Fitness ESP

Siete formas incorrectas de usar un fitness tracker

Llegó el año 2016 y, de pronto, nos olvidamos de cómo era la vida sin fitness trackers. Todos los datos que nos brindan acerca de los entrenamientos, de un día en la oficina o de una noche de sueño… en serio, es increíble y, a la vez, aterrador. Sin embargo, si busca información precisa y detallada, debe aprender a usar el dispositivo de forma apropiada.

A continuación, le presento siete errores que muchos usuarios cometen y que le quitan precisión a los dispositivos…

1. Lo usa constantemente…para todo

Usa su fitness tracker para ir de compras a la tienda de la esquina. Lo usa mientras aspira la alfombra…bien, creo que eso sí cuenta. Como si esto no fuera suficiente, también se lo deja puesto mientras se pasa la tarde viendo su serie preferida en Netflix (sólo para contar los viajes de ida y vuelta al baño).

Puede que no lo haya notado, pero los fitness trackers han sido diseñados para controlar actividades que requieran cierto grado de aptitud física. Así que cuando esté en casa descansando o disfrutando de un momento de intimidad con su pareja, olvídese de utilizarlo (además es bastante vergonzoso llevarlo con usted a la habitación). Como todo en la vida, hay momentos y lugares en los que es apropiado…así que no haga trampa y úselo sólo cuando de verdad esté realizando alguna actividad física.

shutterstock_302658038

2. ¿¡Que lo usa dónde!?

No estoy jugando a encontrar culpables. Créame; son tan pocas las veces que han leído todo manual del usuario antes de usar un aparato tecnológico, que soy tan culpable como el resto. Sin embargo, si espera datos precisos de cualquier dispositivo, debe saber cómo funciona.

Por ejemplo, según un estudio publicado por Medicine and Science in Sports and Exercise, los fitness trackers hacen lecturas más precisas cuando se colocan en una faja o cinturón y no en la muñeca al trotar y caminar. El dispositivo en la muñeca tiende a saltarse pasos. Si desea saber con exactitud cuántos pasos ha dado, lo mejor que puede hacer es colocar el aparato cerca de la cintura.

3. Permite que su mano dominante lleve el mando

Es probable que no se haya enterado de que este pequeño detalle impacta considerablemente en la precisión de su dispositivo…al menos yo no lo sabía. Shape.com asegura que si coloca el fitness tracker en la muñeca de su mano dominante (mano derecha si es derecho, mano izquierda si es zurdo) los datos no serán del todo correctos.

Esto se debe a que la tecnología fitness, como es el caso de Fitbit, tiene una especie de configuración especial para mejorar la sensibilidad de los aparatos que capta las sacudidas y demás movimientos ínfimos de su mano dominante como si fueran pasos. Así que sea honesto y coloque el fitness tracker en la muñeca opuesta o en su cinturón.

shutterstock_310001243

4. Se olvida de resetearlo

Por más simple que parezca, muchas personas se olvidan de apretar el botón ‘resetear’ después de una intensa jornada llena de sudor y movimiento y esto reduce la precisión del dispositivo al día siguiente.

Para evitar estos descuidos, coloque un recordatorio en su teléfono que suene al final del día o temprano por la mañana, antes de colocarse el fitness tracker. Sin embargo, si el suyo es de los más avanzados, no se preocupe; está configurado para autoresetearse.

shutterstock_246709633

5. Lo usa en la cintura mientras trabaja

Cuando se trata de fitness trackers, hay dos reglas muy claras: debe usarlos en su cintura cada vez que realice actividades físicas (como trotar, caminar o andar en bicicleta) o colocarlos en su muñeca (en la mano no dominante) en esos momentos del día en los que no esté haciendo ejercicio (mientras esté trabajando o descansando, por ejemplo).

De acuerdo con los descubrimientos de un estudio de Medicine and Science in Sports and Exercise, al realizar actividades casuales, si coloca el fitness tracker en su muñeca, las mediciones serán más precisas que al ponerlo en su cintura.

shutterstock_286875773

6. Camina sin propósito

Siempre se empieza por algo. Sin embargo, si es la primera vez que camina o se desplaza muy despacio como consecuencia de una lesión o un accidente, es probable que deba esperar hasta aumentar la velocidad de sus pasos antes de invertir tanto dinero en un fitness tracker. ¿Por qué?

Un estudio publicado en 2012 por los National Institutes of Health evaluó la efectividad de los monitores fitness en un grupo de 56 personas. Los resultados demostraron que los dispositivos de los participantes que caminaban más despacio (con un promedio inferior a 4 kilómetros por hora) casi no registraban pasos. No tiene nada de malo que su ritmo sea lento; mi consejo es que entrene un poco más antes de gastar fortunas en aparatos como este.

shutterstock_276570656

7. Olvidó configurarlo

Como ocurre con prácticamente todo lo que analizamos en ActiveBeat, debemos decir que cada persona es única y tienden a adoptar actitudes distintas en lo referido a la salud y el bienestar. Por desgracia, deberá seguir ciertos cuidados básicos si espera que su fitness tracker registre los datos de forma correcta y precisa. Es por eso que es importante adaptar el dispositivo según su ritmo, su velocidad, el largo de sus piernas y demás.

Ciertos datos como la velocidad, la inclinación, el tipo de superficie, el ritmo y la actividad (por ejemplo, caminar o correr) son clave para garantizar la precisión de un fitness tracker. Si corre y después camina y luego vuelve a correr durante el entrenamiento, calibre correctamente el aparato para que registre sus movimientos de manera apropiada.

shutterstock_292193279
X