Alimentación ESP

Siete condimentos saludables que no pueden faltar en su cocina

Los condimentos son esenciales a la hora de condimentar sus comidas. Sin embargo, muchas veces contienen cantidades excesivas de azúcar, grasas y sodio y, en algunos casos, aportan químicos dañinos a sus platillos favoritos. Los siguientes siete no sólo son deliciosos, sino que están llenos de beneficios para su salud y, como si eso fuera poco, poseen muy pocas calorías…

1. Kimchi

Para aquellos que no estén familiarizados con el aderezo coreano — el kimchi es una mezcla a base de pimientos picantes, sal, ajo, col china y jengibre (a veces se le suele agregar rábanos) que se deja fermentar en un recipiente de vidrio durante meses. Este condimento típico de la gastronomía coreana no sólo está vinculado con el fortalecimiento del sistema inmunológico y con la reducción del colesterol, sino que también mejora la digestión. ¿De qué manera?

Una investigación llevada a cabo por el Departamento de Alimentos y Nutrición de la Universidad de Ulsan, en Mugeo-dong, Ulsan, Corea del Sur, asegura que el kimchi atraviesa un proceso de fermentación similar al del yogur. Esto significa que está lleno de bacterias intestinales llamadas lactobacilos, que son probióticos súper poderosos encargados de facilitar la digestión y de proteger al organismo de cualquier tipo de infección.

2. Sriracha

En mi opinión, esta salsa picante tailandesa es el complemento perfecto para los mariscos. Se hace con pimiento maduro, vinagre destilado, ajo, azúcar y sal. Literalmente, se lo pongo a cualquier cosa —- desde huevos y burritos hasta fideos y camarones.

Más allá de su sabor picante, la sensación de ardor que el sriracha deja en la boca se obtiene de la capsaicina presente en los pimientos, un compuesto que está vinculado con la reducción de los riesgos de desarrollar cáncer de próstata en los hombres. De hecho, una investigación llevada a cabo por la American Association for Cancer Reaserch asegura que este componente detiene la reproducción de células cancerígenas. El Centro Médico de la Universidad de Maryland asegura que la capsaicina también aplaca los síntomas de la artritis, el dolor de espalda y las neuralgias.

3. Harissa

La harissa es una salsa picante llena de sabor a base de ajo, pimiento rojo picante, semillas de cilantro y aceite de oliva. Se trata de un ingrediente común en la gastronomía de Oriente Medio y África del Norte que acompaña guisos, salsas, sopas y es perfecto para sumergir el pan.

Lo bueno del harissa es que, como sucede con otras salsas picantes, da gusto a las comidas y no agrega grasas ni calorías. Sin embargo, lo más destacable de este aderezo son sus propiedades naturales. Un estudio publicado en la revista Cancer Research asegura que los pimientos picantes contienen beta-carotenos, que aportan vitamina A, previenen infecciones y reducen la inflamación.

4. Dukkah

Este condimento se inspira en la mezcla egipcia que combina hierbas (como menta), frutos secos y semillas (por lo general, de sésamo y de avellana), especias (tales como comino, cilantro, canela, clavos de olor, nuez moscada, sal y pimienta) y aceite de oliva. Esta mezcla aromática es ideal para saborizar carnes, panes y vegetales.

El Culinary Institute of America junto con el Departamento de Salud Pública de la Universidad de Harvard notaron que el dukkah tiene muy pocas calorías por porción (una cucharada sopera apenas contiene 28 calorías) y es bajo en sodio — además, está repleto de proteínas y grasas saludables (que provienen de los frutos, los aceites y las semillas).

5. Chimichurri

Esta deliciosa receta proviene de Argentina y de otros países sudamericanos como Uruguay y Paraguay, donde se acostumbra a dar sabor a carnes, pollos, vegetales y pescados asados con un toque de chimichurri.

Esta salsa se prepara a base de hierbas y especias — principalmente perejil, ajo, orégano y comino — junto con aceite de oliva, jugo de limón y vinagre blanco. Algunas veces se le agrega pimiento morrón y tomate molido. El principal beneficio del chimichurri surge del perejil. Esta planta está repleta de vitamina C y de apiol, un compuesto que protege los riñones.

6. Vinagre Balsámico

Con apenas 10 calorías por cada cucharada sopera, el vinagre balsámico les aporta una explosión de sabor a las ensaladas y a los condimentos para carne. El proceso de elaboración de este aderezo es bastante complejo; se obtiene a partir del mosto de la uvas de variedades trebbiano, uniblanc, malbec o barbera, que luego se almacena durante casi 12 años en barriles de madera de fresno, de castaño, cerezo o de roble.

Además de ser delicioso, sus índices glucémicos bajos ayudan a estabilizar los niveles de glucosa y a controlar el colesterol del organismo. Según un estudio publicado en 2010 en la revista Journal of Nutritional Science and Vitaminology, los potentes polifenoles presentes en el vinagre balsámico evitan que las arterias se bloqueen.

7. Salsa Tzatziki

Muchos aderezos cremosos están repletos de grasas poco saludables y calorías, aunque no es el caso del tzatziki. Este condimento griego suave se prepara a base de yogur, ajo, jugo de limón, perejil y pepino (y, a veces, eneldo y menta).Suele servirse frío y es un acompañante exquisito para carnes asadas, sándwiches y pan de pita tostado.

Lo más atractivo de esta delicia es que contiene muy pocas calorías y grasas. Además, está repleto de probióticos que promueven la salud intestinal, facilitan la digestión y promueve la reproducción de bacterias beneficiosas en su sistema digestivo.

Share This Article

X