Hijos ESP

Los 10 peores almuerzos para alimentar a sus hijos

Darles a sus hijos almuerzos saludables es una gran manera de que mantengan una alimentación saludable a lo largo del día. Esto es especialmente importante a la hora de empacar el almuerzo para la escuela. Un almuerzo escolar debe contener la nutrición apropiada para mantenerlos concentrados y atentos en clase. Si les empaca un almuerzo no saludable, sus hijos podrán sentirse letárgicos, dormilones, disruptivos o hiperactivos. Su trabajo es aprender, así que ayúdeles a tener éxito mediante un almuerzo nutritivo y saludable.

Puede ser difícil empacar almuerzos nutritivos cuando aquellos poco saludables son, por lo general, los favoritos de los niños. Muchos alimentos pre-empacados que se anuncian como almuerzos para niños están llenos de calorías, grasa, azúcar y sodio. Los fabricantes utilizan envases ingeniosos para hacer que usted, como consumidor, crea que son saludables.

Alimentar a sus hijos en casa también puede tener opciones poco saludables. Gran parte de la comida rápida que a los niños les encanta comer al almuerzo está llena de nitratos, conservantes y grasas ocultas.

Hemos recopilado los 10 peores almuerzos con los que podría alimentar a sus hijos. Siga leyendo para averiguar cuáles son los peores infractores y lo que puede hacer para reemplazarlos.

1. Queso asado

Un simple sándwich de queso asado es un favorito de la infancia. También, es un favorito de los padres debido a que son muy fáciles de preparar. Las rebanadas de queso procesado comercializadas para niños están enriquecidas con calcio, pero puede que no se trate siquiera de queso real. Revise la etiqueta para ver si es un producto hecho a base de petróleo, o para saber si en realidad se elabora con leche. En lugar de un sándwich de queso clásico, pruebe un panini a la parrilla. Añádale carne y verduras y áselo en una sartén. Esto contiene más proteína e involucra algunas verduras para aquellos chicos quisquillosos.

2. Pasteles de repostería

La repostería es una opción preferida para que los niños lleven a la escuela en una mañana ocupada. Son anunciados como un desayuno completo compuesto de dos tartas, así que deberían estar bien para un almuerzo, ¿no? Desafortunadamente, están llenos de azúcar refinada y grasas. También carecen de proteína, lo cual mantendrá a sus hijos llenos y energizados. Si a sus niños les encanta un almuerzo dulce en lugar de la comida salada intente agregarle rodajas de manzana a su sándwich. Esto endulzará su almuerzo de manera saludable.

3. Pizza

Los sobrantes de la cena son una comida popular, especialmente si se trata de pizza. También hay unos paquetes de almuerzo muy populares para hacer su propia pizza que se venden en las tiendas de abarrotes. ¡Una rebanada de pizza a domicilio contiene más de 500 calorías! Si los niños quieren tener un almuerzo divertido con pizza, déjelos hacer su propia versión. Prepare una pita de trigo integral y sirva salsa de pizza al lado. En lugar de ponerle queso y pepperoni, deles una variedad de opciones saludables. El pollo cocido frío y las verduras asadas son una elección inteligente.

4. Bocadillos

Parece que cada vez es más común encontrar bocadillos en las loncheras de los niños. Vienen a la escuela con bolsas de patatas fritas, dulces y refrescos cafeinados y llenos de azúcar. Todo esto sólo suma calorías vacías y generan un ataque de hiperglucemia que tendrá a sus hijos drenados de energía durante el día. En cambio, empáqueles un jugo de fruta 100% puro en lugar de un refresco. En vez de papas, envíeles un paquete de chips de manzana deshidratada. En lugar de barras de caramelo, sírvales barras de granola. Siempre debe tener cuidado al elegir las barras porque muchas variedades tienen el mismo azúcar y calorías que las barras de dulce; busque una opción alta en fibra y baja en azúcar.

5. Perros calientes

Los perros calientes son una opción fácil y deliciosa de almuerzo. Lamentablemente, muchas marcas de perros calientes están llenas de grasa, calorías y conservantes de nitrato. Los nitratos se encuentran en las carnes curadas tales como fiambres y salchichas. Naturalmente, también se pueden encontrar en verduras como el apio. Los nitratos son un aditivo alimentario controversial ya que algunos estudios lo vinculan con agentes carcinógenos. Si a sus hijos les encantan los perros calientes pero busca una opción más saludable, opte por las salchichas hechas localmente. Aún tienen el gran complemento de los perros calientes, pero conocerá todos los ingredientes dentro de ellos.

6. Papas fritas

Si sus hijos van a una escuela con cafetería, podrá ver que las fritas son la opción más popular. Las papas fritas son baratas y llenadoras, sin mencionar que también son deliciosas. Algunas escuelas con programas de nutrición cuentan las papas fritas como un vegetal, ya que están hechas de papas. Evite que sus hijos compren papas fritas al empacarles un almuerzo saludable. Deje que sus hijos lo ayuden a preparar sus almuerzos – si tiene la opción, entonces será más probable que quieran comerlos más tarde.

7. Almuerzo kraft

Los macarrones con queso en caja son una comida rápida para darles a sus hijos cuando están en casa. Sólo necesita la caja de pasta y el saborizante en polvo, junto con un poco de leche y mantequilla. Sus hijos podrán adorar este almuerzo, por lo que probablemente coman mucho más de la porción recomendada. Se supone que una caja es para alimentar a cuatro personas, pero fácilmente puede alimentar a dos. En cambio, haga su propio plato de pasta fresca. La pasta de trigo integral con salsa de tomate y verduras frescas hacen una comida saludable que puede ser un rival para cualquier comida que venga en una caja.

8. Deditos de pollo

Los deditos de pollo son una comida fácil de hacer. A los niños les encanta comer con las manos y los dedos de pollo son perfectos para sumergir en algún aderezo. Puede pensar que ésta es una opción saludable de almuerzo porque es pollo -¿no? El apanado y el aderezo hacen de esta comida saludable una mala elección. Revise las etiquetas de nutrición en los dedos de pollo para encontrar uno con menos carbohidratos – esto significa que el empanizado es delgado y sus hijos pueden disfrutar más de este delicioso almuerzo. Límite las salsas a las variedades bajas en azúcar y calorías.

9. Comidas rápidas

A los niños les encanta comer comida rápida, especialmente en la escuela. Tener un almuerzo de comida rápida es una delicia envidiable. Lo que solía ser un lujo ocasional parece haberse convertido en un acontecimiento semanal. Parte del problema proviene de la comercialización de los restaurantes de comida rápida. Ofrecen rebanadas de manzana en lugar de papas fritas y ofrecen leche en lugar de refrescos. Desafortunadamente, el plato principal sigue siendo deditos de pollo todavía insalubres o hamburguesas. Si tiene que almorzar afuera, opte por una tienda de sándwiches en vez de un lugar de hamburguesas. Puede ahorrarse una tonelada de calorías y grasas y hacer que sus niños le pongan verduras a su sándwich.

10. Carnes frías

Bolonia, jamón ahumado y hasta carne asada son elementos básicos de la lonchera infantil. Sin embargo, si su niño come un sándwich de carne en rodajas cada día, podría estar dándole alimentos muy peligrosos y tóxicos. Mire bien en la etiqueta, pues su carne favorita de almuerzo contiene nitrato, un preservativo usado en ese procesamiento de alimentos que aumenta drásticamente el riesgo de sufrir enfermedades del corazón y cáncer.

X