Alimentación ESP

¡Sorprendente!: Diez alimentos que sí pueden congelarse

No hay nada peor que ver que un alimento carísimo se tira a la basura porque se ha echado a perder. Para evitar esto, almacene sus productos preferidos en envases congelables y guárdelos en el congelador, donde pueden permanecer durante meses después de su fecha de vencimiento.

Por desgracia, no todo lo comestible puede congelarse, ya que su sabor se altera considerablemente cuando decidimos darles una segunda oportunidad en la cena. Para evitar los temidos desperdicios de comida, hoy aprenderemos qué cosas sí pueden congelarse…

1. Tortas

La palabra “torta” ya es motivo suficiente para traer alegría y felicidad a un grupo de personas. Ya sea por una celebración de cumpleaños, una boda o un banquete navideño, las tortas siempre son una opción de postre muy popular.

Pero, ¿acaso sabía que las tortas pueden congelarse? La clave es envolver el bizcochuelo con papel film y meterlo en el congelador sin colocarle la cobertura, que no suele congelarse. Después de todo, si está preocupado por el momento del día en el que hará la torta, una buena idea es congelarla y luego colocarle los complementos a cada porción al momento de ser servida.

Cake

2. Huevos

Los huevos, al igual que otros productos lácteos, suelen desecharse porque ha pasado su fecha de caducidad. Pero existe una forma muy práctica y fácil de extender su vida útil: Colóquelos en el congelador.

La clave es no guardarlos con cáscara y todo. De hecho, necesitará romper cada huevo y colocar las yemas y claras en un recipiente apto para congelador. Una buena idea es volcar cada huevo en hieleras, para que cada espacio equivalga a un huevo.

egg

3. Queso

Al igual que los huevos, la leche, el yogur y demás productos lácteos, los quesos suelen desecharse porque se han puesto en mal estado. Es probable que alguna vez en su vida haya tenido que tirar a la basura un enorme, delicioso (y caro) pedazo de queso porque se estaba llenando de moho.

La buena noticia es que el queso también puede congelarse. Para lograr mejores resultados, ralle el queso y guárdelo en el congelador en un recipiente o bolsa apropiados. De esta manera, será más fácil agregarlo a un plato caliente—como pasta— cada vez que lo necesite.

cheese

4. Bananas

No se puede negar que una banana pelada es deliciosa. Pero existe una gran diferencia entre el sabor de una madura y de otra que ha estado varios días en la mesada de la cocina.

Por fortuna, estas delicias pueden congelarse con o sin cáscara. El único problema es que las que están congeladas no tendrán el mismo sabor que las que compra en el supermercado— en cambio, adoptarán una consistencia blanda y babosa, ideal para incorporarlas en avena o en productos horneados como tortas y panecillos.

banana

5. Papas

Cuando se las guarda en lugares frescos y secos, las papas tienden a durar más que cualquier otra fruta o vegetal. Sin embargo, es inevitable que se echen a perder.

Para evitar este terrible fin congelándolas. El truco es pelarlas y hervirlas durante cinco minutos. Luego, sumérjalas en un recipiente con agua fría durante diez minutos. Finalmente, cuando se enfríen, guárdelas en el congelador en recipientes o bolsas especiales.

Potatoes

6. Hongos

Los hongos son un agregado excelente para cualquier plato salado— desde salsas para pizzas o pastas hasta chile. El problema es que no duran mucho una vez que los trae del supermercado, lo que significa que suelen terminar en el basurero la mayoría de las veces.

Puede evitar este triste destino si coloca los hongos— cocinados o crudos— en recipientes o bolsas especiales y luego los lleva al congelador. Recuerde que mientras más gruesos sean los cortes, como es el caso de los portobellos, más les costará congelarse y, por ende, descongelarse.

Mushrooms

7. Leche

Todos sabemos lo desagradable que puede llegar a ser ver u oler leche echada a perder. En ese caso, no queda otra alternativa que tirarla a la basura.

Pero si la fecha de caducidad de la leche está cerca, puede congelarla en recipientes de vidrio, bolsas especiales o hieleras. Sólo recuerde que, si congela la leche en cartones o botellas, debe dejar un poco de espacio para que el contenido quepa cuando se expanda al congelarse.

milk 3

8. Pesto

El pesto es un exquisito agregado para muchos platillos de origen italiano, como pizzas y pastas, y para hamburguesas u otros sándwiches. Pero una vez que haya abierto la lata de pesto, el producto tendrá muy poca vida útil, lo que significa que puede echarse a perder en muy pocas semanas.

Para evitar esto, coloque el pesto en distintos recipientes más pequeños— ya que no necesitará grandes cantidades para cada menú— y congélelos. Las hieleras son una excelente opción para disponer de cantidades exactas para cada porción en el futuro.

Pesto Ice Tray

9. Pasta

Si alguna vez incursionó en la gastronomía italiana, es probable que se haya excedido en las cantidades. Es horrible tener que tirar tanta comida al tacho o cubo de la basura o ver cómo se echa a perder en el refrigerador. Por fortuna, puede congelar las sobras para disfrutarlas en el futuro.

La clave es cocinar antes la pasta. Lo ideal es hervirla al dente, para que mantenga su consistencia y calidad al descongelarse y recalentarse. También puede congelar el plato completo— con vegetales, salsa, carne y demás agregados.

Pasta and Sauce

10. Hierbas

Como cualquier otra planta, las hierbas no suelen resistir las bajas temperaturas en invierno. Pero, ¿qué pensaría si le dijera que existe una manera fácil de extender su vida útil? Sí, congelarlas es la solución.

Si en casa hay hierbas dando vueltas y teme que nadie las coma o que se echen a perder en el invierno, tritúrelas y colóquelas en hieleras. Luego, cúbralas con agua y llévelas al congelador. Cuando las necesite para su almuerzo, sáquelas del congelador y déjelas descongelar en la mesada de la cocina o en el fregadero.

Freeze Herbs

Share This Article

X