Causas comunes de la diarrea en los perros

No hay nada peor que darse cuenta de que tu cachorro no se siente bien. Después de todo, ¡son familia! A nadie le gusta hablar sobre la diarrea canina, pero si tienes un perro, es probable que lo hayas experimentado. La diarrea en los perros puede ser inofensiva y podría ser un efecto secundario de algo tan simple como un cambio en la dieta. Dicho esto, existe la posibilidad de que sea un síntoma de una enfermedad grave subyacente. Es por eso que llegar al fondo de esto es crucial.

Las señales de que tu perro tiene diarrea incluyen heces sueltas y líquidas. También pueden necesitar viajes frecuentes al aire libre para hacer sus necesidades. La diarrea puede aparecer repentinamente y puede durar desde un día hasta varias semanas. Pero ten cuidado porque la diarrea persistente puede causar deshidratación. Exploremos algunas de las causas más comunes de la diarrea canina y luego asegurémonos de hablar con el veterinario si sospechas que es algo grave.

Comer comida en mal estado

¿A tu perro le gusta visitar frecuentemente el basurero en búsqueda de sobras sabrosas? Existe la posibilidad de que tu perro haya comido comida en mal estado y esto le esté causando diarrea.

Al comer comida en mal estado de la basura o incluso las heces de otro animal, tu perro puede correr el riesgo de contraer una enfermedad llamada intoxicación por basura, también llamada intestino de basura. Cuando las bacterias de los desechos contaminados ingresan al tracto digestivo, producen toxinas que se absorben en el torrente sanguíneo.

Los síntomas comunes de la intoxicación por basura son diarrea acuosa o sanguinolenta, fiebre y vómitos. En casos severos, tu perro puede experimentar la incapacidad de controlar los movimientos del cuerpo, tener hipotermia e incluso shock. Si crees que tu perro puede haber comido algo contaminado es momento de llevarlo al veterinario.

Cambios en la dieta

¿Has cambiado recientemente la comida de tu perro? Un cambio en la dieta podría ser la causa raíz de la diarrea de tu perro. Esto se debe a que el sistema digestivo de tu perro puede necesitar algo de tiempo para adaptarse a la nueva fórmula de alimentos.

Para evitar que esto suceda, puedes intentar introducir nuevos alimentos gradualmente. Simplemente mezcla partes del alimento anterior de tu perro con pequeñas cantidades del alimento nuevo, luego puedes disminuir gradualmente el antiguo y aumentar el nuevo hasta que se haya adaptado.

Estrés

Al igual que los humanos, los perros también pueden verse afectados por el estrés. Desafortunadamente, nuestros amigos peludos no pueden expresar sus sentimientos, por lo que puede ser difícil saber cuándo están estresados.

Afortunadamente, hay algunos signos que puedes observar que pueden indicar que están estresados. Si tu perro está estresado, puede perder el apetito, buscar aislamiento, dormir más de lo habitual y también puede tener diarrea y otros problemas digestivos.

Asegúrate de conversar con tu veterinario si notas algún cambio de comportamiento, si la diarrea es severa, si muestra signos de sangre o si ha durado más de 24 horas.

Alergias alimentarias e intolerancias

¿Sabías que los perros pueden sufrir alergias e intolerancias alimentarias, al igual que nosotros? Una alergia alimentaria puede presentarse de diferentes maneras, como picazón en la piel, infecciones de oído frecuentes y malestar digestivo, como vómitos y diarrea.

Los alimentos más comunes que pueden causar una reacción alérgica son las proteínas como el pollo, la ternera, el cordero, los productos lácteos, los huevos de gallina, la soya y el gluten. Si sospechas que la diarrea de tu perro puede ser causada por una alergia o intolerancia alimentaria, es probable que tu veterinario ponga a tu perro en una dieta de eliminación para averiguar qué alimentos están causando el problema.

Parásitos

¡La diarrea de tu perro puede ser el efecto secundario de un parásito! Los parásitos son organismos que viven sobre/dentro de un organismo huésped y obtienen su alimento a expensas de su huésped (tu perro). Los parásitos intestinales comunes en los perros incluyen a las anquilostomas, las lombrices intestinales, las tenias, los tricocéfalos, la giardia y los coccidios.

Estos pequeños parásitos pueden adherirse a la pared intestinal de tu cachorro y causar daños como diarrea maloliente (con o sin sangre) e incluso la pérdida de peso. Afortunadamente, tu veterinario podrá determinar si tu perro tiene un parásito al examinar una muestra de heces.

Medicamentos

Al igual que los humanos, los perros pueden experimentar diarrea como efecto secundario de ciertos medicamentos para mascotas. El Dr. Jules Benson, Vicepresidente de Servicios Veterinarios PetPlan Pet Insurance, dice: “La diarrea también puede ser un efecto secundario común de algunos medicamentos para mascotas, incluidos los antibióticos, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos y los medicamentos para el corazón”.

Si sospechas que la diarrea es causada por un medicamento que tu perro está tomando, asegúrate de monitorear a tu cachorro. Asegúrate de que esté bebiendo suficiente agua para mantenerse hidratado y, si continúa así después de 24 horas, es posible que desees hablar con tu veterinario para que te aconseje sobre los pasos que debes seguir.

Infecciones bacterianas

Nuestros perros están expuestos a bacterias todos los días y, en la mayoría de casos, son lo suficientemente fuertes para combatirlas. Dicho esto, si tu perro tiene un sistema inmunológico debilitado, las bacterias pueden propagarse y causar que tu perro se enferme.

Los tipos comunes de bacterias patógenas en perros incluyen Salmonella, Campylobacter, Clostridium y E. Coli. Las fuentes más comunes de bacterias provienen del agua contaminada, las heces, la carne poco cocida y los productos lácteos. También debes estar atento a los alimentos para perros retirados del mercado. Si tu perro está enfermo con una infección bacteriana, a menudo mostrará señales de malestar digestivo, incluidos vómitos y diarrea, y en algunos casos, tendrá fiebre.

Si sospecha que tu perro puede tener una infección bacteriana, habla con tu veterinario inmediatamente. Lo más probable es que la infección se trate con antibióticos.

Enfermedades virales

Los perros también son susceptibles a enfermedades virales que pueden causar diarrea. Las enfermedades virales como el Distemper, el coronavirus y el parvovirus son enfermedades graves que pueden causar diarrea maloliente y son muy contagiosas.

El Distemper es un virus que se transmite por el aire y ataca los sistemas respiratorio, gastrointestinal y nervioso de cachorros y perros. El Parvovirus y el Coronavirus Canino también son altamente contagiosos y generalmente se propagan a través del contacto oral con material fecal infectado. Si estos virus no se tratan, pueden ser fatales, así que asegúrate de llevar a tu perro al veterinario lo antes posible si sospechas que puede tener una de estas enfermedades virales. Afortunadamente, existen vacunas disponibles que pueden ayudar a proteger a tu cachorro de estas enfermedades.

Consumir objetos extraños

Algunos cachorros son muy curiosos y encuentran emocionantes cosas como los calcetines sucios y los juguetes. Tan emocionantes, que a veces los ingirieron. Si esto te suena a tu perro, esta puede ser la causa de su diarrea.

Los objetos y sustancias más pequeñas como la hierba, cuerdas y palos, deben pasar a través de sus heces, pero si tu perro parece estar angustiado, podría haber consumido algo más grande. En ese caso, se recomienda que busques atención veterinaria de inmediato. Si esto sucede, el veterinario tomará radiografías para ubicar el objeto y luego lo más probable es que realice una cirugía para extraerlo.

Consumir substancias tóxicas

¿Sabías que algunas de las plantas de tu casa pueden ser tóxicas para tu perro? Las plantas como el aloe, la monstera, la higuera de hoja de violín, los narcisos, la hiedra y más, son culpables no solo de la diarrea, sino también del vómito, babeo, irritación oral e hinchazón en la boca.

Las plantas de interior no son las únicas sustancias tóxicas que debes tener en cuenta. Algunos hongos silvestres, así como artículos domésticos comunes como protectores solares, medicamentos humanos y vitaminas, y algunos alimentos, también pueden ser muy tóxicos para tu perro. Asegúrate de investigar y alejar a tu cachorro de sustancias tóxicas.

Enfermedad Inflamatoria del Intestino y Síndrome del Intestino Irritable

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y el síndrome del intestino irritable (SII) son dos condiciones diferentes que podrían ser las culpables de la diarrea de tu perro. La EII es una afección crónica en la que los síntomas no desaparecen, mientras que el SII puede aparecer y desaparecer.

Desafortunadamente, nadie sabe realmente qué causa tanto la EII como la SII, pero a menudo se diagnostican una vez que se han descartado otras posibles causas. Las señales y síntomas del SII incluyen episodios intermitentes de diarrea, distensión abdominal, dolor abdominal, pérdida de apetito, letargo y vómitos. Si tu perro experimenta síntomas similares pero no ocurren de forma intermitente, sino que a diario, es posible que tu perro tenga EII.

Enfermedad severa

La diarrea a menudo se puede tratar en el hogar, pero hay algunos casos en los que la diarrea puede ser el síntoma de una enfermedad grave subyacente. Los perros pueden sufrir enfermedades renales y hepáticas y, lamentablemente, la diarrea es uno de los síntomas más comunes. Otros síntomas alarmantes son la presencia de sangre en la diarrea y/u orina, vómitos, pérdida repentina de peso y cambios de comportamiento.

La conclusión es que tu conoces mejor a tu perro. Si notas que está actuando de manera anormal, muestra signos de una enfermedad potencialmente grave o si te preocupan sus ataques de diarrea, llévalo a tu veterinario lo antes posible. Tu veterinario podrá realizar diferentes pruebas para determinar la causa raíz.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X