Alimentación ESP

Ocho formas saludables de asar carne en verano

Cuando se trata de asar carnes, cada uno tiene su propio estilo. Hamburguesas, pollo y salchichas picantes, todos estos menús son populares en verano por su sabor y por el simple hecho de ser sabrosos y fáciles de preparar. No obstante, la salud es lo último que se le debe cruzar por la cabeza a la hora de encender el fuego de la parrilla. No se preocupe, esto no tiene por qué ser un dilema. Hay miles de opciones las cuales harán que su barbacoa sea más saludable e igual de sabrosa.

1. Bisonte

El bisonte es un buen punto de partida para hablar de carnes saludables. Es un sustituto igual de sabroso para hamburguesas y ciertos cortes de carne roja. Además, muchos aseguran que tiene más sabor que la carne común.

Aquí llega lo mejor…es MUCHÍSIMO más saludable que la res. No sólo contiene menos grasas saturadas y colesterol debido a que es magra por naturaleza, sino que también aporta todo tipo de nutrientes como cinc, niacina, vitamina B6 y selenio. Lo último y no por eso menos importante, es que la carne de bisonte se procesa mucho menos que la carne de res.

2. Carne de cabra

Una buena forma de diferenciar la carne de res de la de cabra es comparar sus quesos. El queso de cabra es más cremoso y tiene más sabor. Lo mismo ocurre con su carne, así que en la próxima barbacoa sorprenda a sus comensales con este maravilloso sustituto.

Para que lo tenga en cuenta la próxima vez que vaya de compras, la cabra tiene menos calorías que el pollo y esto se debe a que es magra por excelencia. Por cierto, ecologistas queridos, deben saber que, además de aportar más beneficios a la salud, es más sustentable que la de vaca; el espacio que necesitan dos vacas para pastar es suficiente para alimentar a diez cabras. ¿Todavía no está convencido? Bien, debería estarlo, ya que esta es la tercera carne roja más consumida del mundo. Tráguese eso.

3. Conejo

La carne de conejo es la más liviana que existe y no por eso carece de proteínas. Esta carne blanca tiene más proteínas por gramo que el pollo y la res juntas. Además, está repleta de fósforo y potasio, algo poco común en otras carnes.

En cuanto a lo ecológico, la cría de conejos impacta muchísimo menos en el ambiente que la de cerdos, vacas y gallinas. Como si esto fuera poco, son fáciles de alimentar, limpiar y procesar, lo que nos da la pauta de que pueden ser una solución efectiva para la hambruna en el planeta. La clave a la hora de preparar carne de conejo es cocinarla a fuego lento. Olvídese de esas hamburguesas crocantes por fuera y jugosas por dentro. Tómese su tiempo y prepare su paladar para disfrutar un banquete exquisito.

4. Alce

La carne de alce es una alternativa interesante para los que comienzan a experimentar con lo exótico y buscan algo más parecido a lo tradicional.

Tanto las hamburguesas como los cortes de carne de alce se asemejan mucho a los de carne de res en sabor y textura. Lo mismo ocurre en términos nutricionales, con alguna que otra diferencia. Si bien el alce aporta más calorías, grasas y proteínas, una porción promedio contiene el 100% de la dosis diaria de vitamina B-15 que su organismo necesita, junto con cantidades saludables de riboflavina, cinc, fósforo, tiamina, selenio y hierro.

5. Caimán

Si bien es bastante difícil de conseguir en ciertos lugares, la carne de caimán merece ser tenida en cuenta. Aquí va el por qué: contiene el doble de proteínas que la carne de res, tiene muchísima menos grasa y prácticamente carece de colesterol. El sabor no está nada mal. Piense en pollo con un poco más de sabor.

Por lo general, lo que se vende en las carnicerías es la parte de la cola. Los cocineros la comercializan en forma de filetes, salchichas y hasta en hamburguesas. Debo advertirle que la carne de caimán presenta un alto contenido de mercurio, por lo que debe ingerirse en cantidades moderadas o evitarse por completo si está embarazada.

6. Alpaca

El número seis destaca por aportar grandes cantidades de fibra; de hecho, esta delicia ha alimentado a los habitantes de Sudamérica desde mucho antes de que aparecieran los Incas. La carne de alpaca es baja en colesterol y aporta cantidades considerables de proteína.

Además, es más tierna y dulce que la tradicional; ideal para prepararla como hamburguesas y acompañarlas con cebollas caramelizadas. Los cortes secundarios, que suelen destinarse a salchichas y perros calientes, encajan a la perfección con cualquiera de sus condimentos favoritos. No se sienta mal por estos animalitos. Mientras más se comercialice su carne, más ingresos recibirán los criadores, que apenas subsisten con la venta de pelaje.

7. Pulpo

Confíe en mí. Se sorprenderá bastante con el número siete. Le recomiendo que pruebe este manjar en alguna marisquería de confianza antes de aventurarse a cocinarla por su cuenta aunque, de todos modos, no hay nada mejor que unos tentáculos asados a la parrilla. Si le gusta el bife tradicional, disfrutará muchísimo de la carne de pulpo. Su textura carnosa combinada con el sabor ahumado de la barbacoa sorprenderá a todos sus comensales. Es como una versión más suave de la carne deshidratada.

Y ahora hablemos de los beneficios para la salud. Rico en proteínas, bajo en grasas y una pequeña porción le aportará las cantidades que su organismo necesita de hierro, vitamina B-12 y selenio. ¡Atención! Le recuerdo que esta delicia de las profundidades tiene mucho colesterol, incluso más que una porción de cerdo.

8. Avestruz

Si bien esta ave africana suele ser incluida en la categoría de carnes rojas (se la suele comparar con el bisonte), brinda los mismos nutrientes que el pollo. Sin embargo, el avestruz es un sustituto interesante para el pollo, ya que, a diferencia de este último, aporta el 100% de la dosis diaria recomendada de vitamina B-12. Además, contiene un poco más de hierro y de proteínas.

A pesar de su tamaño, este animal no tiene pechuga como el pollo, el pavo o el pato. La carne proviene de las piernas, el muslo y la parte trasera. Por lo general, se comercializa en cortes o en forma molida para preparar salchichas o hamburguesas. Independientemente de cómo lo cocine, es uno de los manjares más exquisitos que jamás haya probado.

Share This Article

X