más o menos durante la hora de juego regular. Al final de la sesión, puede reemplazar el pañal o los pantalones de entrenamiento.

El sitio asegura que las sesiones por la mañana y la tarde son ideales cuando los pequeños se encuentran en un ambiente familiar. Repita esto los primeros dos días y luego, al tercer día, lleve al niño al inodoro cada 15 minutos a lo largo del día. Lleve con usted un orinal adicional si planea pasar el día fuera de casa.

shutterstock_244834723

7. Involucre en el proceso a los tutores, docentes y cuidadores

Si su pequeño está en pleno proceso de aprendizaje para usar el orinal, lo mejor es notificárselo a los maestros y cuidadores del niño para que puedan cooperar. Además, debe enseñarle a su hijo a pedir ir al baño cuando tenga ganas de orinar y familiarizarlo con el sanitario para que no sienta que es un lugar aterrador.

Parenting.com también sugiere que les facilite a los cuidadores o maestros algunas pegatinas o recompensas para que se las dé al niño cada vez que cumpla con su objetivo. Si le preocupa que su hijo no use el retrete por miedo a tener que hacer sus necesidades mientras está rodeado de extraños, llegue un rato antes a la guardería y acompáñelo al sanitario.

shutterstock_333376544
X