Sedentarismo ESP

Ocho serios problemas de salud que resultan del sedentarismo

Muy bien; ¡ya entendimos que estar sentados por mucho tiempo nos hace mal! Este hecho puede afectar a muchos de cerca, especialmente a esos que como yo, se pasan el día en frente del ordenador. Sin embargo, ¿alguna vez se ha puesto a investigar acerca de cuánto nos afecta esto a nivel físico?

Bueno, yo sí… y me sorprendí bastante al descubrir algunos de los efectos negativos que estar sentado por mucho tiempo tiene en nuestra salud desde abajo (pies) hasta arriba (cabeza). A continuación, detallaremos algunos de los problemas que resultan de llevar un modo de vida sedentario según los datos extraídos de investigaciones realizadas por expertos…

1. Fuga de cerebros

De acuerdo con estudios realizados por el Instituto Nacional de Cáncer, estar sentado por mucho tiempo, por ejemplo, al trabajar en un escritorio sin tomarse descansos, reduce la función cerebral y destruye las redes vasculares del cerebro. Esta especie de “neblina cerebral” resulta de la falta de sangre fresca y de flujo de oxígeno en el cerebro. Mientras estamos activos, la sangre y el oxígeno bombean a través del cerebro y estimulan así una descarga de químicos que mejoran el humor y de cientos de genes protectores, en un proceso conocido como Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro (o FNDC).

El proceso FNDC es esencial para el crecimiento y para la protección de las neuronas sanas en el cerebro (es decir, del daño proveniente de traumas, del estrés y de las toxinas ambientales). No obstante, en individuos sedentarios, los flujos de sangre fresca y de oxígeno se ven limitados, la liberación de químicos beneficiosos se bloquea y el cerebro se confunde, se olvida y tiene dificultades para concentrarse.

2. Desalineación de cuello, hombros y parte alta de la columna

Analice cómo se sienta en su escritorio en el trabajo. Seguramente su cuello y su espalda se encorvan en lugar de alinearse a la columna. Y mejor no hablemos de sus hombros ni de su espalda — están caídos y su trapecio superior (loa músculos que conectan el cuello y los hombros) se encuentra redondeado y forma un arco con la parte baja.

La desalineación de las vértebras cervicales (los anillos óseos que van desde la base del cráneo hasta la región torácica a la altura del tronco), de los hombros y de la columna causada por estar usando el teclado durante horas lo conducirá a sufrir lesiones por estrés repetitivo y a padecer contracturas musculares muy dolorosas.

3. Endurecimiento, tensión y hernias en la espalda baja

Seguramente su madre siempre le decía “Siéntate derecho”, ¡y por una muy buena razón! Trataba de cuidarlo de una horda de problemas de espalda. Según investigaciones del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidente Cerebrovascular de los EE. UU., mantenerse en movimiento promueve el flujo de sangre fresca y de nutrientes a los suaves discos esponjosos situados entre las vértebras — por ende, estar sentado por mucho tiempo causa la desalineación de estos discos y promueve la formación de colágeno duro entre los tendones y ligamentos.

Si trabaja en un escritorio, intente sentarse derecho sin encorvarse (su cuello no debería estar más adelante de sus hombros), con los hombros relajados, con los brazos a cada lado flexionados en ángulos de 90 grados, con los pies firmes en suelo y la parte baja de su espalda (la región lumbar) tiene que tener un soporte para prevenir la tensión de los músculos psoas (lo cual empuja la espina lumbar hacia adelante y causa hernias de disco lumbares).

4. Daño crónico en los órganos

Cáncer de colon, hígado graso y enfermedades cardiovasculares son algunas de las consecuencias de pasar mucho tiempo sentado — incluso si se ejercita regularmente, según informa un grupo de nutricionistas y de fisiólogos de la Universidad de Missouri.

Miles de estudios vinculan la reducción de flujo sanguíneo y de la cantidad de grasa quemada que proviene del sedentarismo con el aumento de los riesgos de padecer obstrucciones arteriales, con el aumento en los niveles de colesterol, con problemas digestivos y con enfermedades cardiovasculares. Los investigadores sostienen que, por más que sea activo fuera del trabajo, es esencial mantenerse en movimiento durante la jornada laboral. Y no nos olvidemos de alejar todas esas deliciosas y tentadoras bolsas de comida chatarra desparramadas por nuestra zona de trabajo.

5. Deterioro muscular

Piénselo de esta manera — los músculos que no se utilizan fácilmente se convierten en papilla. Y los científicos de la Universidad Estatal de Arizona afirman que el deterioro muscular aparece cuando comienza a dejar de utilizar su cuerpo para pararse, dar un par de vueltas y sentarse derecho.

Si está sentado por mucho tiempo, con frecuencia ocurre lo opuesto. Por eso, estar echado en una silla causa debilidad en la zona del cuello, de los hombros, de la columna superior e inferior y de los músculos abdominales. La flacidez abdominal, la tensión en los flexores de la cadera y el encorvamiento de los músculos lumbares pueden provocar que el arco natural aumente de manera exagerada y limite el rango de movimiento de la espalda, de las caderas y de los glúteos.

6. Enfermedades crónicas

Un estudio de investigación publicado por la revista de Fisiología Aplicada afirma que la inactividad física provoca diversos tipos de enfermedades crónicas — como cáncer de colon, de endometrio y de mama, diabetes, hígado graso y obesidad. ¿De qué manera?

Estar constantemente en movimiento fomenta la producción de antioxidantes protectores, por lo que el sedentarismo expone a las células a ciertos radicales libres capaces de provocar cáncer. Además, ciertas investigaciones demuestran que existe un declive en la respuesta a la insulina después de un largo día de haber estado sentado; es por ello que muchos individuos que suelen estar inactivos tienden a padecer diabetes de tipo 2.

7. Venas varicosas y coágulos de sangre

Seguramente muchos hayan escuchado la trágica historia del amigo de un amigo que desarrolló un coágulo de sangre después de haber estado sentado en un vuelo durante 18 horas. Si bien suena muy poco creíble, los médicos del Hospital Hamilton General de Canadá, en su programa de prevención del tromboembolismo, advierten que estar sentados por mucho tiempo tanto frente a un escritorio como en un sillón puede provocar el desarrollo de una trombosis venosa profunda (TVP) — especialmente si tiene problemas de obesidad.

Los coágulos de sangre se vuelven potencialmente fatales si son expulsados e ingresan a los pulmones, lo cual causa un bloqueo (o embolia pulmonar). La TVP ocurre cuando la circulación sanguínea disminuye y el fluido es capaz de alojarse en la zona de las piernas, lo cual resulta en un coágulo de sangre. En menor medida, pero igual de preocupante, estar sentado por mucho tiempo causa hinchazón crónica en los tobillos, la aparición de venas varicosas y osteoporosis.

8. Discapacidad y muerte por sedentarismo

No es para nada una locura para el Norteamericano promedio estar sentado durante 8 horas o más al día. No obstante, la idea de morir por estar sentado suena un poco ridícula. Si bien descansar un poco es inofensivo — un estudio de ocho años y medio de duración realizado por la Universidad Northwestern descubrió que el sedentarismo, especialmente en los adultos mayores, aumenta en medio punto los riesgos de padecer incapacidad física.

La misma investigación demostró que los individuos que tienen como costumbre sentarse a ver televisión (o a jugar con los video juegos) por la tarde aumentan el riesgo su tasa de mortalidad al 61% si se los compara con aquellos que ven sólo una hora de televisión al día. Si le gusta relajarse frente a esa gran maravilla de la tecnología, hágase el favor de realizar pequeñas caminatas o intente ejercitarse durante los anuncios.

X