Comida Rápida ESP

Seis deficiencias nutricionales ocultas detrás de los antojos de comida chatarra

Image Credit: Getty Images

Los atracones de comida chatarra no siempre son producto de la falta de fuerza de voluntad. No, ciertos estudios llevados a cabo por la Academy of Nutrition and Dietetics han revelado que la afinidad con determinados alimentos puede deberse a deficiencias nutricionales— en particular, de los seis elementos que hemos detallado en este artículo.

No se sorprenda si a su organismo le faltan algunos de los siguientes minerales, vitaminas, antioxidantes y macronutrientes la próxima vez que recurra a los dulces, la comida rápida, la carne roja y los lácteos…

1. Hierro

Muchos veganos y vegetarianos, al igual que mujeres en etapa premenopáusica, padecen deficiencias de hierro. Estas pueden causar antojos de carne y falta de energía. Por más que haya jurado jamás volver a acercarse a la carne— de pronto, se sentirá atraído por el aroma a hamburguesas asadas, a alas de pollo y hasta a pescado con papas.

Este deseo de comer carne se origina porque las fuentes vegetales de hierro (hierro no hemo) no son utilizadas de inmediato por el organismo, como ocurre con las fuentes animales (hierro hemo), según los Dietary Guidelines for Americans. Sin embargo, si aún desea mantenerse fiel a sus principios veganos y vegetarianos— incorpore frijoles, legumbres, frutos secos, semillas y frutas desecadas, que están repletas de hierro. Acompañe estos productos con otros ricos en vitamina C.

Trail Mix

2. Vitaminas B

La deficiencia de vitamina B viene acompañada de antojos bastante peculiares, en especial si desarrolla una enfermedad conocida como pica. Según la Academy of Nutrition and Dietetics, la pica es un síntoma de anemia (debido a deficiencias de hierro, B-12 o folato) en niños y mujeres embarazadas y hace que los pacientes sientan deseo de ingerir productos no nutritivos, como tierra, piedras o papel.

Los antojos de vegetales de hojas verdes, arroz, cereales fortificados, mariscos, huevos, bananas, aves de corral y papas también son un indicador de deficiencias de vitaminas B (B1, B5, B6, B9 o B12). Muchas veces, el estrés, la depresión y los atracones de comida aumentan al no contar con los niveles apropiados de esta familia de vitaminas— y su estado de ánimo se volverá inestable. Consulte a su médico para corroborar que las medicinas que consume no sean las responsables de estas alteraciones.

Fortified Cereals LD

3. Ácidos grasos omega 3

Puede que de tanto haber leído artículos en este sitio sepa que ciertas grasas se clasifican como “saludables”. Los ácidos grasos omega 3 ocupan un lugar privilegiado dentro de ese grupo. Estos ácidos grasos esenciales (ALA, EPA y DHA) se encuentran en pescados (atún en lata, salmón y sardinas), huevos y quesos.

Es por eso que las deficiencias de omega 3 lo llevarán a visitar su restaurante de pizzas preferido o a acabarse todo el queso cheddar de los nachos. Si planea recurrir a los huevos, la Universidad Estatal de Pensilvania sugiere que los compre en granjas donde hacen pastar a los animales a la luz del sol, ya que les brindan dosis de omega 3 mucho más elevadas.

eggs

4. Magnesio

¿Acaso siente tanto deseo de comer chocolate que ningún otro alimento logra saciar sus antojos? Es probable que necesite consumir más magnesio. Lo curioso es que comer azúcares en exceso genera deficiencias de dicho mineral y eleva los niveles de estrés.

Según los expertos en nutrición de la Universidad de Central Lancashire, muchos factores promueven las deficiencias de magnesio— entre ellos se encuentran beber cantidades excesivas de soda, café, té o alcohol. Y, señoritas, los antojos de chocolate que llegan con la regla son producto de los desbarajustes en los minerales del organismo. Les sugiero que opten por variedades compuestas de 75% de cacao para obtener dosis considerables de magnesio.

Chocolate

5. Cinc

Algunos no deben preocuparse por las deficiencias de cinc hasta la vejez— a menos que vivan vidas cargadas de estrés. Si este es el caso, puede que sus niveles de cinc estén bajos.

Según la revista Canadian Medical Association Journal, la falta de cinc altera el sentido del gusto, lo que explica que en esos momentos desee comer comida chatarra cargada de sal o azúcar. En cambio, consuma huevos, frutos secos, ostras, hígado y aves de corral para estabilizar sus niveles de cinc (y, a su vez, para reducir los riesgos de coger un resfriado).

oysters

6. Calcio

El calcio y el magnesio están muy relacionados. Esto significa que la falta de calcio también le provocará deseos insaciables de comer productos con azúcar y sal. Además, el estrés y el exceso de azúcar son los principales culpables, según explica la Facultad de Salud Pública de Harvard.

Para incrementar las reservas de calcio, opte por ingerir productos lácteos (como leche, yogur, queso descremado). Si es alérgico o padece algún tipo de intolerancia a este grupo alimenticio, incorpore vegetales de hojas verdes, brócoli, frutos secos y sardinas a su dieta. Los suplementos son otra gran alternativa, aunque deberá consultar a su médico antes.

Milk and Dairy Products

Share This Article