Embarazo ESP

Ocho síntomas inesperados del embarazo

Por fin llegó el momento. Está embarazada. ¡Felicitaciones! Ahora, comenzarán los mejores nueve meses de su vida, en los que brillará con luz propia, lucirá adorable y todos querrán ser sus amigos. ¡Pero espere! Eso no es todo. De repente, también empezará a experimentar todos esos síntomas extraños que nada tienen que ver con el embarazo…¿o sí?

Por supuesto, un nuevo ser se ha apoderado de su cuerpo y está descontrolando todo su sistema. Bien, no es tan así, pero lo cierto es que un bebé en crecimiento puede hacerla roncar, sudar, babear, tener calambres y vomitar. Oh, y ahora que está en la dulce espera, no podrá recurrir a todos esos medicamentos de venta libre para aliviar las molestias como normalmente haría. Así que echémosles un vistazo a algunos malestares poco comunes (y a veces inesperados) del embarazo y a algunos consejos para aliviarlos de forma natural.

1. Calambres

Una de las cosas más extrañas que me han ocurrido durante el embarazo es sufrir calambres repentinos en las pantorrillas mientras dormía. Llegué a descubrir que esto era, en realidad, un síntoma inesperado del embarazo. Nunca antes había experimentado semejante sensación y cuando se la describí a mi médico de cabecera, se rió y me respondió que se trataba de un espasmo muscular.

Si bien estas molestias pueden prevenirse con una buena alimentación e hidratación, en un momento de tanto dolor, necesitará alivio inmediato. El embarazo ya le quita demasiadas horas de sueño, así que estos calambres nocturnos no son nada bienvenidos. ¿La solución? Acuéstese sobre una superficie plana, mantenga recta la pierna dolorida y estire los dedos de los pies en dirección a su cabeza. Este método debería aliviar casi instantáneamente el calambre y le permitirle volver a descansar para que su bebé se desarrolle fuerte y sano.

leg cramp

2. Síndrome de la pierna inquieta

El nombre en sí es bastante cómico. ¿De verdad existe esto? La respuesta es sí y ocurre cuando trata de acostarse para dormir y sus piernas comienzan a hacer un extraño baile irlandés que no le permite relajarse. Mientras tanto, su pareja se queja de sus movimientos y sus patadas y la hace pensar que se ha vuelto completamente loca. El síndrome de la pierna inquieta provoca cosquilleos y hormigueos en las extremidades inferiores, que hacen que necesite moverlas para sentirse un poco mejor.

Baby Centre asegura que alrededor del 16% de las mujeres embarazadas lo experimentan y muchas ni siquiera saben que es un síntoma del embarazo. Consumir suplementos de hierro, magnesio, folato o B12 contribuye con el alivio de las molestias, sólo asegúrese de consultar antes a su médico u obstetra para saber si va en la dirección correcta. Otra solución natural es darse un baño caliente o que su pareja le haga masajes en las piernas antes de acostarse (hey, ¡cualquier excusa es buena! ¿O no, chicas?)

shutterstock_296003300

3. Náuseas

Si bien el malestar matutino no afecta a todas las futuras mamás, a otras hasta les provoca náuseas. Estas son bastante difíciles de manejar, ya que no hay muchos medicamentos de venta libre aptos para embarazadas que puedan aliviarlas.

Si bien el jengibre es una opción, muchas no soportan el sabor y les provoca mayores molestias estomacales. Una opción mucho más divertida es comer un caramelo ácido o una paleta. Los dulces ocupan poco lugar en los bolsos y carteras y sólo debe saborearlos para aplacar las molestias. Funciona, nadie sabe bien por qué. Honestamente, me alegra tener un motivo para comer mis golosinas preferidas.

pregnant gas

4. Reflujo ácido

Otro síntoma común y molesto durante el embarazo es el reflujo ácido. Con tan pocos medicamentos permitidos, puede convertirse en una situación frustrante para muchas mujeres. Las causas son diversas. Durante el embarazo, se recomienda cenar un par de horas antes de ir a la cama y no beber mientras come; es mejor hidratarse entre comidas.

Cuando el reflujo ácido ataca, una forma simple de aliviarlo (sin tener que levantarse de la cama) es agregar una almohada adicional para dormir. Le costará un poco acostumbrarse a la nueva posición, pero al inclinar un poco su cuerpo evitará que el ácido llegue hasta el esófago y provoque esa horrible sensación que llamamos acidez. También puede conseguir accesorios especiales que le permiten inclinar toda la cama.

pregnant

5. Estrías

Si bien muchas mujeres están genéticamente predispuestas a tener estrías, existen muchos métodos de prevención que, esperemos, evitan que aparezcan. Si estos no funcionan, tendrá que lucir sus marcas de honor con orgullo, como un premio por sus logros.

Ojalá el aceite de coco hubiese sido famoso (o al menos conocido) durante mis embarazos. ¡Por fortuna, lo es para las futuras mamás! Si no previene las estrías (aunque muchas madres juran que sí lo hace), al menos aliviará esa sensación de rigidez en la piel que resulta tan molesta. Recuerde que su piel es como un elástico y la sentirá cada vez más tirante a medida que se expanda. Así que protéjala lo más que pueda para prevenir daños y ayudarla a regresar a su sitio original.

stretch marks

6. Constipación

Según un estudio publicado en Acta Obsetricia et Gynecologica Scadinavica, tres de cada cuatro mujeres embarazadas se constipan durante el embarazo. ¿A qué se debe? Bien, todas esas hormonas de crecimiento humano relajan los músculos del cuerpo, entre ellos los del intestino, por lo que la digestión se ralentiza y evita que vaya al baño de forma “regular.”

Existen muchas soluciones para la constipación en las farmacias locales pero, como está embarazada, es probable que no pueda utilizarlas. ¡No se alarme! ¡También existen los remedios naturales! Consuma más fibra, como fruta frescas, vegetales, frijoles o alubias, cereal de salvado y pasas. Además, asegúrese de estar bien hidratada. Me he dado cuenta que esto suele evitarse debido a que, por naturaleza, al estar embarazada tendrá ganas de ir al baño cada 5 minutos. Sin embargo, es necesario beber al menos 10 vasos (o 2,3 litros) de agua al día, según recomienda el Instituto de Medicina.

pregnant water

7. Ronquidos

Aquí es cuando su pareja le empieza a echar en cara que también hace ruidos molestos al dormir, que hasta pueden generar conflictos en cualquier relación. No es su culpa. Después del embarazo, será usted la que le dé codazos a su media naranja para que deje de roncar.

La congestión, que a veces hace que su voz se oiga distinta y que ronque por la noche, es un efecto adverso del exceso de sangre que fluye por su cuerpo. Sus reservas se incrementan en un 50% durante el embarazo y esto, junto con las hormonas del embarazo, hace que las membranas mucosas se inflamen. La mejor manera de aliviar los ronquidos es estar bien hidratada (ya sé, no le entusiasma nada la idea de ir al baño cada dos segundos). Otra alternativa es colocar un humidificador en su habitación. De paso (alerta de spoiler) protegerá al bebé que está en camino de la congestión infantil.

pregnancy

8. Exceso de saliva

Otra consecuencia algo bizarra del embarazo es el exceso de saliva. Si bien no parece algo terrible, esa sensación de tener la boca húmeda puede ser todo un problema por la noche si se despierta con la almohada toda babeada.

Este problema conocido como ptialismo, en mayor o menor medida, es causado por las hormonas, al igual que las náuseas y las molestias matutinas. Una solución es evitar el exceso de almidón en su dieta o beber pequeños sorbos de agua durante el día. Además, trate de evitar los enjuagues bucales, ya que pueden resecar el interior de su boca.

pregnant

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X