Yoga ESP

¿Qué tipo de Yoga es mejor para mí?

El yoga tiene muchos beneficios para la salud, que van desde la reducción del estrés y la limpieza mental hasta la creación de musculatura magra y de una fuerza central de la que se sentirá orgulloso. Ya sea porque actualmente disfruta de sus beneficios o porque recién se está familiarizando con este tipo de ejercicio, existen tantos niveles de yoga disponibles para principiantes y expertos como estilos que se ajustan a las necesidades de quienes lo practican. Son tantos los tipos y las opciones entre las cuales elegir que puede ser difícil encontrar la indicada para usted— una que se adapte a su cuerpo, a su experiencia y a su estado físico.

Conozca algunos de los tipos y niveles más populares de yoga que existen y trate de descubrir cuál es el que necesita…

1. Hatha Yoga

El Hatha yoga es uno de los más populares y comunes en Norteamérica y es ideal para principiantes por su estructura y por sus posturas. No realizará ejercicios vigorosos—por el contrario, los movimientos suaves y las posturas lo ayudarán a desarrollar musculatura y a sentirse relajado. Por lo general, se focaliza en tres aspectos: respiración, meditación y posturas. Mientras muchos principiantes se sienten atraídos por este tipo de yoga debido a sus movimientos fáciles y su ritmo más lento, también constituye un buen entrenamiento para todos los niveles de destreza, debido a la relajación de los músculos y puede ser muy buena forma de desestresarse luego de un día largo y cansador.

2. Anusara Yoga

Este es otro tipo de yoga para principiantes o para aquellos que tengan miedo de probar algo nuevo pero que, a su vez, tengan mucha energía; Anusara yoga le permite liberar la energía excedente de una forma poco convencional. Ya que Anusara yoga no requiere experiencia extra, el ambiente divertido de estas clases puede ser perfecto para las personas que busquen el apoyo y la motivación de las clases grupales. Realizará movimientos con distintos niveles de dificultad y simplemente hará lo que su cuerpo y su estado físico le permitan. No hay apuro por lograr posturas perfectas, pero aprenderá cómo realizarlas correctamente para evitar lesiones.

3. Kundalini Yoga

El Kundalini yoga se concentra en detectar y liberar la energía que se acumula en la base de su espina hasta el área del cóccix. La energía que allí se encuentra es considerada su Chakra Raíz y refleja su centro de supervivencia. El Kundalini yoga lo ayudará a conectarse con aquello que lo mantiene con los pies en la tierra y lo hace sentir seguro. Liberará el poder de su Chakra Raíz y desarrollará una fuerza corporal increíble. Algunas de las posturas son más avanzadas y de verdad las sentirá al final de la sesión. No obstante, con respecto a los beneficios, liberar y estabilizar esta área llena de energía puede ser bastante liberador en sí mismo.

4. Viniyoga

El Viniyoga es un tipo suave de yoga ideal para principiantes, para personas que se estén recuperando de alguna lesión o para aquellos que quieran calentar sus músculos. No necesita ser un experto o poder hacer movimientos avanzados — el foco está en su respiración y en cómo su cuerpo se mueve, se estira y se relaja. Los movimientos y las rutinas pueden personalizarse y ajustarse según las necesidades y las habilidades de cada individuo; y, por lo general, estas clases son individuales. Como sucede con otros tipos de yoga, el Viniyoga puede ser un buen punto de partida para novatos, pero aún los expertos pueden beneficiarse con los movimientos suaves y con la conexión espiritual que experimentarán al practicarlo.

5. Power Yoga

El nombre mismo le da una idea de la intensidad y del tipo de ejercicio que va a realizar. Este tipo de yoga requiere un poco más de atletismo y garantiza una forma de ejercitarse más desafiante e intensa. Si lo que busca es perder peso, este es el tipo de yoga indicado. Al cambiar de postura constantemente, obtendrá una forma increíble de ejercicio cardiovascular al mismo tiempo que fortalece sus músculos y mejora su equilibrio. El Power Yoga por lo general no contempla el aspecto espiritual como sucede con otros tipos, por lo que si está buscado una forma de ejercitarse exigente que lo haga quemar miles de calorías sin pensar en lo espiritual, esto es lo que busca..

6. Bikram o Yoga Caliente

Si se ejercita con regularidad o sigue todas las tendencias sobre salud, probablemente haya escuchado hablar acerca del yoga caliente o Bikram yoga. En este tipo de yoga, la temperatura es de más de 40 grados Celsius (100 grados Fahrenheit) y los niveles de humedad son altos, lo que convierte a sus alrededores en un sauna y hace que su rutina de ejercicios sea vuelva aún más desafiante. De seguro va a transpirar demasiado durante una sesión de este tipo de yoga tan popular que cuenta con un estándar de 26 posturas. Suena como que sólo los yoguis expertos irían a una clase de Bikram yoga, pero también es para principiantes. Es aconsejable consultar a un doctor antes de inscribirse, ya que puede no ser seguro para pacientes con determinadas enfermedades.

7. Yoga Restaurador

El yoga reiterativo es lo que su nombre indica y es ideal para las personas que se estén recuperando de una enfermedad o que busquen un tipo de ejercicio relajante y calmo.. Cada pose le llevará n largo tiempo, y variará según el instructor y la clase. O, si alguien que prefiere trabajar desde casa o que quiere encontrar una forma propia de relajación, puede pasar más tiempo realizando cada postura. El tiempo que le tome cada postura será utilizado para meditación y reflexión lo que dará lugar a una liberación suave cuando la rutina haya terminado. Algunas pocas posturas son realizadas por lo general con mantas, correas y cojines que ofrezcan soporte y ajuste para zonas lastimadas o débiles.

8. Iyengar Yoga

El Iyengar yoga es uno de los tipos principales que utiliza elementos como bloques y correas. El enfoque máximo está en realizar las poses correctamente y en alcanzar el alineamiento adecuado. Aquellos que tengan una enfermedad o una lesión graves podrán beneficiarse en gran medida con este tipo de yoga debido a que su enfoque busca la realización precisa de cada movimiento. Alinear su cuerpo correctamente es necesario para sanarse correctamente luego de una lesión o para ayudar a aliviar algunas enfermedades crónicas — el alineamiento incorrecto puede afectar todas las áreas de su cuerpo e impedir el proceso regenerativo. El Iyengar yoga también es bueno para aquellos a los que les gusten las estructuras o que sean propensos a sufrir lesiones, ya que las posturas pueden ser modificadas fácilmente.

9. Vinyasa Yoga

Cualquiera que disfrute las posturas de yoga que fluyen de una a la otra disfrutaría del Vinyasa yoga. Está lleno de una variedad de posturas que lo harán transpirar con sus movimientos intensos y fluidos (o flujos). Dentro de las mejores cosas acerca de Vinyasa yoga se encuentra lo diferentes que pueden ser las clases—no existe un set de posturas preestablecido para realizar todas las clases, lo cual lo hace más atractivo para aquellos que detesten las rutinas repetitivas o que se aburran fácilmente. Vinyasa yoga se adapta tanto a yoguis principiantes como a aquellos con niveles de destreza elevados. Sólo se trata de encontrar la clase indicada para usted y encontrará fácilmente un flujo de clases ya que es el tipo de yoga más popular en Norteamérica.

10. Yoga Prenatal

Este tipo está más indicado para mujeres embarazadas (¡por supuesto!) y puede brindar muchísimos beneficios mentales y físicos durante el embarazo. Al focalizarse en la respiración, el yoga prenatal ha demostrado ser de gran ayuda en muchos aspectos para las mujeres, entre los que se incluyen más horas de sueño, menos dolores de espalda, mayor fortalecimiento y flexibilidad en los músculos necesarios para el parto y disminución del estrés. Tener un hijo tiene consecuencias corporales y mentales y el yoga prenatal puede ayudarla tanto durante el embarazo como después del mismo. Ser padres puede ser muy estresante y este tipo de yoga puede brindarles la preparación necesaria para lo que va a venir.

Share This Article

X