Crianza ESP

Seis comportamientos desafiantes pero normales en preadolescentes

Los preadolescentes tienen entre 7 y 12 años de edad. Son demasiado mayores como para considerarse niños y muy jóvenes como para llamarse adolescentes. Los miembros de este grupo aún desean complacer a sus padres pero, al mismo tiempo, actúan con rebeldía; en ocasiones, son difíciles de tratar. Por ejemplo, suelen experimentar cambios bruscos de humor y se niegan a aceptar la autoridad de sus padres. Aquel niño que alguna vez fue dócil y obediente, de repente, se volverá malintencionado y desafiante.

La adolescencia parece llegar antes de tiempo para las nuevas generaciones. Al finalizar la escuela primaria, las niñas comienzan a tener senos y algunas hasta empiezan a menstruar. Sus cuerpos y cerebros también están en pleno proceso de desarrollo debido al incremento en la producción de hormonas. Por otro lado, los amigos ocupan roles cada vez más centrales en la formación social.

No se preocupe. Para evitar que los adultos entren en pánico, hemos elaborado una lista con seis comportamientos típicos de los preadolescentes a los que debe estar atento…

1. No escuchar

Los niños de esta edad parecen estar más metidos en su propio mundo que en la realidad. Con la llegada de dispositivos electrónicos como iPods y celulares, se les hace extremadamente fácil desconectarse de sus padres. Es muy común para cualquier padre o madre tener que llamar varias veces a su hijo a cenar, sólo para ser ignorado en múltiples ocasiones antes de que el jovencito decida bajar a sentarse a la mesa.

Puede resultar bastante frustrante pero los adultos deben mantener la calma, hablar con tranquilidad y hacer mucho contacto visual para demostrarle al niño que no están bromeando. Por otro lado, deben evitar ser repetitivos y enojarse, ya que esto incita al preadolescente a rebelarse aún más.

Teenagers (2)

2. Contestar

Es muy común que los preadolescentes quieran desafiar la autoridad de sus padres. Esto es parte de experimentar con los roles adultos y de evaluar su propia independencia. Lo importante en estos casos es mantener la calma. No permita que un preadolescente lo saque de sus casillas.

Sea cordial y respóndale con educación. No se lo tome como algo personal. Las contestaciones son muy frustrantes pero son parte de ser preadolescente. Como adulto responsable deberá aprender a elegir bien sus batallas para saber qué cosas son intolerables y qué no y así ponerse firme.

Parents and Teens

3. Rehusarse a hacer lo que se les pide

Desobedecer órdenes es otro comportamiento común en los preadolescentes. Constantemente están cuestionado la autoridad y poniendo a prueba los límites de sus padres. Quizás sea tiempo de evaluar si lo que le pide es acorde a su edad o hace falta renegociar.

Tenga cuidado con el tono de voz que utiliza. Los niños aún quieren y necesitan límites claros. Determinar límites es signo de que se preocupa por que su hijo se convierta en un ciudadano responsable. Los preadolescentes sienten el deseo de rebelarse ante todo lo que los afecta directamente. Los padres pueden tolerar cierta flexibilidad en las normas establecidas, siempre y cuando la seguridad de las partes no esté en juego.

Teenagers

4. Maldecir

Los padres deben tener mucho cuidado de no ser un mal ejemplo por usar malas palabras, ya que los niños son excelentes imitadores. Un preadolescente puede atajarse con la excusa de que si papá o mamá pueden maldecir, ¿por qué él no puede hacerlo? Recuerde, siempre predique con el ejemplo.

Si en su hogar hay algún castigo por maldecir, asegúrese de que todos se abstengan a las consecuencias si rompen las reglas. Para muchos padres, la técnica del “frasco de insultos” es muy efectiva. Cada vez que su hijo diga alguna mala palabra, tendrá que colocar una cantidad preestablecida de dinero en el frasco. Lo más probable es que así se asegure de que todos los miembros de la familia cumplan con el castigo si cometen un error.

shutterstock_299138285

5. Mentir

Los niños a esta edad suelen guardar secretos o decir mentiras. Esto se debe a la presión ejercida por sus compañeros o al incremento en la necesidad de tener mayor privacidad e independencia a medida que crecen.

A muchos padres les cuesta manejar estas situaciones. El primer paso es mantener la calma y dejar que su hijo le explique los motivos por los que miente o guarda secretos. Esto establecerá las bases de una buena comunicación en el futuro.

Teenager

6. Tener secretos

Como verá, esta diapositiva está muy relacionada con la anterior; a los preadolescentes les encanta guardar secretos. Es probable que no quieran darle muchos detalles de sus vidas y obligarlos a hablar sólo puede llevarlos a que mientan más.

Una solución muy útil es explicar a su hijo por qué está mal mentir y enseñarle a valorar la honestidad. Lo más importante es hacer que las puertas de la comunicación permanezcan abiertas y que la confianza entre ustedes no se vea perjudicada.

shutterstock_302663657

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X