Yoga ESP

Seis motivos por los que el yoga nos mantiene jóvenes

Debo confesarle que soy una gran fanática del yoga, aunque ya lo debe haber notado. Lo practico con regularidad por miles de motivos— disminuye la ansiedad, fortalece y tonifica, protege las articulaciones y los huesos, etc. Como si esto fuera poco, muchos estudios vinculan esta práctica milenaria con la vitalidad y aseguran que ayuda a prevenir todo tipo de enfermedades y molestias asociadas con el paso del tiempo…

1. Reduce la presión arterial

Esta es una buena noticia para aquellos que tengan antecedentes de hipertensión en su familia— según un grupo de investigadores de la Universidad de Pensilvania, el yoga reduce la presión arterial.

Un estudio examinó la presión arterial de 58 hombres y mujeres de entre 38 y 62 años durante 6 meses. Aquellos que practicaban yoga dos o tres veces a la semana tenían un promedio de 130 y 77 de presión arterial.

High Blood Pressure

2. Alivia el dolor de espalda

El dolor en la región inferior de la espalda es común entre los adultos mayores. Por fortuna, un estudio llevado a cabo en 2014 y publicado en la revista International Journal of Yoga reveló que el yoga iyengar alivia este tipo de molestias físicas.

Los participantes del estudio, que presentaban antecedentes de dolor de espalda, se comprometieron a realizar una serie de ejercicios de estiramiento de yoga iyengar cinco veces a la semana durante un mes. Los resultados demostraron que el 44% de los individuos notó una mejoría considerable en sus dolencias.

yoga

3. Previene la diabetes

Para los pacientes con diabetes, estabilizar los niveles de glucosa no es una tarea fácil. Sin embargo, una investigación de origen indio llevada a cabo en conjunto con el Instituto y Centro de Investigación en Ciencias Médicas Srinivas y el Hospital y Facultad Kasturba en la Universidad de Manipal reveló que el yoga ayuda a controlar la glucosa y el estrés oxidativo en pacientes con diabetes tipo 2. El estudio monitoreó a 123 individuos con diabetes y notó que experimentaban una disminución considerable en sus índices de masa corporal (IMC) al mismo tiempo que mejoraban su control glucémico general.

shutterstock_244733578

4. Refuerza el sistema inmunológico

Con tantos virus y bacterias al acecho, el yoga constituye un remedio natural efectivo para protegernos de las enfermedades invernales. Según una investigación publicada por los National Institutes of Health (NIH), practicar yoga con regularidad reduce la producción de cortisol en el organismo.

El estudio analizó a 30 individuos que practicaron yoga durante 35 minutos durante 12 semanas. En comparación con el grupo de 30 individuos que no practicaban dicho deporte, los yoguis tenían niveles más bajos de cortisol en situaciones estresantes. Esta hormona está vinculada con el debilitamiento del sistema inmunológico.

shutterstock_209697895

5. Reduce la inflamación abdominal

Señoritas, si son víctimas de la inflamación abdominal, según la revista American Journal of Managed Care, el yoga puede ser de gran ayuda. Un estudio ha demostrado que cualquier tipo de yoga es útil, aunque la investigación se basa en el yoga restaurador.

Los resultados revelaron que las mujeres que practicaban yoga tenían menos estrés (y, por ende, menos niveles de cortisol en el organismo) y reportaban haber experimentado una reducción significativa en sus cantidades de grasa subcutánea. El cortisol, la hormona del estrés, está vinculada directamente con la acumulación de tejido adiposo abdominal, el cual es muy difícil de eliminar.

shutterstock_167027240

6. Promueve la vitalidad

Según un grupo de científicos de la Universidad de California, en San Francisco (UCSF), el yoga puede llegar a ser la próxima “fuente de juventud.” Un estudio piloto analizó una gran variedad de técnicas de manejo del estrés, de cambios en la alimentación y de hábitos de ejercicio que promovían el estiramiento de los telómeros.

Los científicos explican que los telómeros forman parte de los cromosomas de ADN e influencian directamente el proceso de envejecimiento. El Dr. Dean Ornish, profesor de medicina en la UCSF, afirma que “nuestros genes, y nuestros telómeros, no necesariamente están ligados a nuestro destino,” y que ciertos factores como la alimentación y el ejercicio (como el yoga) promueven vidas más largas y saludables.

shutterstock_170231252

X