Salud De Las Mujeres ESP

Ocho elementos tóxicos vinculados con la menopausia precoz

Vamos a poner a prueba a las damas — ¿cuántas de ustedes almacenaron las sobras de la cena de anoche en bolsas para el microondas? ¿Y cuántas pueden decirme si su perfume favorito, su jabón líquido o las velas aromatizantes de su baño contienen ftalato, un químico necesario para la fabricación de plástico? Según los expertos en salud de la Universidad de Washington en St. Louis, Missouri, muchas sustancias químicas que usamos sin saber aceleran la llegada de la menopausia.

El doctor Amber R. Cooper, un especialista en infertilidad y endocrinología reproductiva, elaboró una lista de ocho elementos dañinos que adelantan la menopausia al menos unos cuatro años…

1. Perfumes y fragancias

¿Sabía qué? Cientos de ftalatos habitan en su frasco de perfume o colonia preferida y estoy segura de que usted ni siquiera lo notó. Según los National Institutes of Health, estos químicos se utilizan en una gran cantidad de productos distintos para suavizar y aportar flexibilidad a los envases de vinilo y plástico.

En el caso de las fragancias, estos compuestos se usan para extender la duración del aroma así pueda estar perfumado por mucho más tiempo. Sin embargo, la exposición excesiva a determinados químicos tales como los ftalatos está vinculada con la llegada precoz de la menopausia según un grupo de ginecólogos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St Louis, Missouri. Ahora que sabe cuáles son los posibles peligros, intente buscar una alternativa natural sin aditivos dañinos y aplíquesela con mayor frecuencia.

2. Pescados

A pesar de que el uso de PCB (bifenilos policlorados) haya sido prohibido en los Estados Unidos en 1979, los humanos siguen expuestos a sus peligros a través del agua, el aire y la cadena alimenticia natural. De hecho, el pescado es uno de los principales causantes de ingestión de PCB y, por desgracia, debido a que este compuesto creado por el hombre no se descompone, lo consume con regularidad sin darse cuenta.

Las sustancias dañinas ingresan a la cadena alimenticia por medio del agua y los humanos sufren sus efectos negativos cuando ingiere pescado contaminado, por ejemplo. Un grupo de investigadores del Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC, por sus siglas en inglés) señala que los Grandes Lagos de la frontera entre Estados Unidos y Canadá son las principales fuentes de PCB de ambos países. Consulte en el departamento de salud de su ciudad para saber qué áreas están menos contaminados.

3. Ambientadoras y velas aromáticas

A menos que haya comprado velas a base de soja y libres de ftalatos, es probable que inhale regularmente químicos que anticipan la llegada de la menopausia. Aunque su ambientador favorito con olor a vainilla o a galleta recién horneada asegure que es “sin fragancias” y “100% natural”, ciertas pruebas llevadas a cabo por el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC, por sus siglas en inglés) han revelado que los químicos están presentes de todos modos.

Lo mismo se aplica para cualquier tipo de vela con fragancias sintéticas agregadas que huelen tan delicioso. La única forma de evitar la presencia de ftalatos en sus perfumantes es optar por velas de cera de abeja o hechas a base de aceites esenciales o soja con pabilos de algodón libres de plomo.

4. Recipientes para almacenar alimentos

Puede que conozca miles de historias que involucren microondas y cáncer. Bien muchachas, resulta que guardar sus almuerzos en bolsas de plástico las pone en riesgo de sufrir menopausia precoz. Los ftalatos que se agregan durante la fabricación para lograr que los productos sean más flexibles inevitablemente forman parte de sus recipientes, envases y jarras de plástico…a menos que opte por aquellos que tengan la etiqueta “libre de ftalatos”.

La mayoría de los aditivos presentes en los productos de plástico pueden traspasarse a los alimentos que almacenan, especialmente galletas, debido a que el calor incrementa el proceso de liberación de químicos. Los científicos del Green Science Policy Institute en Berkeley, California, recomiendan que coloque las sobras de comida en contenedores de vidrio o de cerámica para microondas o en bolsas de papel.

5. Productos de belleza y de higiene personal

Probablemente, se trate de la fuente de amenaza más importante de todas — los productos de belleza y de higiene personal (por ejemplo, jabones líquidos, champús, lociones y cremas humectantes) están repletos de ftalatos. Si no me cree, ¡eche un vistazo a sus envoltorios de plástico tan flexibles!

Aquellos productos con fragancias artificiales también suelen contener grandes cantidades de compuestos químicos que los fabricantes muchas veces deciden no detallar en la lista de ingredientes. Es recomendable optar por productos de cuidado personal orgánicos, sin fragancia y, preferentemente, “libres de ftalatos”. Algunas de las marcas naturales más populares son Jason’s Natural Organics, Earth’s Best, Burt’s Bees, Dr. Bronner’s y Origins.

6. Productos frescos

Esa manzana roja y brillante se ve muy fresca, ¿no cree? Pero debería averiguar de dónde vino antes de sacar conclusiones, ya que pudo haber sido rociada por miles de pesticidas. Si no puede comprar frutas y vegetales orgánicos, la organización Environmental Working Group (EWG) le dará una mano con su guía anual para compradores.

La lista “Dirty Dozen” detalla cuáles son los 12 productos más contaminados que llegan a los supermercados del país y que, a su vez, han sido sometidos a diversas pruebas de salubridad por el Departamendo de Agricultura de los Estados Unidos y por la U.S. Food and Drug Administration (USDA). Así podrá saber en qué casos es mejor optar por lo orgánico.

7. Carnes y lácteos

Los pescados no son los únicos que contienen PCB. Además, estos compuestos de origen humano se filtran en la carne y los lácteos que compramos en el supermercado.

Si bien una forma eficiente de evitar los PCB es comprar carne orgánica, antibiótica y libre de hormonas en algún mercado local, también un par de veces a la semana puede sustituir sus platillos favoritos a base de carne y lácteos por recetas vegetarianas y veganas.

8. Pequeñas cantidades de químicos de fuentes variadas

Según un estudio llevado a cabo por PLOS ONE, las mujeres estadounidenses que experimentaban alteraciones en los ciclos menopáusicos consumían pequeñas cantidades de distintos químicos a través de fuentes diversas. Una investigación descubrió que las que entraban en la menopausia dos o cuatro años antes estaban expuestas a compuestos que modifican el funcionamiento del sistema endocrino.

El doctor Cooper, profesor asistente, especialista en infertilidad y endocrinólogo de la Universidad de Washington, asegura que hace falta más de un producto o alimento para que el cese de la menstruación se produzca antes de tiempo. No obstante, la exposición diaria a pequeñas cantidades de químicos como PBC, ftalatos y pesticidas sí que tiene un efecto negativo importante en la salud endocrina de las mujeres a largo plazo.

X