Mascotas ESP

Doce amenazas hogareñas para su mascota

Muchas personas tratan a sus perros y gatos como un miembro más de su familia. Por esta razón, hacen lo imposible para cuidar su salud y bienestar. Lo cierto es que muchos alimentos y artículos hogareños pueden causarles muchísimos daños a sus amigos de cuatro patas. Es muy importante saber que el organismo de los animales es muy distinto al nuestro y, lo que para nosotros es saludable, para ellos puede ser una bomba de tiempo.

Es por eso que hemos diseñado una lista de doce elementos que jamás debe dejar al alcance de su mascota…

1. Cebollas, ajo, chalotas y puerros

No quedan dudas de que estos vegetales son saludables para los humanos. El ajo, por ejemplo — no sólo promueve el metabolismo del hierro, sino que disminuye la presión arterial y reduce los riesgos de padecer problemas cardiacos. Las cebollas, por otro lado, son una fuente esencial de vitamina C y de flavonoides, que previenen el desarrollo de enfermedades cardiacas y ACV.

No obstante, los animales no tienen la misma suerte. De hecho, estos alimentos, especialmente si los consumen crudos, pueden provocarles anemia, daños renales, molestias estomacales y debilidad general.

2. Chocolate

A continuación, llega uno de los bocadillos de preferidos de los seres humanos. Tan sólo en 2014, la industria del chocolate recaudó 80 mil millones de dólares y se espera que la cifra aumente en un 30% en 2020.

El sabor y la textura son irresistibles para las personas. A las mascotas también les encanta el aroma dulzón del chocolate, aunque puede hacerles muchísimo daño al organismo. La principal amenaza para ellos es el cacao, ya que contiene teobromina, una sustancia química tóxica para animales pequeños, como los perros. La buena noticia es que en chocolates a base de leche los porcentajes de cacao son menores que en los de chocolate amargo.

3. Uvas y pasas

Estos bocadillos naturales son los preferidos de muchos seres humanos, aunque representan una gran amenaza para perros y gatos. Si bien los felinos suelen evitarlos, los perros tienden a ingerir cualquier cosa que les resulte atractiva.

Si su mascota consume uvas o pasas, puede sufrir consecuencias tales como vómitos, diarrea, dolor abdominal, deshidratación y debilidad. En casos más extremos, les provoca anuria (la suspensión total de la secreción de orina), oliguria (dificultades para orinar) y fallas renales.

4. Nueces de macadamia

Las nueces de macadamia son un alimento muy sabroso y constituyen un ingrediente esencial de muchas recetas populares — como galletitas con chips de chocolate blanco. Si bien el chocolate blanco no presenta una amenaza importante para los perros, las nueces de macadamia son muy peligrosas.

Por lo general, los gatos no corren riesgos de consumir este tipo de alimentos, aunque los perros experimentan vómitos, debilidad, temblor muscular y hasta depresión. La buena noticia es que muchos se recuperan sin problemas de la intoxicación mientras que otros necesitan ser sometidos a tratamientos como inyecciones intravenosas de fluidos y medicamentos antifebriles.

5. Goma de mascar sin azúcar

La goma de mascar, además de ser deliciosa y refrescante, mejora el aliento y nos ayuda a controlar el apetito. No obstante, muchas variedades sin azúcar contienen xilitol, un endulzante natural que representa una gran amenaza para los animales.

Si su mascota consume goma de mascar sin azúcar puede experimentar debilidad, vómitos y hasta convulsiones. En cantidades excesivas, puede dejarla en coma y hasta matarla. Consulte de inmediato a su veterinario de confianza si considera que su perro o gato pudo haberse intoxicado con este tipo de productos.

6. Carozos de fruta

Todos sabemos que al comer frutas debemos descartar los carozos, aunque los animales no saben hacer esta distinción. Existen dos motivos por los que los carozos son dañinos para sus amigos peludos.

En primer lugar, las semillas de manzana y los carozos de cereza, ciruela y durazno contienen cianida, una toxina muy peligrosa para los animales. En segundo lugar, los carozos de mayor tamaño — como los de duraznos y ciruelas — pueden bloquear las vías respiratorias y los intestinos de las mascotas y, como consecuencia, generar dolor agudo y complicaciones digestivas severas. Si cree que su perro o gato se ha comido un carozo, contacte a su veterinario de confianza de inmediato.

7. Alimentos en descomposición

A nadie se le ocurriría comer un pedazo de pan con moho, pero un animal hambriento es como una gran aspiradora. Si un animal consume un alimento en descomposición, experimentará episodios de vómito, agitación, temblores, convulsiones y hasta hipertermia secundaria severa.

La mayor amenaza son las micotoxinas, que no sólo están presentes en el pan — la pasta, el queso o las nueces rancios son riesgosos. Si sospecha que su mascota ha consumido algo en mal estado, consulte a su veterinario de inmediato.

8. Café

Muchos no pueden comenzar su día sin una deliciosa y reconfortante taza de café. Esto se debe a que la infusión contiene cafeína, un estimulante y energizante muy potente.

Sin embargo, constituye una amenaza para perros y gatos. De hecho, les provoca hiperactividad, vómitos, hipertensión, taquicardia, convulsiones, coma y hasta la muerte. La buena noticia es que un par de tragos de café no le harán daño a su mascota. Si cree que ésta ha bebido cantidades considerables de la infusión, contáctese de inmediato con su veterinario de confianza.

9. Aguacates

Los aguacates están repletos de grasas saludables y proteínas y son un exquisito aderezo para sándwiches y salsas. No obstante, esta fruta genera molestias estomacales en perros y gatos.

Por otro lado, los aguacates son altamente tóxicos en aves, caballos, cabras y vacas, debido a que contienen un tóxico conocido como persin. Para obtener mayor información acerca de este químico, consulte a su veterinario de confianza.

10. Paracetamol

Muchos recurren al paracetamol, o Tylenol®, cuando sienten dolor de cabeza o molestias musculares. No obstante, este medicamento es una gran amenaza para los animales, ya que sus organismos no están preparados para asimilarlas. De hecho, la intoxicación por Tylenol® — causada por un asalto al botiquín de medicamentos, por ejemplo — puede provocar daños hepáticos irreversibles.

Los síntomas de envenenamiento por paracetamol incluyen dificultades respiratorias, hinchazón facial, ictericia, vómitos y coma. Asegúrese de contactar a su veterinario si detecta alguno de estos síntomas en el animal.

11. Aspirina

Al igual que el Tylenol®, las aspirinas ayudan a los humanos a deshacerse de los dolores de cabeza y de las molestias musculares. Sin embargo, las aspirinas son muy peligrosas para los perros, ya que sus organismos no las asimilan correctamente. De hecho, en los cachorros pueden tener consecuencias fatales.

Algunos de los síntomas más severos de intoxicación por aspirinas son las molestias estomacales. La exposición a largo plazo les provoca úlceras estomacales, debilitamiento sanguíneo y daños renales irreversibles. Por esta razón le recomiendo que mantenga su botiquín de emergencia fuera del alcance de su amigo de cuatro patas.

12. Marihuana

La marihuana medicinal se ha vuelto muy común hoy en día, por lo que cada vez son más los estadounidenses que guardan las drogas en casa. Si bien el cannabis se jacta de aliviar dolores en los seres humanos, representa una gran amenaza para los animales.

De hecho, el consumo de marihuana en animales provoca daños de salud a largo plazo y hasta la muerte. Los síntomas de intoxicación por consumo de marihuana en los animales incluyen ansiedad, deshidratación y letargo. Además, puede experimentar episodios de salivación excesiva, vómitos y diarrea. Si cree que su mascota ha consumido cannabis, consulte a su veterinario de confianza cuanto antes.

Share This Article

X