Salud ESP

Ocho señales de que sus defensas están bajas

¿Es capaz de pescarse cualquier resfriado o gripe que se encuentre dentro de un radio de 5 millas? Es chiste pero, para muchos, la temporada de gripes está repleta de tos, dolores de garganta, resfriados que llegan uno detrás del otro, desde fines del otoño a finales del invierno. Un gran grupo de profesionales de la salud consideran los siguientes ocho signos como indicadores de vulnerabilidad a la gripe.

Aquí le presentamos ocho señales de que su sistema inmunológico no es tan fuerte como creía…

1. Siempre está enfermo

Muchos expertos dicen que el signo más obvio de inmunodeficiencia es la presencia constante de enfermedades. Considere que el promedio de adultos Norteamericanos padece de 2 a 4 resfriados mientras que los niños, en promedio, experimentan 6 a 8 episodios durante la temporada de resfríos y de gripes (desde fines del otoño hasta finales del invierno). Si se enferma con mayor frecuencia, es probable que su sistema inmunológico tenga dificultades a la hora de combatir gérmenes.

2. Mala calidad de agua potable

Beber agua del grifo, como lo hacen otros 25 millones de estadounidenses, es una práctica muy común. No obstante, los científicos de la Escuela de Medicina de Dartmouth advierten que dicha agua no siempre está limpia ni libre de químicos. Por ejemplo, los investigadores descubrieron que el agua de una ciudad promedio de los Estados Unidos contiene arsénico a pesar de que dichos niveles hayan sido considerados como seguros. Según la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), este elemento químico debilita la respuesta inmunológica al virus H1N1 y a otros tipos de gripe.

3. Siempre está estresado

Si no encuentra tiempo para relajarse entre el trabajo, la familia y las obligaciones sociales, la Asociación Estadounidense de Psicología advierte que el estrés a largo plazo compromete su sistema inmunológico. Es por eso que, por lo general nos enfermamos al realizar un gran proyecto laboral o antes de rendir un examen. Si ya está enfermo, el estrés crónico puede exacerbar los síntomas gripales existentes, lo cual hace que el virus permanezca en el cuerpo por más tiempo.

4. Tiene antojos de algo dulce

Caer ante el deseo de algo dulce no sólo pone en riesgo su salud bucal y su cintura; de acuerdo con una publicación del American Journal of Clinical Nutrition, rendirse ante la tentación de consumir caramelos, gaseosas, productos horneados y demás bocadillos azucarados — puede significar que su sistema inmunológico esté debilitado debido a que el azúcar limita la respuesta de los glóbulos blancos (para destruir los gérmenes). Esto implica que si consume más de 100 gramos (lo que vendría a ser el equivalente de 3 latas de gaseosa) por día, puede que su sistema inmunológico sea incapaz de luchar contra los gérmenes y las bacterias de la gripe.

5. Cavidades nasales secas

Puede que deteste tener la nariz tapada de mocos. No obstante, cuando las cavidades nasales están humectadas, e incluso cuando gotean, es señal de que su cuerpo está luchando contra la gripe. La mucosa es un pasaje de ida fuera de su cuerpo para los gérmenes molestos y los virus. Por otro lado, si su nariz está seca, los gérmenes deambulan y las gripes y los resfríos pueden atacarlo con mayor frecuencia. Si quiere humectar sus cavidades nasales durante la noche, coloque un humidificador en su habitación.

6. Tener unos kilos de más

Esos kilitos de más afectan todo su cuerpo—incluso su cerebro, su corazón, sus articulaciones y hasta su sistema inmunológico. Si sufre de obesidad, una reacción metabólica en cadena ocurre en su cuerpo e incluye el balance hormonal y la absorción de nutrientes y causa inflamación crónica, lo cual hace que se vuelva inmune al ataque de todo tipo de gérmenes e infecciones. De hecho, un estudio publicado en el año 2009 en el Instituto Nacional de la Salud revela que las anormalidades metabólicas vinculadas con la obesidad aumentan los riesgos de contraer el virus de la gripe A (H1N1).

7. No tiene energía

Seguro, es normal sentirse cansado en otoño ya que el cuerpo intenta acostumbrarse a la llegada de una nueva estación. No obstante, si después de un par de semanas sigue sintiéndose letárgico y lo único que quiere hacer es dormir, puede que su sistema inmunológico necesite un sacudón. Mejore su sistema inmunológico con ayuda de una dieta saludable, de ejercicio regular y de un descanso nocturno de 8 horas.

8. Está deshidratado

¿Se ha preguntado alguna vez por qué los doctores recomiendan beber tantos líquidos (tés herbales y agua) para recuperarse de una gripe? Su cuerpo utiliza los fluidos como medio para desintoxicarse y para erradicar gérmenes y otras toxinas. Por eso, controle su orina—si es de color amarillo oscuro, debería beber más agua y tés herbales para fortalecer su capacidad de luchar contra los gérmenes.

X