Nutrición ESP

Seis alimentos que debe evitar poner en el almuerzo de su hijo

Es probable que, para facilitar las cosas, quiera llenar el portaviandas o fiambrera de sus hijos con lo que más les gusta o con lo que tenga más a mano— pero, por mucho que ahora se ahorre algo de tiempo, pagará las consecuencias a largo plazo en la salud de los niños.

Los azúcares no sólo hacen que su hijo se desplome antes de llegar a la escuela y tenga dificultades para concentrarse, también agregan calorías vacías que no aportan beneficios nutricionales. A continuación, le presento seis alimentos que su hijo no debería llevar a la escuela. Por más que se enoje o enfade ahora, más adelante se lo agradecerán…

1. Jugos o zumos en caja

Estos son los eternos compañeros del portaviandas que aunque hayan estado presentes a lo largo de nuestras vidas no significa que sean la mejor opción disponible. Por más que los jugos en caja se jacten de contener zumo de frutas natural — también tienen muchísima más azúcar de la que su hijo debería ingerir de una sola vez.

El periódico The Sydney Morning Herald señaló en una investigación en 2015 que los jugos artificiales contaban con más azúcar que las gaseosas. Las cajas regulares que suelen beberse durante el almuerzo tienen entre cinco y ocho cucharadas soperas de azúcar, explica el artículo. Además, este tipo de bebidas están vinculados con el aumento de peso y las caries.

Juice Boxes

2. Papas fritas

Sí, las papas fritas se hacen con verduras, lo cual es algo bueno— pero, durante el proceso de elaboración, se pierden muchísimos beneficios nutricionales. Además, se les agrega muchísima sal (para darles más sabor) y grasa.

Si su hijo insiste con que le compre su bocadillo preferido y se rehúsa a comer su ración de apio, prepárele sus propias papas horneadas con pequeñas rodajas condimentadas con hierbas y especias en lugar de sal. Este método retiene las vitaminas y los nutrientes y aporta mucha menos grasa que las papas procesadas.

Chips 1

3. Fiambre

Las proteínas son una parte importante de una alimentación equilibrada y todos sabemos que la carne puede aportárselas. Sin embargo, no debe confundir los productos que se comercializan en las fiambrerías con los fiambres envasados. Lo cierto es que la mortadela, por ejemplo, está repleta de grasa y sodio (no se confunda, ¡las de la fiambrería también!).

ABC News señaló en una investigación de 2013 que el fiambre suele estar repleto de nitratos (un conservante que puede provocar cáncer) al igual que plaguicidas liposolubles. Lo más recomendable es cortar sus propias fetas de carne magra de pollo o de res e incorporarlas en sándwiches. El estudio también asegura que el salmón enlatado es una alternativa saludable.

School Lunch

4. Frutos secos

Los frutos secos son considerados bocadillos saludables— siempre y cuando los coma en casa. En los Estados Unidos, los casos de alergia a ciertos alimentos son cada vez más comunes, lo que significa que por más que su hijo no sea alérgico a las nueces o al maní, los niños con los que comparte sus bocadillos pueden serlo. Una pequeñísima porción de maní es suficiente para causar reacciones fatales en los más pequeños.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades afirman que el maní y las nueces se encuentran entre los 8 alimentos que provocan el 90% de las reacciones alérgicas en Norteamérica. A algunos padres ni siquiera se les cruza por la cabeza poner frutos secos en los portaviandas de sus hijos — algunas escuelas los han prohibido, al igual que sus derivados.

Lunch

5. Huevos

Los huevos aportan muchísimos beneficios a la salud, pero no siempre son la mejor opción para los portaviandas, ya que se echan a perder con facilidad (y todos sabemos lo mal que huelen los huevos podridos). Peor aún, comer un huevo en mal estado puede hacer descomponer a su hijo.

The Better Health Channel, operado por el gobierno estatal de Victoria en Australia, explica que si su hijo lleva huevos a la escuela, deben mantenerse en un lugar fresco y no deben empacarse inmediatamente después de haber sido cocinados (asegúrese de guardarlos en el refrigerador antes). Los huevos cocidos no deben consumirse después de cuatro horas de haber sido preparados, explica dicha fuente. Lo mismo se aplica a los lácteos (inclusive el yogur).

Eggs

6. Galletas saladas

Las galletas saladas son un súper alimento para llevar en el portaviandas, ya que su hijo puede comerlas con queso o con cualquier otro alimento que prefiera. Sin embargo, ABC News sugiere que lea con detenimiento la información nutricional de estos productos, debido a que suelen estar repletos de grasas y azúcares.

ABC recomienda optar por galletas hechas con harina integral o que hayan sido preparadas en casa si es de los habilidosos en la cocina. Algunas galletas están repletas de sal y muchos niños experimentan dificultades al tragarlas porque hacen que se les seque la boca de forma casi instantánea.

Crackers and Cheese

Share This Article

X