Home » Spanish » Fitness & Nutrición » Seis motivos por los que nos cuesta más bajar de peso en invierno

Seis motivos por los que nos cuesta más bajar de peso en invierno


Mantenerse en forma se vuelve más difícil que nunca en los fríos y largos meses de invierno. Ya sea porque la nieve le tape las rodillas o porque el frío le cale hasta los huesos en Minnesota, las temperaturas gélidas no siempre nos invitan a estar saltando y jugando al aire libre.

Por lo general, el clima espantoso del invierno impacta considerablemente en nuestros intentos por perder peso o de mantenernos en forma. No obstante, a continuación, le mostraré seis formas de hacerles frente a la nieve y al frío y así deshacerse de esos molestos kilitos de más…

1. Tendemos a comer en exceso

Entre noviembre y abril predominan los menús más abundantes y saciantes, ya que estos meses marcan el comienzo y el final del invierno respectivamente. Empezando por el Día de Acción de Gracias en noviembre y Año Nuevo en enero hasta llegar a Pascuas en marzo, hay muchos obstáculos en el camino.

La clave para evitar subir de peso es mantenerse activo y comer muchos vegetales. Varios banquetes festivos incluyen al menos algunos vegetales— como la ensalada de brócoli o las zanahorias asadas. Asegúrese de que su plato esté lleno de estos alimentos no tan dañinos y trate de no excederse con las salsas ni con el tentador puré de papas.

thanksgiving

2. Nos sentimos decaídos la mayor parte del día

Hay un muy buen motivo por el que nos sentimos extraños durante los meses de invierno. El trastorno afectivo estacional (TAE) es una forma de depresión que surge en los largos meses de más frío. Suele ser provocado por la falta de exposición a la luz solar (y, por ende, a la vitamina D) y por pasar la mayor parte del día dentro de casa.

Una buena forma de solucionar este problema es consumir suplementos multivitamínicos a diario (que contengan vitamina D, claro) y salir a tomar aire cada vez que el clima se lo permita. Sólo asegúrese de abrigarse bien.

Relax

3. No queremos estar al aire libre

Durante los meses de verano, el sol suele brillar desde temprano en la mañana hasta altas horas de la tarde. Esto nos da muchísimo tiempo para ponernos nuestro calzado deportivo o nuestros patines y conquistar las calles o los espacios verdes del vecindario en busca de un poco de actividad física.

Sin embargo, en invierno, el sol sale más tarde y se pone a la hora de cenar. Esto reduce las posibilidades de salir cuando todavía el clima es agradable y seguro. Pero un poquito de oscuridad no tiene por qué aguar sus objetivos de perder peso. Salga a trotar, a caminar o a pasear el perro pero asegúrese de abrigarse bien y de usar prendas reflectantes.

Winter Running

4. Los gimnasios están sobrepoblados

¿Acaso hay algo peor que llegar a su clase favorita de yoga y notar que cientos de desconocidos que jamás había visto en noviembre y diciembre se incorporaron de repente?¿O tener hacer fila para usar las máquinas porque de pronto las personas desean ponerse al día con sus propuestas de Año Nuevo?

Las propuestas de Año Nuevo pueden hacer que la experiencia de ir al gimnasio sea insoportable— en especial para los más introvertidos que detestan las grandes multitudes. Pero no permita que eso se convierta en un problema. Ejercítese en casa o salga a trotar en días cálidos y soleados. Después de todo, el incremento en la popularidad de los gimnasios no tiene por qué interferir en sus metas.

Workout at home

5. Usamos menos el asador

Es difícil imaginarnos comiendo una buena barbacoa al aire libre cuando la nieve nos llega hasta las rodillas y las temperaturas son bajo cero. Y es una lástima porque los alimentos cocinados en un asador son más sabrosos y hasta podría decirse que más saludables.

Sin embargo, cocinar bajo techo no tiene por qué ser un motivo para subir de peso. Hay miles de recetas para horno, como pechugas de pollo sin piel y bocaditos de bacalao rebosados hasta salteado de verduras con carne de res magra. La clave, como siempre, es limitar lo más que pueda el uso del aceite e incrementar las porciones de vegetales frescos en cada menú.

Chicken

6. Bebemos demasiado alcohol

Lo bueno del invierno es que está lleno de festividades maravillosas para reunirnos y celebrar con amigos y familiares.

Con mucha frecuencia, estas celebraciones están cargadas de calorías sólidas y de bebidas alcohólicas repletas de azúcar, como ponche de huevo o vino blanco y cerveza. Así que beba con moderación y reemplace los cócteles cremosos y azucarados por vino con gaseosa o vodka con jugo de frutas natural.

cocktails 7

ADVERTISEMENT

More on ActiveBeat