Home » Spanish » Fitness & Nutrición » Ocho razones por las cuales su entrenamiento no da resultado

Ocho razones por las cuales su entrenamiento no da resultado


Es frustrante cuando pone el esfuerzo diario o semanal para ejercitarse sin ver ningún tipo de mejora en lo que tiene que ver con la pérdida de peso, el aumento de la energía, la tonificación muscular y la motivación.

Los siguientes ocho factores pueden introducirlo fácilmente en el camino del progreso cuando se trata de ejercitarse y de obtener los resultados que desea:

1. No está tan motivado

Claro, cuando empiece a hacer ejercicio tendrá que darse a sí mismo ese empujón extra para comprometerse a correr, a hacer yoga, o para ir a su clase semanal de box fit. Sin embargo, ese sentimiento sólo durará unas semanas. Si no elige un estilo de entrenamiento que le atraiga, es imposible ser constante a largo plazo. Así que, si es nuevo en el ámbito del ejercicio, busque algo que lo atraiga y, eventualmente, la sensación que esto le dará, hará que se apure al ponerse las zapatillas de correr o al agarrar su bicicleta o su tapete de yoga.

2. Las constantes lesiones lo han hecho sufrir

Lidiar con las lesiones recurrentes es un signo común de que sus entrenamientos son muy intensos. Recurra a un entrenador personal si es nuevo en el gimnasio para así aprender la forma correcta de ejercitarse. De este modo, no se lastimará y tendrá que detener su entrenamiento antes de siquiera empezar. Si incurre en una lesión, un entrenador personal también puede ayudarle a encontrar la causa raíz y evitar que esta situación se repita en el futuro.

3. No ve ningún tipo de resultado

La ausencia de resultados es probablemente el signo más común de que el entrenamiento que ha elegido no es el indicado. Esta es una buena señal de que es hora de cambiar las cosas y de pedirle ayuda y asesoramiento a un profesional (es decir, un entrenador) o a un amigo que haya tenido éxito con su propio entrenamiento.

4. Sus entrenamientos no son lo suficientemente vigorosos

Si apenas comienza a sudar en esa máquina elíptica, no está comprometiéndose a ver ningún resultado. Si su objetivo es la pérdida de grasa o la mejora de su salud cardiovascular, probablemente tenga que incrementar la intensidad (es decir, añadir resistencia) y/o la duración de los ejercicios para sentir el esfuerzo (es decir, sensación de quemazón en lugar de dolor en el músculo, transpiración, respiración agitada e incremento del ritmo cardíaco) para empezar a ver los resultados que desea.

5. Está sufriendo

Hay una gran diferencia entre el esfuerzo (es decir, transpiración, respiración dificultosa, ritmo cardíaco acelerado y sensación de quemazón en el músculo) y el dolor. Si siente dolor, es probable que esté exagerando (o que su entrenamiento sea demasiado intenso o demasiado frecuente, o ambos). Por esta razón una combinación de entrenamiento cardiovascular (es decir, correr), junto con ejercicios de fuerza (por ejemplo, levantar pesas) y ejercicios de flexibilidad (como practicar yoga) pueden mantenerlo motivado y evitarle una lesión.

6. Está agotado

Aunque puede sentirse agotado durante las primeras semanas de un nuevo plan de ejercicio — este sentimiento debería disminuir y ser reemplazado por más energía una vez que se acostumbra a su nueva rutina. Sin embargo, si está constantemente cansado, puede estar ejercitándose demasiado, con demasiada intensidad, o puede que no esté variando su entrenamiento lo suficiente. Evite el sobre-entrenamiento al mantener una estrecha vigilancia de su ritmo cardíaco, así como también mezclando sus entrenamientos con un balance de musculación, cardio y entrenamiento de flexibilidad; y siempre dándose un tiempo de recuperación adecuado entre entrenamientos (de 24 a 48 horas).

7. No tiene un plan

¿Acaso sigue un plan de entrenamiento en el gimnasio o simplemente improvisa? Si sólo salta de una máquina a otra en el gimnasio, no verá los resultados que desea. En cambio, diseñe un plan para lograr un entrenamiento corporal completo (que abarque todos los grupos musculares). De este modo, no trabajará excesivamente un músculo determinado e ignorará otros completamente. Si no está seguro de cómo hacer esto, haga unas pocas sesiones con un entrenador personal para trazar una rutina de ejercicios seguros y efectivos.

8. Está entrenando en exceso

Si su desempeño está en riesgo, está fatigado constantemente, o tiene lesiones recurrentes, probablemente esté entrenándose en exceso. Le exige demasiado a su cuerpo enérgicamente — ya sea en intensidad, duración del ejercicio o ambos y no deja tiempo para el descanso y la recuperación, lo cual lo hace propenso a padecer lesiones y agotamiento por tanto ejercicio.

ADVERTISEMENT

We Recommend

More on ActiveBeat