Niños ESP

Seis maneras de promover la buena salud mental en los más pequeños

Los trastornos psicológicos como la depresión y la ansiedad suelen considerarse problemas de adultos pero, por desgracia, también afectan a los más pequeños— por más que estos últimos no sean capaces de expresarlos o de lidiar con ellos. El portal de Internet The Kids Mental Health afirma que ignorar dichas complicaciones en la etapa infantil trae consecuencias en la vida adulta.

Por esta razón, es responsabilidad de padres y doctores detectar los signos de trastornos psicológicos en los más jóvenes, al igual que enseñarles a lidiar con sus problemas de forma saludable. Sin embargo, si los síntomas persisten, los trastornos psicológicos requieren de atención profesional. A continuación, le mostramos seis formas de garantizar la salud psicológica de sus hijos…

1. Mantenga abiertos los canales de comunicación

La revista Canadian Living explica que un niño debe sentirse libre de expresar sus pensamientos en lugar de esconderlos o minimizarlos ante sus padres. El artículo también afirma que, como adulto, no debe juzgar a su hijo por querer compartir información sobre su estado de ánimo.

Si los niños sienten que pueden confiar en las personas mayores, expresarán sus sentimientos sin problemas y, de esta manera, podrán adquirir estrategias para lidiar con los problemas, sugiere el artículo. Apoye a su hijo y muéstrese positivo para darle más seguridad a su pequeño.

Father and Son

2. Ayúdelos a construir su autoestima

Aprender a valorarnos y a confiar en nosotros mismos a temprana edad es clave para ser exitosos en la vida adulta. Si su hijo se niega a probar cosas nuevas o se muestra poco motivado, puede que tenga algún problema psicológico.

Una buena forma de ayudarlo a desarrollar su autoestima es enfrentarlo a situaciones en las que pueda actuar sin miedo a fallar o a ser juzgado. Por ejemplo, puede llevarlo de excursión al campo, hacerlo tomar clases de música o buscarle un consejero que lo haga sentir bien consigo mismo, sugiere KidsHealth.org.

Kid's Camp

3. Sea un buen ejemplo

Los niños pequeños copian los comportamientos adultos más de lo que se imagina y hasta imitan sus maneras de lidiar con situaciones difíciles y de relacionarse con otros. Así que si pierde la paciencia con facilidad o se enfada con su familia o amigos cada vez que tiene un mal día, es probable que sus hijos hagan lo mismo.

Por esta razón, es importante desarrollar sus propias estrategias para lidiar con el estrés y la negatividad a fines de poder convertirse en un buen ejemplo para los que lo rodean, señala Canadian Living. Enseñar con el ejemplo es mucho más poderoso que dar sermones, agrega dicha revista.

Meditate with Kids

4. Manténgalos ocupados

Al igual que en los adultos, hacer ejercicio e interactuar con otros seres humanos es clave para que los niños se formen correctamente en el ámbito cognitivo y de la salud. Si su hijo se aísla y se sienta a ver televisión casi todo el día, es probable que no esté desarrollando las habilidades que necesita para prevenir las fobias sociales. Las largas horas frente al televisor o a las tabletas son un síntoma típico de ansiedad social (Psychology Today afirma que del 10 al 20% de los niños en edad escolar muestra signos de ansiedad).

Hacer ejercicio no sólo implica divertirse y socializar con los demás, también ayuda a liberar endorfinas que hacen que el pequeño se sienta bien al realizar cierta actividad y quiera llevarla a cabo otra vez en el futuro. Además, puede tomarse un tiempo para jugar con su hijo en un ambiente seguro; por ejemplo, puede organizar un partido de baloncesto o construir un fuerte secreto en el patio trasero de su casa.

Active Kids

5. Recompénselos por haber enfrentado sus miedos

Según Psychology Today, si usted y su hijo fijan objetivos realistas como salir a andar en bicicleta con amigos o ir a un baile escolar que le genere ansiedad y éste los cumple con éxito, no tiene nada de malo mostrarles que aprecia sus logros.

Esto no significa que tenga que obsequiarles algo material cada vez que alcancen una meta. Un abrazo o un choque de manos es suficiente para valorar el avance. Cabe aclarar que las recompensas son muy distintas a los sobornos; estos últimos implican darle algo a su hijo para motivarlo a realizar determinada tarea o actividad, explica Psychology Today.

shutterstock_310396487

6. Busque apoyo profesional

En algunas ocasiones nada de lo que haga logrará los resultados que desea y quizás sea el momento de que un profesional se ocupe de la salud de su hijo.

Mental Health America afirma que hay ciertos signos de advertencia a los que debe estar atento para saber si hace falta buscar asistencia profesional. Dichos signos incluyen disminución del rendimiento escolar, tics nerviosos, pesadillas, agresividad, aislamiento y tristeza. Además, los niños afectados suelen fingir alguna enfermedad para no tener que ir a la escuela. Hágales saber que el doctor está allí para ayudarlos, no para juzgarlos ni criticarlos.

Child Counselling

X