Yoga ESP

Siete posturas de yoga que lo ayudan a dormir mejor

En lo personal, me encanta cómo, por un lado, el yoga me revitaliza y, por el otro, me ayuda a liberar el estrés y la tensión después de un día agitado. Por supuesto, esta práctica milenaria hace mucho más que fortalecer y tonificar los músculos; también conecta su mente y su alma. Esta serie de asanas (o posturas) de yoga le permitirán alejar todas las preocupaciones acumuladas durante el día y prepararán su cuerpo y su mente para una noche de descanso profundo.

1. Postura del ángulo atado

Para la postura del ángulo atado deberá recostarse boca arriba, con sus hombros y espalda pegados al suelo y sus rodillas flexionadas. Las piernas (o la parte exterior de los muslos) se abren en forma de V mientras se apoyan contra el suelo. El contorno de sus piernas y de las plantas de sus pies juntas deben formar un diamante.

Esta postura tiene valor regenerativo, ya que crea espacio y expande el tórax, la espalda, los brazos y las caderas. Puede usar una almohada o cojín a modo de soporte debajo del sacro para inclinarse mejor hacia atrás y también colocar una banda detrás de la pelvis, la parte interna de los muslos y los pies para favorecer aún más la apertura.

shutterstock_261338612

2. Postura inclinada con las piernas abiertas

Inclinarse en dirección a sus caderas para que su cabeza y su cuello se relajen representará un gran alivio para la parte superior del cuerpo. Las inclinaciones también calman el sistema nervioso y promueven la liberación de la tensión acumulada en la espalda, los hombros y el cuello.

Apoye suavemente las manos sobre el suelo para brindarse apoyo con la punta de sus dedos o use un cojín para descansar y equilibrar la parte superior de su cabeza. Esta postura también alivia las molestias en los tendones y la espalda y calma los dolores de espalda y de cabeza.

shutterstock_272919557

3. La postura del niño

La clave para aliviar la tensión es estimular el sistema nervioso simpático (SNS), que controla y activa la respuesta de pelea o escape en el organismo. La postura del niño lo conecta con la tierra y le brinda tranquilidad y seguridad al apoyar con firmeza las manos y los dedos sobre el suelo.

En la postura activa del niño puede apoyar su frente sobre el suelo o elevarla con un cojín para darle más apoyo. La idea es que tanto su cerebro como la parte frontal de su cuerpo se relajen— espinillas, rodillas, pecho, cabeza, brazos y manos— y logren conectarse con la tierra.

shutterstock_113319184

4. Postura del triángulo

El giro suave en la columna que ofrece la postura del triángulo literalmente apunta a deshacerse de la tensión y la rigidez del cuerpo. También crea más espacio y libertad de movimiento en los discos y las vértebras localizadas en la espalda y la columna.

Esta postura no debería generar grandes complicaciones, pero puede sacar más provecho de ella apoyándose contra la pared. Los giros, además de brindar más espacio, mejoran el flujo sanguíneo en la espalda y los tendones.

shutterstock_312161384

5. Postura del perro boca abajo

Si ha hecho yoga alguna vez, sabrá lo bien que se siente hacer la postura del perro boca abajo entre medio de cada postura. Esta se utiliza como una pose de descanso para estirar la parte trasera del cuerpo (hombros, brazos, caderas, tendones y los músculos de las pantorrillas).

Si pasa gran parte del día sentado en su escritorio, la postura del perro boca abajo le brinda espacio y alivio a los músculos sobreexigidos o inactivos. Puede sacar más provecho del ejercicio si eleva la cabeza con un almohadón o con los antebrazos, adoptando así la postura del delfín (una variación más simple y con más apoyo que la del perro boca abajo).

shutterstock_207304351

6. Postura de pared con piernas en alto

Esta postura ofrece quietud, apoyo y tranquilidad al sistema nervioso central. Al mismo tiempo, utiliza la gravedad a su favor para aliviar la presión en la parte baja del cuerpo (en especial, en las piernas y los pies) y el corazón.

Acuéstese boca arriba con su espalda, sus hombros, su cuello y la parte trasera de su cabeza apoyados contra el suelo. Flexione la cintura para que la parte baja de su espalda, sus nalgas y piernas estén apoyadas contra la pared. Coloque un cojín o almohadilla debajo de su columna lumbar para aliviar cualquier tipo de presión en la zona. Deje que la gravedad reoriente el flujo sanguíneo desde la parte baja del cuerpo hasta el corazón.

shutterstock_31130383

7. Savasana

Existe una muy buena razón por la que toda clase de yoga termina con un savasana (o postura del cadáver). El savasana es una de las posturas más desafiantes para los aficionados del yoga porque necesita que el cuerpo y la mente estén completamente relajados.

Puede usar el savasana para meditar antes de irse a dormir. Bloquee todos los pensamientos que lo agobiaron durante el día y céntrese en liberar de forma sistemática cada parte del cuerpo a medida que entra en contacto con el suelo. La postura del cadáver permite relajar el cerebro, reducir la presión sanguínea y aliviar la ansiedad, el dolor de cabeza y el insomnio.

shutterstock_265183289

Share This Article

X