Estrés ESP

Ocho maneras de vencer el estrés vacacional

¡Es muy cierto que no todas las festividades son tan-tan-tan festivas! Para muchos las tensiones financieras, emocionales y físicas del comienzo de la temporada de vacaciones empiezan a pesar a mediados de noviembre más que Santa Claus lleno de regalos en su trineo.

Si la ansiedad de la temporada próxima lo ha convertido en un Grinch, no se preocupe; piense en los siguientes ocho mecanismos para afrontar las tensiones como pequeños duendecillos amigables que le devolverán el espíritu de alegría a las festividades…

1. Haga un presupuesto de vacaciones

No debería sorprenderle ni un poco que el dinero sea el factor de estrés más importante para dos tercios de las personas en los Estados Unidos. Según las investigaciones de la American Psychological Association, las finanzas son lo primero en que las personas piensan cuando llega el primero de noviembre y las deudas en la tarjeta de crédito son el enemigo número uno durante la víspera de año nuevo.

Para evitar comenzar un nuevo año estresado por el dinero y en alerta roja — establezca un presupuesto estricto para compras navideñas (que incluya regalos, adornos, comida y viajes) y aférrese a éste para no terminar en la lista negra de Santa.

2. Equilibre los alimentos ricos con opciones saludables

Sé que es difícil no perderse en el tarro de galletas de Santa una vez comienza el festival de alimentos horneados. Sin embargo, las galletitas no son el único culpable del aumento de peso en el invierno. Muchos platos tradicionales son igualmente pesados — como las salsas, los rellenos, los dulces confitados, las cazuelas de judías verdes y los cremosos postres de huevo — los cuales pueden dejarlo sintiéndose demasiado lleno y fuera de forma.

Sin embargo, podrá disfrutar de algunas delicias vacacionales si cocina opciones más saludables la mayoría de las veces. Así que asegúrese de disfrutar de unas galletas, de un vaso de nog y de unos bastones de caramelo. Sólo complete su desayuno, su almuerzo, su cena y sus variedades de merienda con frutas y vegetales frescos, al igual que con grasas saludables y proteínas magras.

3. No forme parte del drama

Independientemente de si su hermana puede llegar o no en Nochebuena en Nanas o si su tío se niega a dejar la botella de vino durante el banquete navideño – no cabe duda de que las vacaciones en familia pueden estar plagadas de drama. Sin embargo, no puede controlar las decisiones y comportamientos de los demás.

Para combatir el drama vacacional, simplemente niéguese a formar parte de él. Si su madre quiere hablar sobre la ausencia de su hermana, no deje que se queje durante horas. Si el tío Jim tiende a estar ebrio, torpe y grosero a las 21:30 de la noche en la comida navideña, huya antes de que empiece el show.

4. Alivie la presión

Todos imaginamos nuestras vacaciones familiares reunidos de forma acogedora alrededor de un árbol reluciente, lleno hasta la copa de adornos, de brillo y de regalos. Sin embargo, lo que soñamos no es siempre lo que obtenemos y eso es perfectamente normal.

Los investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison afirman que las expectativas poco realistas y, particularmente, aquellas que ponemos en los demás (es decir, que los niños se comporten perfectamente, regalos perfectos, cenas ideales) a menudo terminan destrozadas por la decepción. En cambio, se recomienda vivir el momento tal como es. Valore el tiempo con sus seres queridos y olvide estresarse hasta por el menor detalle.

5. Vaya más allá de los regalos materiales

Si hace que la navidad sólo se trate de dar regalos materiales, no es de sorprenderse que se sienta tan presionado. Afortunadamente, la temporada es para mucho más que limitarse a dar regalos materiales y superar económicamente a los amigos y familiares dando artículos lujosos que superen enormemente su presupuesto.

Redefina la esencia de la navidad tras establecer una pauta de “no regalos” si está apretado en el ámbito monetario. De esta manera puede centrarse en pasar más tiempo con amigos y familiares. O si su círculo de regalos es grande, comience una tradición de regalos secretos de Santa en la que extrae nombres de un sombrero y sólo se da y se recibe un regalo.

6. Limite la alegría de la navidad

Y con alegría, me refiero el eggnog lleno de ron, vino, cerveza o cualquier tipo de bebida alcohólica. Beber demasiado durante las vacaciones pueden conducir al aumento de peso y a tener problemas de sueño. Además, beber en exceso puede causar tensiones y conflictos con los amigos y familiares. Elija sus bebidas como elegiría sus batallas — sabiamente y con la idea en mente de mantener la paz en la Tierra. Disfrute de una copa de vino en la fiesta de la oficina seguida de un vaso de agua con gas. Esto le impedirá exagerar en el alcohol, evitar emborracharse y tomar decisiones impulsivas y así también se asegurará de mantenerse hidratado.

7. Cree nuevas tradiciones

Las viejas tradiciones — tales como la apertura de presentes en vísperas de Navidad o que todo el mundo se reúna en su casa para cocinar y hornear para Hanukkah — puede no ocurrir cada año, especialmente si tiene seres queridos con múltiples obligaciones navideñas y con sus propias familias. En lugar de hacer cumplir esas inquebrantables tradiciones de antaño y recuerdos color de rosa, cree nuevas tradiciones reconfortantes como una caminata familiar o alimentar a aquellos que lo necesitan en el Banco de alimentos. De esta manera, todo el mundo se sentirá incluido, se divertirá y querrá volver el año próximo.

8. Limite las obligaciones vacacionales

Entre las fiestas navideñas en las que se usan horribles atuendos con los amigos, intercambios secretos de regalos de Santa en la oficina y asados con la familia, su calendario social puede verse más colapsado que la bodega de Rudolphs durante las vacaciones. Sin embargo, tenga en cuenta que no está obligado a asistir a cada uno de los eventos sociales, a menos que se ponga esa presión poco realista sobre sí mismo. Haga que las vacaciones sean alegres y disfrute del tiempo con aquellas personas que ama al rechazar esos eventos que no encajan en su horario. A diferencia del hombre de traje rojo, usted no puede estar en todas partes en una sola noche.

X