Posibles explicaciones del aumento de peso involuntario

Vamos a empezar con una advertencia: si has estado comiendo muchos alimentos ricos en carbohidratos y no has hecho ningún ejercicio, es probable que ganes algunos kilos dependiendo de tu metabolismo. Pero ¿qué ocurre si has tenido un peso estable durante años y has llevado el mismo estilo de vida, y te encuentras con que la báscula se arrastra hacia arriba?

Hay una serie de razones por las que podrías estar aumentando de peso, y algunas de ellas podrían estar ligadas a problemas de salud subyacentes que pueden tratarse por separado. Veamos las siguientes 17 explicaciones posibles del aumento de peso involuntario:

Depresión

Más concretamente, los medicamentos para la depresión pueden hacer que te hinches un poco, según Prevention. El sitio dice que puedes esperar que tu peso aumente de 5 a 15 libras, “con una acumulación gradual continua a lo largo de los años”. Cambiar los medicamentos podría ser una solución, explica.

Incluso si usted no está tomando medicamentos para controlar su estado de ánimo, todavía puede ver un poco de aumento de peso de la depresión, añade la fuente. Cita un estudio de 2010 que explica que las personas que están “tristes y solitarias” ganan peso más fácilmente que las que son emocionalmente más estables.

Hipotiroidismo

El hipotiroidismo es una condición en la que la glándula de las tiroides no produce suficientes hormonas, y uno de los resultados es un metabolismo más bajo que lleva a retener más peso, según WomenToWomen.com.

Incluso cuando algunas mujeres hacen dieta reduciendo las calorías, pueden experimentar un aumento de peso si su tiroides es poco activa, añade. Esto se debe a que “el gasto metabólico sigue disminuyendo a medida que se reducen las calorías”, explica la fuente. Las mujeres son más propensas que los hombres al hipotiroidismo, debido a las fluctuaciones hormonales y a otros factores, añade.

Falta de fibra

Este componente esencial de los alimentos ayuda a mover la materia a través de tu sistema digestivo para el procesamiento regular de la alimentación. Sin embargo, si estás “atascado” (estreñido), puedes engordar algunos kilos, según Prevention. (Para saber más, lee este artículo sobre señales de que tu cuerpo necesita más fibra).

La clave es comer más alimentos ricos en fibra y mantenerse hidratado, explica. También deberías centrarte en mejorar la calidad de tu flora intestinal: tomar probióticos (u obtenerlos de una fuente como el yogur) es una forma de conseguir un intestino más sano.

Deficiencia de vitaminas

LiveStrong señala que la falta de ciertas vitaminas y nutrientes podría estar incidiendo en tus problemas de aumento de peso. La fuente dice que un estudio de 2012 muestra que muchos sujetos con obesidad también demostraron una falta de ciertas vitaminas.

La fuente afirma que tanto las vitaminas hidrosolubles (vitaminas B y C) como las liposolubles (como la D, E, A y K) deberían formar parte de tu dieta habitual para evitar un déficit en tu sistema. La falta de vitamina D, que proviene del sol, de alimentos limitados (pescado, queso, huevos) y de suplementos, puede hacer que te sientas cansado y menos activo, lo que podría contribuir al aumento de peso, explica LiveStrong.

Estrés excesivo

Algunas personas tienden a perder el apetito cuando están estresadas, pero para muchas otras, “comer por estrés” es una forma de lidiar con los sentimientos negativos. WebMD explica que cuando “las exigencias de la vida se vuelven demasiado intensas, nuestro cuerpo entra en modo de supervivencia”. Esto supone también un aumento de la hormona del estrés, el cortisol, que está relacionado con un aumento del apetito.

Los “alimentos reconfortantes” ricos en calorías son una forma en que muchas personas lidian con el estrés, y no es un secreto que muchos de estos tipos de alimentos están cargados de grasas poco saludables. “Esta combinación es un caldo de cultivo perfecto para el aumento de peso”, explica. Intenta recurrir a otras técnicas de gestión del estrés -como la meditación o el ejercicio- en lugar de comer para calmar tus sentimientos.

La edad

Por desgracia nadie puedes evitarlo, y uno de los “efectos secundarios” de envejecer es que tu metabolismo (básicamente el ritmo de quema de calorías de tu cuerpo) se ralentiza. El ritmo natural de quema de calorías es más lento a los 40 años que a los 20, explica Prevention.

¿La solución? Tomar más proteínas magras cuando se envejece es una buena manera de satisfacer el apetito sin todas las calorías adicionales, y ayudará a su cuerpo a quemar calorías de manera más eficiente, señala la fuente. Cuando se trata de perder peso en la edad media y avanzada, el ejercicio puede ser más importante que la dieta para controlar el peso añade.

Síndrome de Cushing

Este síndrome es muy raro, pero si un profesional médico ha descartado todas las demás causas de aumento de peso, existe la posibilidad de que éste sea el culpable. Noticias Médicas Diarias lo denomina “condición hormonal compleja” que puede ocurrir cuando el cortisol (hormonas del estrés) es demasiado alto.

Aunque el síndrome de Cushing conlleva una serie de síntomas que van desde el adelgazamiento de la piel, la aparición de hematomas, la subida de la tensión arterial, la debilidad e incluso la hinchazón de la cara, el aumento de peso también es un signo revelador. Es importante que el médico descarte este síndrome mediante análisis de sangre y orina, ya que puede ser mortal, según la fuente.

Embarazo

Esto es bastante obvio, pero puede pasarse por alto si no estabas planeando quedarte embarazada y te preocupan los cambios repentinos en tu cuerpo. Es prácticamente un hecho que vas a ganar peso cuando estás embarazada, pero el aumento puede empezar antes de lo que algunas mujeres piensan, incluso antes de saber que estás embarazada.

Este aumento precoz no se debe al propio feto, que todavía es pequeño. Aunque LiveStrong afirma que la mayoría de las mujeres ganan menos de 1,5 kilos en los primeros 3 meses de embarazo, señala que la retención de líquidos por el aumento de los niveles de progesterona (una hormona esteroidea) y el aumento del tamaño de los pechos pueden inclinar la balanza hacia arriba desde el principio. Un cambio en el apetito y en los hábitos alimentarios (“comer por dos”) también puede suponer un aumento de peso en el primer mes, añade.

Falta de ejercicio

Esto puede parecer obvio, pero mucha gente no hace la cantidad necesaria de ejercicio diario. Para muchas personas, entre las que me incluyo, es una cuestión de falta de tiempo. Todos estamos tan ocupados con el trabajo, la socialización y la atención a todas las responsabilidades de la vida que no dejamos suficiente tiempo para nosotros mismos y para cuidar de nuestra propia salud. Esto es totalmente comprensible. Pero piénsalo así: si no nos cuidamos, no podemos hacer ninguna de esas otras cosas, así que invertir en tiempo para hacer ejercicio es súper importante.

Otra razón por la que la gente no hace ejercicio es porque nuestras vidas están ahora tan llenas de tecnología y medios sociales que somos más propensos a estar sentados con el teléfono o viendo la televisión. Esto nos pone en riesgo de obesidad y diabetes, dice VeryWell Fit. “El ejercicio regular no sólo quema calorías directamente, sino que también puede dinamizar el metabolismo para que quememos más calorías entre las sesiones de ejercicio”.

Insomnio o privación del sueño

Al igual que el ejercicio, el sueño es otra cosa que se deja de lado a medida que nuestras agendas se vuelven más y más ocupadas. Según VeryWell Fit, todos necesitamos al menos 7 horas de sueño cada noche y, si no lo conseguimos, puede provocar un aumento de peso involuntario. “La razón de esto, al menos parcialmente, es que restringir el sueño aumenta la hormona supresora del apetito, la leptina, y aumenta la hormona estimulante del apetito, la grelina”, escribe la fuente. Por eso una persona tiene antojo de azúcar y grasa después de no haber dormido lo suficiente.

Women’s Health cita un estudio de la revista Sleep en el que se descubrió que las personas que dormían incluso una hora más al día eran capaces de perder más grasa que las que no lo hacían, incluso cuando comían la misma cantidad de calorías.

Perimenopausia

La menopausia no tiene nada de divertido, muchas mujeres pueden dar fe de ello. Viene acompañada de todo tipo de síntomas incómodos, incluido el aumento de peso. La perimenopausia es ese periodo de transición que se adelanta a la menopausia y que suele comenzar cuando la mujer tiene entre 30 y 40 años.

La perimenopausia “hace que hormonas como el estrógeno suban y bajen de forma desigual, lo que puede provocar un aumento de peso en algunas mujeres”, escribe Women’s Health tras hablar con la doctora Melina Jampolis, internista y especialista en nutrición con sede en Los Ángeles. La fuente continúa enumerando otros síntomas comunes que incluyen períodos irregulares, sofocos, cambios de humor y un cambio en el libido.

El aumento de peso se convierte en un problema aún mayor para las mujeres en la perimenopausia porque el envejecimiento conlleva otros efectos secundarios desagradables como el aumento de la grasa corporal y la pérdida de masa muscular. Si estás pasando por la menopausia, habla con un médico para que te dé consejos sobre cómo controlar mejor estos síntomas.

Síndrome de Ovarios poliquísticos (SOPQ)

SOP significa síndrome de ovarios poliquísticos, el cual es “un trastorno endocrino que altera el equilibrio de las hormonas reproductivas, estrógeno y testosterona, y puede desencadenar una serie de síntomas desagradables, como menstruaciones extrañas, crecimiento del vello facial y migrañas”, explica Women’s Health.

Esta afección también provoca un aumento de peso involuntario, ya que interfiere en el modo en que el cuerpo utiliza la hormona que convierte los azúcares y los almidones en energía. Esto provoca un aumento de peso, sobre todo en la zona de la cintura.

Cualquier mujer que experimente estos síntomas junto con ciclos menstruales irregulares, debería considerar que el SOP es el culpable porque es bastante común. Según una investigación publicada en la revista Epidemiología Clínica, una de cada cinco mujeres padece SOP.

Auto medicamentos

Cuando algo va mal en el cuerpo, es común mirar hacia los medicamentos que una persona está tomando porque mientras se toman para solucionar un problema, también pueden causar otro problema en otra parte del cuerpo. Hay una serie de medicamentos, tanto de venta libre como con receta, que son conocidos por desencadenar un aumento repentino de peso o una retención de líquidos. “Los antidepresivos -más comúnmente los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como Paxil, Lexapro y Prozac- pueden afectar al centro del apetito en el cerebro”, dice la doctora Rocío Salas-Whalen, endocrinóloga de los Consultorios Médicos de Manhattan al hablar con Women’s Health.

Tenga cuidado con los medicamentos como los betabloqueantes que se toman para reducir la presión arterial, ya que pueden ralentizar el metabolismo. También se sabe que algunos esteroides que se toman para la inflamación provocan un aumento de peso. “Incluso los antihistamínicos de venta libre, como el Benadryl, que pueden alterar una enzima del cerebro que ayuda a regular el consumo de alimentos, pueden provocar un notable aumento de peso”, afirma Women’s Health.

Es importante tener en cuenta que, incluso si experimentas un aumento de peso repentino a causa de cualquier medicamento, no dejes de tomarlo de golpe. Consulta siempre primero con tu médico.

Tumor en el ovario

Aunque esta causa es poco frecuente, hay ocasiones en las que la hinchazón extrema se produce como resultado de un tumor de ovario. Este tumor provoca la acumulación de líquido en el abdomen, lo que también provoca un aumento de peso y que los pantalones queden más ajustados de lo habitual.

“Las pacientes vienen con hinchazón abdominal y sus pantalones habituales no les quedan bien”, dice el doctor Anaz Memarzadeh, cirujano de cáncer ginecológico de Salud UCLA a la Revista Women’s Health. “A veces el tumor es tan grande que puede causar distensión del abdomen”.

El riesgo es mayor para las mujeres en la menopausia porque el cáncer de ovario no suele diagnosticarse antes, pero Women’s Health insta a las mujeres de todas las edades a estar atentas a los signos. Hay que prestar atención a “la sensación de saciedad demasiado rápida, el dolor en la zona baja del estómago y la presión adicional sobre la vejiga”. Si la hinchazón persiste, acude al médico.

El microbioma intestinal no está funcionado

Probablemente no dediques mucho tiempo a pensar en la salud intestinal, pero deberías hacerlo. En realidad, es súper importante. Cuando nuestro intestino está mal, también lo está el resto del cuerpo. La Revista Prevention hace referencia a un estudio publicado en la revista International sobre Obesidad, según la cual una mala mezcla de flora intestinal o microbioma, o un equilibrio desigual entre bacterias buenas y malas, puede provocar un aumento de peso. “También es una de las razones por las que los edulcorantes artificiales se han relacionado con el aumento de peso, ya que pueden alterar el microbioma intestinal”, escribe la fuente.

La Revista Prevention también habló con el Dr. Michael Roizen, director del Instituto de Bienestar de la Clínica Cleveland, quien señala que la mezcla de bacterias en el intestino también puede alterar la capacidad del cuerpo para regular la glucosa en la sangre, lo que también conduce al aumento de peso.

Constipación

El estreñimiento es extremadamente incómodo. No sólo provoca hinchazón y dolor abdominal, sino que también puede provocar un aumento de peso. “El estreñimiento se define en los siguientes síntomas: esfuerzo, heces duras, sensación de defecación incompleta, obstrucción anorrectal y frecuencia de menos de tres deposiciones a la semana”, dice el médico de medicina familiar de PIH Health, Mehwish Awan Khan a Reader’s Digest. “Estos síntomas pueden provocar un aumento de peso debido al retraso prolongado del tránsito de las heces por el colon”.

La clave para tratar este problema es una hidratación adecuada, ablandadores de heces y comer más fibra. Una vez tratado el estreñimiento, debería ayudar con cualquier peso extra no deseado. Pero para estar seguro de que no se debe a problemas más graves como el síndrome del intestino irritable o el cáncer de colon, consulte con un médico.

Deshidratación

Muchos de nosotros no bebemos suficiente agua a lo largo del día. A veces es difícil recordarlo. Puede que pienses que esto no afecta tanto a nuestra vida diaria, pero incluso cuando no sentimos los efectos obvios de la deshidratación, están ahí.

Women’s Health ha hablado con Kristen Neilan, dietista de la Universidad de Florida, quien explica que muchas personas que no beben suficiente agua suelen confundir su deshidratación con hambre. “La confusión, el cansancio y el mareo son signos de una deshidratación incluso leve”, dice.

No sólo altera nuestra noción de si tenemos hambre o sed, sino que también afecta al metabolismo de nuestro cuerpo. Cuando no nos hidratamos lo suficiente, nuestro metabolismo no funciona correctamente, lo que provoca un inexplicable aumento de peso. “Una hidratación adecuada aumenta la función mitocondrial, lo que significa básicamente que aumenta tu metabolismo”, dice Neilan.

Avatar

ActiveBeat Español

Activebeat se dedica a informar a los lectores de todas las noticias y acontecimientos importantes del mundo de la salud. Cubrimos cada aspecto de las noticias sobre la salud, desde consejos y epidemias hasta fitness, nutrición y estudios.

X