Bebidas ESP

Té negro o té verde: ¿Cuál es más saludable?

Beber té en sí ya es una práctica saludable. Pero, cuando se trata de elegir el más saludable, el té verde y el negro compiten entre sí por el primer puesto. Antes de sacar conclusiones, echémosles un vistazo a las propiedades de cada uno…

1. El valor nutricional del té

Lo que más se destaca del té son los antioxidantes, en especial los polifenoles. Por si no lo sabía, son moléculas que bloquean la oxidación y la producción de radicales libres.

Los radicales libres son producto de la contaminación ambiental y del humo de los cigarrillos, además no solo dañan el ADN, sino que contribuyen al desarrollo de enfermedades como cáncer. La pregunta del millón es, ¿cuál tiene más antioxidantes, el verde o el negro?

2. Antioxidantes: ¿Té verde o té negro?

Creerá que el té verde contiene más polifenoles, pero si les pregunta a los investigadores del Institute for Cancer Prevention en Valhalla, Nueva York, le contestarán: “No tan rápido”.

Tanto el té verde como el negro se originan en la misma planta – la Camellia sinensis (que se pronuncia camellia sin-en-sis), por lo que, según una serie de investigaciones, ambas variedades contienen cantidades similares de polifenoles que bloquean los daños generados en el ADN por el tabaco y otras toxinas ambientales.

3. El té verde previene el Alzheimer

Ciertos estudios del National Cancer Institute indican que, cuando se trata de polifenoles, el té verde contiene mayor proporción de catequinas activas y específicas, conocidas como epigalocatequina-3-galata (EGCG).

Diversos estudios avalan los beneficios del té verde a la hora de prevenir la pérdida de memoria producto de la edad avanzada. Además, una investigación realizada por el NCI vincula al té verde con la optimización de la memoria y la prevención del Alzheimer.

4. El té negro reduce los riesgos de sufrir Parkinson

Si bien el té negro contiene porcentajes menores de catequinas EGCG, es rico en polifenoles, teaflavinas y terubiginas, que reducen los riesgos de padecer complicaciones de salud tales como colesterol alto, diabetes, Parkinson, osteoporosis y cálculos renales.

Según los resultados de una investigación llevada a cabo por los National Institutes of Health, consumir té negro disminuye de forma significativa los riesgos de sufrir mal de Parkinson.

5. Beneficios ilimitados de ambas variedades

Si bien miles de estudios realizados con animales y humanos han demostrado que los antioxidantes presentes en los tés verde y negro son increíblemente beneficiosos para la salud, el verdadero secreto se esconde en las tazas.

Resulta que existen muchísimas propiedades en ambas variedades y eso explica que el té negro sea el más popular en los Estados Unidos y en Europa y el verde, en Japón y China.

6. Tés verde y negro para el bienestar general

Al final, ambos tipos de té bloquean el daño de los radicales libres y purifican el organismo. Esto, en parte, se debe a la gran cantidad de polifenoles presentes en cada infusión y a una trifecta de antioxidantes formada por flavonoides – terubiginas, catequinas y epicatequinas . Ni uno, ni dos, sino ¡tres golpes a las toxinas de los radicales libres!

El té verde y el negro han demostrado frenar de forma significativa el crecimiento de tumores cancerosos al igual que activar el metabolismo para favorecer la pérdida de peso, mejorar la piel y reforzar los huesos. Como si esto fuera poco, previenen el desarrollo de complicaciones de salud tales como ACV, problemas cardiacos, diabetes y Parkinson.

7. El té verde protege el corazón y previene el desarrollo de cáncer

El té verde se asocia, por ejemplo, con la reducción de los riesgos de sufrir ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares. De hecho, una investigación llevada a cabo por el Centro Médico de la Universidad de Maryland reveló que las personas que bebían más de tres tazas de té verde al día disminuían considerablemente los porcentajes de colesterol LDL (o dañino) y triglicéridos.

Otros estudios de la misma universidad señalan que el té verde y sus derivados disminuyen la proliferación de células cancerosas en la piel, el estómago, el esófago, el colon, los pulmones, la vejiga, el páncreas, los ovarios y los senos. De hecho, una investigación demostró que los hombres que consumían té verde con frecuencia elevaban su esperanza de vida unos cinco años. Otro estudio que involucró a mujeres premenopáusicas con cáncer de mama en fase inicial reveló que aquellas pacientes que bebían hasta cinco tazas de té verde al día bloqueaban la producción de células cancerosas y reducían las probabilidades de que el cáncer se reactivara al finalizar el tratamiento.

8. El té negro, la energía y el metabolismo

Cuando se trata de contenido de cafeína, el National Cancer Insitute afirma que el más comprometido es el té negro (con 64 a 112 miligramos de cafeína por taza) mientras que el té verde sólo contiene entre 24 y 39 miligramos por taza. Según WebMD, el té negro eleva sus niveles de energía, lo pone más alerta y lo ayuda a perder peso, lo que compensa las grandes cantidades de cafeína y de teofilina, sustancias que elevan el ritmo cardiaco y activan el metabolismo.

Además, algunas investigaciones publicadas por los National Institutes of Health aseguran que el té negro reduce de forma significativa los niveles de lipoproteínas de baja densidad o colesterol dañino en el organismo y, por consiguiente, previene el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

9. Una pequeña aclaración sobre la cafeína…

Si le preocupa su consumo de cafeína, opte por variedades de té descafeinadas, ya que contienen la misma cantidad de flavonoides.

Sin embargo, si padece alguna otra enfermedad y debe tomar ciertas medicinas prescritas, le recomiendo que consulte a su especialista antes de incorporar esta infusión a su plan alimenticio, debido a que puede causarle insomnio, palpitaciones, irritabilidad y mareos.

X