Alimentación ESP

Siete súper alimentos que nunca faltan en la cocina de la abuela

¿Alguna vez se ha parado a pensar si sus abuelos comen semillas de chía? En serio, el concepto de “comer sano” ni siquiera forma parte de su vocabulario. Y apuesto a que en ninguna cena familiar de domingo por la noche se le hubiese ocurrido a su abuela usar aceite de coco en lugar de leche entera para preparar sus galletas, tortas y tartas tan características. Sin embargo, sin darse cuenta, la abuela cocina platillos deliciosos y súper nutritivos.

A continuación, haremos un repaso de todos los súper alimentos que nunca faltan en la cocina de la abuela…

1. Coles de bruselas

Es probable que más de una vez les haya hecho o puesto mala cara a las coles de bruselas de la abuela en las cenas familiares. Sin embargo, un estudio publicado en la revista científica Carcinogénesis reveló que estos vegetales están repletos de nutrientes ¡que hasta ayudan a prevenir el cáncer!

De hecho, una simple porción de estos crucíferos aporta un 240% de su ingesta diaria recomendada de vitamina K1 y un asombroso 130% de la dosis recomendada de vitamina C, además de potasio, fibra, manganeso y vitamina B. ¿Qué tal? Este alimento híper dotado de antioxidantes puede cortarse a la mitad, saltearse con un poco de aceite de oliva y vinagre balsámico y disfrutarse en un exquisito y saludable banquete.

brussels

2. Repollo

Al igual que sus primas hermanas (las coles de bruselas), que mencionamos anteriormente, el repollo se encuentra entre los vegetales —no sólo crucíferos— más saludables del mundo y es uno de los preferidos de su abuelita. Esta maravilla es un ingrediente sabrosísimo y súper bajo en calorías que no puede faltar en ninguna cazuela de panceta y huevo.

Además, aporta fitonutrientes importantísimos para el organismo, que diversos estudios han comprobado que previenen ciertos tipos de cáncer— como el de vejiga, de mama, colon, hígado, pulmón y estómago. Una investigación realizada por el Instituto Nacional del Cáncer reveló que el repollo contienen indol-3-carbinol (un químico esencial) y sulforafano (un isotocianato), que han sido vinculados con la prevención del cáncer en diversos estudios de laboratorio hechos con ratas y ratones.

cabbage

3. Ciruelas pasas

Lo más probable es que no quiera pensar en lo que pasa cuando sus abuelos comen ciruelas pasas o beben su jugo. Sin embargo, las irregularidades intestinales y el estreñimiento le pueden ocurrir a cualquiera. Y como las ciruelas desecadas son una gran fuente de fibra— les hacen un gran favor a sus intestinos.

Además de regular sus movimientos intestinales, las ciruelas pasas aportan antocianinas, un tipo de antioxidante anticancerígeno y antiinflamatorio que previene el desarrollo de enfermedades crónicas tales como las cardiovasculares, la diabetes tipo 2 y hasta la obesidad. Así que la próxima vez que su abuela le ofrezca mermelada de ciruela, ciruelas desecadas o avena con ciruelas, ¡no se atreva a decir que no!

prunes

4. Queso cottage

Es probable que su abuela le haya cantado la famosa canción “la señorita Muffet se sentó en una banca a comer su cuajada y suero,” mientras lo tenía sentado en su regazo y ambos comían pedacitos de queso cottage y bayas frescas. Bien, la señorita Muffet, al igual que su abuela, ¡era fanática de este bocadillo repleto de proteínas y bajo en grasas y calorías!

De hecho, según MensHealth.com, media taza de queso cottage aporta nada más ni nada menos que 16 gramos de proteínas puras. Además, si opta por queso cottage elaborado con cultivos lácticos, le hará un enorme favor a su sistema digestivo gracias a los probióticos que contiene.

Cottage Cheese

5. Frijoles o alubias blancas

Mi abuelita le pone frijoles blancos a todo— desde sopas hasta chile. La textura fibrosa y cremosa de estos granos no sólo es ideal para estofados, sino que aporta alrededor de la mitad de la dosis diaria recomendad de fibra ¡en tan sólo una porción! De hecho, estas delicias se jactan de brindar cantidades asombrosas de hierro, proteína, potasio, cinc y fibra y aún así siguen siendo bajos en grasas.

Además, los alimentos ricos en fibras le permiten sentirse satisfecho durnte más tiempo, por lo que evitan que caiga en la tentación de devorar bocadillos grasosos o azucarados. Y, al ser una fuente maravillosa de hierro, sus músculos permanecerán fuertes y llenos de energía durante todo el día.

Beans

6. Pomelo

¿Acaso cree que a su abuelita alguna vez se le cruzó por la cabeza hacer la dieta del pomelo? ¡Ni siquiera en sus sueños más alocados! Sin embargo, la mía comparte un pomelo con mi abuelo cada mañana. Sí, lo espolvorea con una cucharada de azúcar, ¡pero igual!

Los expertos aseguran que la opción de desayuno de mi abuelita lo ayuda a controlar el peso corporal y hasta le permite perder peso (siempre y cuando evite el azúcar). Según un estudio de WebMD, aquellos que consumen medio pomelo antes de cada comida, pierden un promedio de 1 kilogramo cada 12 semanas (siempre y cuando sigan una alimentación equilibrada). Si le gusta lo dulce, espolvoree la fruta con un poco de canela.

grapefruit

7. Bananas

Si su abuela alguna vez le preparó el almuerzo, lo más probable es que haya medito una deliciosa banana en su portaviandas. Nunca falta una banana en nuestra frutero, ya que son tan ricas, baratas y fáciles de conseguir. Las bondades de esta fruta no acaban aquí; esta exquisitez también aporta grandes cantidades de pectina.

Una investigación realizada por la Asociación contra la Diabetes de Canadá ha demostrado que la pectina, un tipo de fibra, ayuda a controlar los niveles de glucosa en sangre. La fibra soluble de las bananas también reduce el colesterol y evita la constipación.

bananas

Share This Article

X