Hijos ESP

Los diez peores desayunos para darles a sus hijos

El desayuno es realmente la comida más importante del día. Un desayuno saludable lo preparará para un día de alimentación sano. Los nutricionistas afirman que el desayuno es muy importante para los niños, ya que necesitan alimentar sus mentes y sus cuerpos para los días de aprendizaje en la escuela.

Puede resultar más fácil confiar en los platos pre-empacados de desayunos durante esas ocupadas mañanas de escuela. Desafortunadamente, estos alimentos a menudo están llenos de alimentos procesados, tienen altos contenidos de sal y azúcar y están cargados de calorías. Mientras que los desayunos procesados pueden saber delicioso, por lo general no son las mejores opciones para el desarrollo de los organismos de los niños.

Si tiene problemas para encontrar comida rápida y saludable para los niños, aquí presentamos algunas de las opciones. Deje avena en remojo durante la noche para cocinarla rápido por la mañana. Los huevos son una gran comida rápida ya que sólo tardan unos pocos minutos en cocinarse. Los batidos son una gran opción para los niños a los que no les gusta comer el desayuno; si hace una mezcla de frutas y yogurt, obtendrá una comida completa en un solo vaso.

Aquí presentamos los 10 peores alimentos de desayuno para alimentar a sus hijos. Los expertos en alimentación insisten en que nos mantengamos alejados de las malas decisiones y en su lugar brindarles a los más pequeños alimentos integrales nutritivos…

1. Pasta de chocolate con nueces

Los anuncios recientes han intentado convencernos de que la pasta de chocolate con nuez es un alimento saludable. Mientras que las avellanas son sanas si se consumen con moderación, estos productos están hechos con grandes cantidades de azúcar, lo cual sube los niveles de insulina con rapidez y hace que los niños se vuelvan hiperactivos de inmediato y se sientan increíblemente cansados más adelante cuando dichos niveles de insulina se desplomen. Por el contrario, opte por un aderezo ligero de queso crema con sabor a chocolate. Sus hijos recibirán una buena fuente de calcio y proteína mientras mantienen el azúcar y las calorías equilibradas.

2. Cereal en caja

Los cereales comercializados para los niños normalmente están llenos de azúcar para hacerlos más agradables. Las empresas utilizan animales como mascotas para atraer a los niños y que estos atormenten a sus padres hasta que les compren cereales de esa marca. Los cereales azucarados pueden ser un desayuno conveniente, pero no mantendrán a sus hijos satisfechos hasta el almuerzo. En lugar de esos cereales altos de azúcar, busque opciones de granos integrales. Si lee detenidamente las etiquetas, descubrirá que hay algunos tipos maravillosos de cereales en el mercado. Verifique el contenido de azúcar, las cantidades de proteína y la cantidad de fibra antes de hacer una compra.

3. Avena instantánea

La avena es un desayuno maravilloso para las mañanas frías. Hay muchos productos de avena instantánea, los cuales actúan como alimentos convenientes para personas ocupadas. Sin embargo, la mayoría de los niños adora estos paquetes de avena instantánea porque están llenos de azúcar y sabores amigables como duraznos y crema o chips de chocolate. No sólo son poco saludables, sino que además son bastante costosos. Por el contrario, compre las hojuelas de avena y porciónelas en bolsas a modo de tentempié. Podrá fácilmente poner la avena en el microondas, hacerla de manera rápida en la mañana y combinarla con yogur y fruta fresca. La hojuelas tienen más fibra y son más bajas en calorías.

4. Bebidas de desayuno

Las tiendas de abarrotes y farmacias venden ciertas bebidas de desayuno ya elaboradas que son comercializadas para los niños. Estos productos pueden resultarles sorprendentes ya que les aportan a esos pequeños melindrosos algunos nutrientes vitales. Sin embargo, muchos de estos productos están llenos de azúcar a propósito, con el fin de aumentar el conteo de calorías. Si su hijo es saludable y no necesita suplementos líquidos, busque otras opciones para el desayuno. Si a sus hijos les gustan los desayunos líquidos, pruebe con batidos saludables. Licúe frutas congeladas con leche o yogur. De esta manera sus niños obtendrán muchas más proteínas mientras se llenan de fibra.

5. Tostadas y mermelada

Las tostadas con mermelada parecen ser un desayuno tan clásico, pero pueden venir cargadas de calorías vacías. A los niños les encanta el pan blanco, pero este no tiene casi ninguna fibra y no los mantendrá llenos. Por el contrario, opte por un pan de grano integral. Los niños quisquillosos pueden negarse a probar el pan marrón, pero algunas marcas ofrecen pan de grano integral en color y textura blanca. La mermelada o jalea es también un desayuno peligroso. Muchas variedades están llenas de azúcar y conservantes. Busque tipos de mermelada de fruta pura con poco o sin azúcar.

6. Sándwiches al desayuno

Un nuevo producto en el mercado son los sándwiches congelados para el desayuno. Estas comidas prometen ser un desayuno completo y fácil de comer. Generalmente, contienen un bagel o panecillo con huevos, salchichas y tocino. Sólo tiene que meterlos en el microondas y obtendrá un desayuno instantáneo. Desafortunadamente, estos productos son extremadamente altos en grasa procesada y en calorías. Puede preparar fácilmente sus propios sándwiches de desayuno al cocinar un huevo y usar un pavo magro o tocino de pavo y ponerlos entre tostadas integrales.

7. Panqueques

Los panqueques y waffles son un delicioso desayuno y las mezclas compradas en el supermercado son muy convenientes. Sólo tiene que mezclar el polvo y el agua y verter el preparado en una plancha caliente. Estas comidas cargadas de carbohidratos llenarán a sus hijos, pero los harán sentir hambre poco después. Los aderezos de panqueque como el jarabe de mesa o el jarabe dorado son altos en azúcar y, por lo tanto, en calorías. Si quiere darle panqueques a los niños, cúbralos con fruta fresca y nueces para una obtener una comida más sana. También puede preparar menús alternativos a los panqueques como puré de plátano con huevos asado.

8. Comida rápida

Los desayunos pueden ser un caos. Preparar a sus hijos para la escuela puede hacer estragos. A veces, es más fácil comprar el desayuno camino a la escuela. Sus hijos adorarán esta propuesta, pero los platos de desayuno de comida rápida pueden ser altos en calorías y grasas. Puede hacer sándwiches como comida rápida para el desayuno en su casa y de esta manera dejará que sus hijos disfruten de algo delicioso mientras mantienen las calorías bajo control. Tueste panecillos ingleses de grano integral y cúbralos con un huevo frito y una rodaja de jamón sin grasa o queso bajo en grasa. Este desayuno es también fácil de calentar rápidamente y de comer en el camino.

9. Pasteles y repostería

Esta comida retro es una favorita de la infancia. Los pasteles de repostería son deliciosos y fáciles de hacer en un descanso de una mañana ocupada. Están llenos de calorías y de azúcar, pero tienen poca fibra. La falta de fibra y proteínas significa que sus hijos estarán hambrientos poco después de haber comido el desayuno. En vez de hacer esta comida dañina, opte por una tostada integral con mantequilla de nuez natural y puré de fruta libre de azúcar o rodajas de banano.

10. Muffins o magdalenas

Las magdalenas son consideradas un alimento sano, pero pueden tener más calorías vacías que una rosquilla grande. Las magdalenas de tamaño grande vienen llenas de más carbohidratos y azúcar que dos rebanadas de pan. También son sorprendentemente altas en contenido graso, están llenas de manteca y de aceites con grasas trans. Hacer sus propias magdalenas en casa es una opción mucho más saludable que ir a comprarlas. Puede reemplazar una parte o la totalidad de la grasa con salsa de manzana, y así aumentar la fibra y la nutrición con harina integral.

X