Consejos ESP

Ocho consejos para comer saludable con un presupuesto bajo

Es difícil comer de forma saludable — y es mucho más duro asegurarse de comer alimentos nutritivos cuando se tiene un presupuesto ajustado. De hecho, una investigación de la Escuela de Salud Pública de Harvard reveló que las opciones de alimentos más saludables en su mercado local (es decir, productos frescos, cereales orgánicos y cortes magros de carne) pueden añadirle unos $550 extra la factura anual del estadounidense promedio.

Afortunadamente, hay ocho simples estrategias de compra para ayudarle a comer sanamente sin salirse del presupuesto.

1. Haga una lista…

Claro, los “planes mejor concebidos de ratones y hombres a menudo salen mal”, pero no cuando se trata de hacer compras con un presupuesto ajustado. Una lista de compras semanales bien planificada lo mantendrá alejado de enloquecer en los pasillos y de comprar alimentos innecesarios. Una investigación de la Universidad del Sur de la Florida muestra que aquellos con un plan de compras ahorran tiempo y compran menos productos por impulso en la tienda de mercado.

2. Compre a granel

A menudo los alimentos congelados y secos son tan saludables como los frescos. Durante los meses del invierno, cuando los productos frescos son tan costosos, busque las variedades secas sin sal ni azúcar añadida — tales como frijoles, nueces, cereales y leguminosas. Las frutas y verduras congeladas también suministrarán los nutrientes adecuados y durarán más tiempo en el congelador.

3. Manténgase enfocado en los alimentos integrales

Tome un paseo rápido alrededor de la tienda de comestibles y estará obligado a ver que los alimentos envasados son más caros que los alimentos integrales. Así que aférrese a lo básico — cuando se trata de salsas, especias y productos horneados — compre todos sus ingredientes por separado (es decir, harina, especias, aceite de oliva, vinagres, salsa de soja) y mezcle sus propias salsas, especias y hornee sus propios productos en casa. Esto le ahorrará dinero que gastaría en productos pre-empacados y también reducirá la ingesta de sodio y de azúcares añadidos.

4. Llene su despensa

Una despensa bien surtida lo asegurará de que nunca le falte una comida saludable. De hecho, los depósitos de lo más básico como frutos secos, legumbres, harinas, arroz, frijoles y especias — le proporcionarán una manera rentable y nutritiva de preparar comidas más grandes (es decir, crock pot) para congelar y usar como almuerzos y sobras.

5. Prepare sus comidas en casa

Cocinar con un presupuesto ajustado requiere un poco de ingenio en la cocina. Por ejemplo, aprenda a mezclar y a emparejar creativamente ingredientes a granel y secos para así poder estirar más las comidas saludables. Por ejemplo, un chile casero puede ser utilizado como salsa para pasta, disfrutado sobre el arroz o envuelto en tortillas de harina para mantener los alimentos frescos.

6. Investigue

La creatividad en la cocina también puede ser impulsada con la ayuda de un libro de cocina saludable o con una fuente de recetas en línea. Hay toneladas de recursos en línea que le ayudarán a hacer comidas nutritivas en base a lo que tenga almacenado y, a la vez, que sean accesibles para su despensa.

7. Compre productos de uso múltiple

Comprar productos comestibles que se puedan reutilizar en muchas comidas le ahorrará mucho dinero. Por ejemplo, el yogur natural es más barato si se compra el contenedor grande (en lugar de cajas pequeñas) y puede ser utilizado en múltiples platos — en batidos de desayuno, en parfaits de fruta, como crema agria en tacos y guisos y para hacer salsas y usarlo como adorno en los cereales en vez de leche.

8. Sepa que hay en sus alimentos

Hay muchos beneficios para la salud y para su bolsillo que surgen de preparar sus comidas en casa. Por ejemplo, al hacer sus propias comidas, usted controla exactamente lo que lleva cada comida y así disminuye los excesos de calorías, azúcares, grasas y sodio. En segundo lugar, al pasar más tiempo preparando la comida, mejorará la creatividad en su cocina; siéntase seguro al crear sus propias recetas y enséñeles a sus propios hijos a comer sano con un presupuesto ajustado.

Share This Article

X