Niños ESP

Seis formas de ayudar a los niños a elaborar propósitos de Año Nuevo más saludables

¡Feliz Año Nuevo! Con la llegada de un nuevo año, muchos estadounidenses acostumbran a definir las metas que guiarán sus esfuerzos a lo largo del año (que las alcancen o no, eso ya es otra historia). Esta tradición anual no tiene por qué excluir a los más pequeños, que también pueden orientar sus vidas hacia objetivos más saludables con un poco de ayuda y asesoramiento de papá y mamá.

Por supuesto, no tendrá que sugerirles a sus hijos que beban menos o que pasen más tiempo en casa que en la calle. Sin embargo, puede guiarlos por el camino correcto hacia la auto-superación con los siguientes seis consejos para diseñar objetivos realistas (y saludables) para este 2016…

1. Muestre entusiasmo con los propósitos

Como se habrá imaginado, los niños imitan cada cosa que hacen los adultos y si ve que usted se niega a elaborar su propósito, ellos tampoco querrán hacerlo. La revista Parents asegura que no debería presionar a los más pequeños para que hagan sus propósitos, como si se tratase de algo malo. Sólo tómelo como un ejercicio de auto-superación (y tenga presente que la actividad física es una manera asombrosa de mejorar) y como una oportunidad para que sus hijos se enfrenten a nuevos desafíos.

Una buena forma de lograr que sus hijos se entusiasmen con esta idea es señalar los logros en lugar de los errores del año anterior, explica el artículo. Recuérdeles que al exigirse un poco más pueden conseguir muchísimas cosas que pensaban que eran imposibles (como aprender a tocar un instrumento nuevo).

Greet Your Kids

2. Elabore propósitos grupales

Como dicen, “cuantos más seamos, mejor.” La misma lógica se aplica a la hora de asumir un compromiso, explica la revista Parents. Las sugerencias incluyen hacer una donación a un centro de caridad, hacer más ejercicio u ofrecerse como voluntario para limpiar los espacios verdes del vecindario.

También puede proponerles a sus hijos que armen sus propias resoluciones junto con el resto de la familia, ya que ellos también desean mejorar sus vidas. Sugiérales a los más pequeños que visiten algún hogar de ancianos o que hagan algún acto de caridad que los haga sentir orgullosos, señala la revista.

kids

3. Comience con cosas pequeñas

EveryDay Family afirma que debería enseñarles a sus hijos a que den pasos pequeños cuando se trate de comprometerse a cumplir objetivos en este año que comienza. Por ejemplo, dicha fuente virtual asegura que en lugar de decirle a su pequeño que uno de sus propósitos sea sacar mejores notas en matemáticas, sugiérale que se tome al menos 15 minutos cada noche para resolver ejercicios matemáticos que le resulten muy problemáticos.

El próximo paso podría ser desafiarlos a que obtengan una calificación alta en su examen de matemáticas. Sin embargo, la fuente advierte que no use los inconvenientes del pasado como forma de motivación en el futuro. La charla debería incentivar al niño a seguir adelante y a mejorar sus habilidades.

Kids Yoga

4. Deje que su hijo elija la sugerencia que más le guste

A los niños les encanta participar en las tomas de decisiones, en especial si estas impactan directamente sobre ellos. Si bien su palabra no influye demasiado si hay que decidir sobre una mudanza por motivos laborales, definitivamente puede contar con ellos a la hora de elegir un propósito de Año Nuevo, explica EveryDay Family.

No les dé libertad absoluta a la hora de decidir— ya que pueden optar por metas poco saludables como comer más helado este año. Recomiéndeles cosas que se adapten a las necesidades del pequeño y déjelos elegir lo que más les guste o les llame la atención. Por ejemplo, si pasa mucho tiempo frente al televisor, una de las sugerencias podría ser jugar al aire libre 30 minutos al día. Esto les dará mayor sentido de pertenencia y mayor entusiasmo para cumplir sus metas.

Kids Help in Kitchen

5. Procure que los propósitos se adapten a la edad del niño

Women’s Weekly le recuerda que las sugerencias de propósitos que elabore deben adaptarse a la edad de su hijo. Si bien 5 años de diferencia pueden no resultarle gran cosa, las expectativas de un niño de 3 años no se parecen nada a las de uno de ocho. Por ejemplo, debería alentar a su pequeño a que limpie sus juguetes después de jugar mientras que un niño de ocho años podría involucrarse en tareas más complejas como recolectar la basura de la casa.

Si el propósito no se adapta a la edad de su hijo, puede acabar desmotivándolo con tanta dificultad o, en el peor de los casos, aburriéndolo por no presentarle un desafío. En el caso de que quiera motivar a un adolescente, quizás debería recomendarle que mejore su higiene (no hace falta que le diga que su higiene no es óptima— deberá encargarse de buscar una forma no hiriente de hacérselo saber).

Space Sleeping

6. No regañe a su hijo por no cumplir sus metas

Con un simple “¿cómo vas con tus objetivos?” es más que suficiente; no presione a sus hijos para que hagan lo que tienen que hacer, advierte PBS.org. En cambio, este medio de difusión estadounidense sugiere que utilice un enfoque totalmente opuesto. En lugar de recalcarles en qué han fallado, enséñeles cuánto han avanzado.

A los niños les encanta sentir que han logrado cosas y es mucho más placentero elogiarlos que regañarlos. Si un propósito en particular no se cumplió, quizás deba sentarse con su hijo y preguntarle cómo puede ayudarlo para que lo cumpla. El elemento clave, explica PBS, es que el pequeño demuestre que se ha esforzado.

Kids Vegetables
X