Niños ESP

Siete comportamientos extraños de los niños pequeños y sus significados

Su pequeño debe hacer muchísimas cosas sin explicación y es probable que usted las catalogue como payasadas de niños que buscan llamar la atención. Después de todo, les encanta hacer cosas adorables (cuando no están haciendo berrinches en público) y no le hacen daño a nadie.

Sin embargo, según la revista estadounidense Parents, su hijo le envía señales cuando algo está mal y trata de comunicarse a través de su comportamiento. A simple vista parecen actitudes inocentes pero, si aprende a descifrarlas, podrá atender mejor sus necesidades. A continuación, le presentamos siete comportamientos típicos de las criaturas y sus significados…

1. Desnudarse en público

La revista Parents señala que muchos pequeños sienten la necesidad de estar desnudos, ya que todavía no conocen los beneficios de usar ropa en público. Dicha revista afirma que los desnudos son una fuente de orgullo para los niños y muchas veces lo hacen para “medir límites”. Es su forma inocente de rebelarse contra el sistema.

Los especialistas de la revista sugieren que los padres hagan participar al niño en el proceso de vestimenta y preguntarle, por ejemplo, qué par de pantalones prefiere ponerse. Dejarlos andar como Dios los trajo al mundo es aceptable dentro de la casa, pero no en otras situaciones.

shutterstock_107495336

2. Temblar

Puede que haya notado que a veces su hijo tiembla de forma involuntaria. Algunos expertos lo llaman “ataque de temblor” y llevan a muchos padres a pensar que sus hijos sufren de convulsiones o cualquier otro problema más serio.

Según una publicación del sitio web del National Centre of Biotechnical Information, estos ataques son “un trastorno benigno poco común” que se da en bebés y niños pequeños. Esto significa que son inofensivos y desaparecen con el tiempo. Sin embargo, la misma publicación recomienda que busque ayuda profesional para descartar cualquier problema en el sistema nervioso.

vision baby

3. Morder todo

Muchos niños atraviesan la temida fase de las mordidas o mordiscos — en la que no sólo atacan objetos, sino padres, otros niños o ellos mismos. La American Psychological Association (ASA) afirma que entre un tercio y la mitad de los niños pequeños reciben mordidas o mordiscos de sus compañeros en las guarderías.

Si bien puede vincularse con las molestias dentales, la ASA sugiere que puede tratarse de una forma de expresar ira y frustración. Dicha organización sugiere que, en lugar de estigmatizar dicho comportamiento, intente detectar los motivos que lo desencadenan y ayudar a su hijo a modificarlo. Una charla breve de niño a adulto sobre por qué morder está mal también suele ser muy útil.

Healthy Eating Baby

4. Golpearse

Puede que haya notado que su hijo se golpea a sí mismo en la cabeza o se choca contra algo. Para los adultos es un espectáculo terrible de presenciar, pero no es tan dañino como parece. La revista Parents afirma que se denomina “conducta de autolesión” y a veces tiene que ver con un desequilibrio neuroquímico que lleva a que los niveles de endorfina se eleven de forma brusca y provoquen una “reacción eufórica” (aclaración: la liberación de endorfinas también puede hacer que la zona golpeada se adormezca y el niño no sienta dolor).

Sin embargo, en casos más extremos, los golpes auto-infligidos pueden ser una señal de autismo o de convulsiones, según este artículo. Además, puede estar vinculado con el dolor provocado por una infección en los oídos o con la frustración por no poder comunicarse. El artículo sugiere que tome nota de los momentos en los que este comportamiento ocurre y que intente detectar algún factor desencadenante. No dude en consultar a un pediatra si nota que dicho comportamiento se vuelve preocupante.

baby in crib

5. Bebe agua de la bañera

Sucede que cada vez que mete a su hijo en la bañera, quiere beber un sorbo o trago de agua — lo que es inofensivo pero bastante desagradable. Sin embargo, a veces parece como si estuviese bebiendo leche en vez de agua. ¿Estará sediento? Quizás no, afirma la revista Parents, “para su hijo, [la bañera] es como una gran fiesta de té y él está sentado en la tetera.”

BabyCentre, una página web muy popular sobre paternidad, asegura que es totalmente normal que su bebé quiera probar el agua de la bañera y, para evitarlo, sugiere que meta otros juguetes en el agua para distraerlo. También puede ofrecerle una taza de agua fresca mientras esté bañándose para que pueda poner en práctica los sorbos. Y lo mejor de todo es que no hay ningún problema si se le vuelca.

shutterstock_290382530

6. Meterse objetos en el rostro

A medida que su hijo crece y se convierte en un infante, comienza a sentirse cada vez más intrigado por descubrir su propio cuerpo y esto implica darse cuenta de que las orejas, la nariz y la boca son compartimentos ideales para meter juguetes u otros objetos. Según un artículo publicado en Chicago Tribute en 2012, las criaturas hacen esto para entretenerse o para divertir a otros.

Una edición de la revista Parents elaboró una lista de los diez objetos más comunes que los niños aman meterse en la nariz. Algunos de ellos lo sorprenderán, como las piezas de juegos de mesa, las pasas de uva y las piedras. Enséñele a sacárselos con delicadeza o consulte a su médico si el objeto se ha quedado atascado.

Only Child

7. Gritos repentinos

También hay momentos en los que su hijo se da cuenta de que puede recibir atención de inmediato con un grito potente e inesperado. Por lo general, estos gritos ocurren de forma abrupta y le hacen creer que algo anda mal en su hijo. Sin embargo, los expertos afirman que se trata de una fase normal de desarrollo y no hay nada malo en ella (a pesar de que piense lo contrario).

Los especialistas sugieren que no castigue estos comportamientos; más bien tómelos como una forma normal de expresión de su hijo, debido a que puede incrementarse si trata de reprimirlos. También puede ocurrir que el niño quiera experimentar con los sonidos o esté tratando de expresar algún tipo de frustración. Ignorar este tipo de manifestaciones puede reducir la necesidad de gritar que siente su hijo.

crying child
X