Perder Peso ESP

Siete consejos para evitar subir de peso en otoño

Sí, por lo general, cuando llega el otoño tendemos a dejar un poco de lado nuestros esfuerzos por comer sano y estar en forma. Entonces, ¿cómo hacemos para enfrentar esos días grises y de temperaturas bajo cero, en los que lo único que queremos es acurrucarnos bajo las sábanas?

A continuación, le presentamos siete consejos para mantenerse en forma durante el otoño…

1. No descuide su salud

Según una investigación realizada por la National Eating Disorders Association, los estadounidenses tienden a “caer” en viejos malos hábitos cuando llega el otoño, ya que tienden a ejercitarse menos y a comer más— en comparación con otras épocas del año.

No obstante, esconder el traje de baño y empezar a hibernar no es una opción viable para los seres humanos. Luche contra ese imperioso deseo de tirarse en el sofá después del trabajo (me he dado cuenta de que es una tarea extremadamente difícil, en especial cuando salimos de la oficina y todo a nuestro alrededor está oscuro) y haga una parada en el gimnasio o camine/trote un poco antes de regresar a casa.

shutterstock_249916648

2. El otoño y la comida reconfortante

En el otoño, todo es reconfortante— suéteres cálidos, cafés con leche de calabaza, hogueras y la larga espera de la llegada del invierno. Sin embargo, los alimentos hipercalóricos y la tendencia a hibernar nos hacen perder peso, en especial si sus noches se resumen a comer bocadillos mientras ve su serie favorita en Netflix.

Según una investigación del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, la comida rápida no es mala— si se la consume con moderación. Pero si pasar por su restaurante preferido cada vez que vuelve del trabajo se convierte en rutina, su nutrición se irá por el retrete.

shutterstock_317911274

3. Coma sano en la temporada de deportes

Una investigación llevada a cabo por Society for Science and the Public (SSP) asegura que el otoño es “la época del año en la que más calorías se consumen”. Eso se debe a que ocurren varios eventos especiales, como los partidos de fútbol y el inicio de la temporada de hockey, sin mencionar la Noche de Brujas seguida del Día de Acción de Gracias.

De hecho, SSP descubrió que los adultos estadounidenses gastan más de $7 mil millones en comestibles llenos de grasas, azúcar y sal entre el comienzo del otoño y la mitad del invierno. En lugar de recurrir a las papas fritas y a las salsas cremosas, prepare sus propios bocadillos caseros saludables, como humus fresco y salsas de pimiento, papas horneadas y mezcle sus tragos preferidos con agua gasificada— en lugar de beber refrescos llenos de azúcar o cerveza.

shutterstock_322787288

4. Hidrátese para vencer el hambre

Muchas veces, creemos que tenemos hambre cuando en realidad estamos muertos de sed. Si come con frecuencia y de forma equilibrada y aún así cede ante los antojos de media tarde, es posible que su cuerpo no esté bien hidratado.

Una investigación llevada a cabo por la Universidad de Tennessee indica que mantener elevados los niveles de fluidos aplaca la necesidad de comer de más. Trate de beber varias tazas de té verde a lo largo del día para reforzar su sistema inmunológico y, a la vez, elevar la temperatura corporal. Además, le recomiendo que siempre tenga una botella de agua a mano.

shutterstock_167581763

5. ¡Maldito aumento de peso en las festividades!

Según un estudio llevado a cabo en el año 2000 con ayuda del National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases y el National Institute of Child Health and Human Development, los estadounidenses tienden a subir más de peso entre el Día de Gracias y Año Nuevo.

El estudio consistió en monitorear a un grupo de 195 individuos de ambos sexos durante 6 meses. Se llegó a la conclusión de que cada participante aumentaba, en promedio, 50 gramos entre el Día de Gracias y la celebración de Año Nuevo. Si bien 50 gramos parece poco, los investigadores indican que son los más difíciles de bajar y además aumentan las posibilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión y hasta depresión.

shutterstock_119651809

6. Coma como sus ancestros

Muchos de nuestros ancestros no eran estadounidenses, sino inmigrantes que viajaron desde tierras muy remotas a los Estados Unidos. ¿Sus ancestros llegaron a Norteamérica con los peregrinos en el Mayflower? ¿O acaso es descendiente de los habitantes de los pueblos originarios?

De cualquier manera, podemos obtener buenos consejos de ambos grupos, ya que es probable que se hayan alimentado mejor que nosotros. Por ejemplo, los pueblos originarios consumían carne de res, aves, pescados y hasta vegetales. Así que aléjese de los bocadillos llenos de harina, de los productos horneados y procesados, los embutidos, los caramelos y las papas fritas y llene su refrigerador de frutas frescas y orgánicas y proteínas magras.

shutterstock_309765509

7. Disfrute de la frescura otoñal

Créase o no, el otoño llega con miles de alimentos frescos y de estación que pueden conseguirse en cualquier mercado local. Los más populares son las frutas y los vegetales— como las manzanas, los pimientos morrón, la acelga, las calabazas, los betabeles o remolacha, el brócoli, las chirivías o nabos, la coliflor y el durazno o albaricoques.

Todas estas delicias naturales pueden incorporarse en cualquier receta festiva o en los menús tradicionales. El puré de zapallo y calabaza, así como los vegetales horneados constituyen deliciosos acompañamientos para los platillos principales, mientras que las manzanas y los albaricoques son ingredientes perfectos para tartas y mermeladas de postre.

shutterstock_88107835
X