Diabetes ESP

Seis síntomas reveladores de la diabetes infantil

La diabetes es considerada una enfermedad típica de adultos y suele ser consecuencia de cambios en la alimentación y en el estilo de vida (como el consumo abusivo de alcohol). No obstante, en los Estados Unidos, un niño de tres años se convirtió en el paciente más joven en ser diagnosticado con diabetes tipo 2 (que, por lo general, se desarrolla en edad adulta), mientras que la diabetes tipo 1, que incapacita la producción de insulina para procesar azúcares, puede afectar a los infantes desde edades muy tempranas.

La diabetes infantil puede ser fatal si no se la detecta a tiempo y si no se suministra la insulina necesaria. Conocer los síntomas de la afección es importante a fines de actuar con rapidez, por lo que a continuación le presentamos los más comunes en ambos tipos…

1. Micción frecuente

Es difícil descubrir si su hijo orina más de lo común, aunque si nota que el pequeño moja sus pantalones (o la cama) con frecuencia o se queja de tener que ir más veces de las que acostumbra al sanitario, puede tratarse de un motivo de preocupación.

KindsHealth.org señala que la micción frecuente es la manera que tiene el organismo de reaccionar ante la acumulación de glucosa (azúcares) mal desglosada. Los riñones intentan eliminar el exceso de azúcares por medio de la orina.

Child Washroom

2. Sed excesiva

La micción frecuente sin dudas provocará más sed a medida que el organismo del niño intente mantenerse hidratado. Según los expertos, no es que la criatura esté más sedienta en determinados momentos — también puede ser algo continuo.

La necesidad constante de beber líquidos además incrementa las ganas de orinar, por lo que se vuelve algo obvio a medida que el ciclo se extiende, señala la clínica Mayo. Si su hijo le pide más jugo o agua a cada rato, puede ser más que amor por su bebida preferida — es probable que el niño busque aplacar la sed insaciable que le causa la diabetes.

Drinking Juice

3. Pérdida de peso

Si su hijo no recibe cantidades suficientes de insulina en sangre, su cuerpo comenzará a utilizar otras fuentes de energía como grasas y azúcares. Esto puede causar cambios significativos en la apariencia y en el peso corporal del niño.

Según la clínica Mayo, si el organismo transforma las grasas en la principal fuente de energía, se crea una acumulación de ácidos en el torrente sanguíneo. Esta afección se conoce como cetoacidosis diabética y requiere una visita al hospital. Esté atento a síntomas como náuseas, fatiga y dolor abdominal.

Weight loss - Child

4. Problemas de visión

La Canadian Diabetes Association señala que la diabetes es una de las principales causas de ceguera (retinopatía diabética) en Norteamérica. Esta enfermedad afecta la retina y los vasos sanguíneos del ojo, lo que hace que se deteriore la visión a medida que pasa el tiempo.

Dicha asociación explica que la diabetes se manifiesta en los pacientes de distintas formas y en diferentes fases, que van desde visión borrosa hasta pérdida sorpresiva de dicho sentido. La misma fuente afirma que este mal afecta al 23% de los individuos que padecen diabetes tipo 1.

Impaired Vision - Child

5. Cambios de humor

Es probable que su hijo haya perdido esa sonrisa radiante que lo caracterizaba — y esto puede deberse a que algo no anda bien en sus niveles de azúcar. En 2011, HealthCentral reveló en un artículo que los cambios de humor son difíciles de detectar en niños irritables.

HealthCentral explica que la falta o el exceso de azúcar en sangre (glucemia) genera efectos contrarios en su hijo. El exceso resulta en hiperglucemia y hace que los afectados estén acelerados o se sientan molestos.

Moody Child

6. Debilidad

La fatiga prolongada e inexplicable en los niños puede ser un signo de hipoglucemia (niveles bajos de azúcar en sangre) y causa debilidad y temblores, según HealthLinkBC. Un estudio realizado en adultos con diabetes tipo 1 concluyó que aquellos que mantenían niveles de azúcar bajos por la noche se despertaban sin energía por la mañana. Por lo visto, los efectos se prolongaron durante toda la jornada y los participantes del estudio se cansaban mucho más rápido que el resto al realizar actividades al día siguiente.

Otra causa posible de fatiga en las personas diabéticas es el trastorno neuropático (lesiones en los vasos sanguíneos). La enfermedad se produce cuando los niveles de azúcar permanecen elevados durante mucho tiempo y generan hormigueos, adormecimiento, deterioro muscular y debilidad en las articulaciones. Esto suele darse con mayor frecuencia en adultos, aunque tarda en desarrollarse y empeora con el consumo de alcohol y otros factores.

Weak Child
X